Piden sumar mujeres como choferes de colectivos urbanos e interurbanos

La semana pasada, el Concejo deliberante de Rosario aprobó cambios en la ordenanza que regula el transporte con la idea de garantizar la incorporación de mujeres como choferes de colectivos en el sistema de esa ciudad.En la misma línea, en la Unicameral de Córdoba, la legisladora Liliana Montero presentó un proyecto que propone una modificación…

Piden sumar mujeres como choferes de colectivos urbanos e interurbanos

La semana pasada, el Concejo deliberante de Rosario aprobó cambios en la ordenanza que regula el transporte con la idea de garantizar la incorporación de mujeres como choferes de colectivos en el sistema de esa ciudad.

En la misma línea, en la Unicameral de Córdoba, la legisladora Liliana Montero presentó un proyecto que propone una modificación en la Ley Nº 8669 que regula la explotación del servicio público de transporte en la Provincia de Córdoba.

La propuesta de Montero radica en incorporar artículos que promuevan y aseguren la igualdad de género en la provisión de los servicios.

En concreto, que las mujeres también accedan a los puestos de conductoras de colectivos.

El proyecto es preciso y da pautas de cómo adecuar la situación actual: en la provincia de Córdoba el servicio público de transporte –a excepción de los trolebuses en la Capital– lo manejan sólo hombres.

El proyecto pretende establecer una participación del 50% de mujeres en la prestación de servicios de transporte de pasajeros contemplando la posibilidad de que se elabore una nómina de aspirantes mujeres que posean licencia habilitante para conducir este tipo de transporte y que deseen ser conductoras de colectivos u ómnibus, a los fines que las empresas prestatarias se remitan a ellas de manera prioritaria para cubrir sus vacantes, hasta completar la paridad establecida, explicaron desde el entorno de la legisladora.

Por otra parte, insta a tomar el personal necesario para la adecuada prestación de los servicios privilegiando los valores de la capacidad y las condiciones de aptitudes psicofísicas de los y las aspirantes según el puesto a desarrollar. “En síntesis, un reclutamiento basado en la idoneidad técnica y no en la condición de género”, apliaron.

El proyecto incluye el fomento y desarrollo de programas de capacitación obligatoria en materia de perspectiva de género y violencia contra las mujeres, dirigidos a todos los integrantes de empresas operadoras del servicio público de transporte; programas de capacitación y formación técnica teórica y práctica dirigida a las mujeres que desean obtener certificación como conductoras profesionales que establece esta nueva reglamentación; y la aplicación junto a la Secretaría de Equidad y Promoción de Empleo de la Provincia de Córdoba de esta reforma.

Entre los argumentos que presentó la legisladora remarca que las mujeres aún deben seguir exigiendo la igualdad de oportunidades hasta lograr un equilibrio en el seno de las organizaciones y en el mercado de trabajo, aunque sea a través de leyes de discriminación positiva. “Hay que terminar con los prejuicios sexistas y lograr que la igualdad formal se convierta en igualdad real” dice Montero, al tiempo que alerta que “no hay que esperar que las mujeres de la provincia recurran a la Justicia para acceder igualitariamente a puestos como conductoras de transporte público de pasajeros. La reforma propuesta, justamente, apunta a brindar nuevas herramientas que garanticen la igualdad y logren una transformación real”.

El año pasado, en la Ciudad de Buenos Aires, la Justicia falló a favor de la igualdad de género y ordenó a tres empresas de colectivos del área metropolitana contratar mujeres hasta alcanzar el cupo del 30 por ciento de la planta. Además, reconoció que “hubo discriminación de género” contra aquellas que buscaron trabajo como choferes, según informó la Defensoría General de la Nación (DGN).

La sentencia, dictada por la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, también instó a las “autoridades ejecutivas y legislativas” a establecer una “reglamentación específica para compensar las ilegítimas desigualdades” con el fin de revertir la discriminación por género en el acceso de las mujeres a estos puestos de trabajo.