Siete semanas en Ranelagh: así se filmó “El mundo de Mateo”

“El mundo de Mateo” está recorriendo un largo camino que empezó en Berazategui. La miniserie que actualmente emite la TV Pública, se puede ver en Cablevisión Flow e irá al festival de Berlín, fue realizada completamente -exteriores e interiores- en Ranelagh. Mariano Hueter, su director, pudo llevar todo a su pago chico y trabajar “como…

Siete semanas en Ranelagh: así se filmó “El mundo de Mateo”

“El mundo de Mateo” está recorriendo un largo camino que empezó en Berazategui. La miniserie que actualmente emite la TV Pública, se puede ver en Cablevisión Flow e irá al festival de Berlín, fue realizada completamente -exteriores e interiores- en Ranelagh. Mariano Hueter, su director, pudo llevar todo a su pago chico y trabajar “como en casa”.

“Fue un año de producción, siete semanas de rodaje y otras cuatro de posproducción. Estoy muy conforme con el resultado, es lo mejor que hice a nivel ficción. Se la puede definir como una película contada en ocho capítulos”, afirma Hueter.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Y agrega: “Empleamos el tipo de metodología de rodaje que se usa afuera. Es una manera distinta de filmar y de contar. Creo que da otro tipo de calidad”.

Ranelagh fue y es el centro de todo. Mariano dice que encontró los mejores escenarios naturales para trabajar. Pero además, aquí transcurre el argumento. Mateo -el personaje protagónico- es un chico de Ranelagh.

“Me pasa algo puntual con esta ciudad. Yo vivo acá y siempre me imaginé cosas que sucedían en un contexto así. Para contar esta historia consideré fundamental la localidad. Es un pueblo inglés que se construyó alrededor de las vías del ferrocarril. Entre la gran arboleda y las calles de tierra encontré la ‘excusa’ para elegirla”, confiesa el director entre risas. Y agrega: “Nosotros podríamos haber hecho parte acá e interiores en Capital. Pero decidimos trasladar siete semanas a los actores, técnicos y logística. Así se generó una mística y una energía muy del lugar”.

Parte del elenco de la serie El Mundo de Mateo, con el director, Mariano Hueter (tercero desde la izquierda).

“El Mundo de Mateo” cuenta la historia de un adolescente acusado de cometer un asesinato en un pueblo pequeño en las afueras de la ciudad. La búsqueda del verdadero culpable devela una serie de oscuros secretos hasta entonces escondidos por todas las familias del lugar.

Está protagonizada por Tato Quattordio, Martina Gusmán, Luciano Cáceres y Fernán Mirás, además de un gran elenco que integran, entre otros, Federico D’Elía, Fausto Bengoechea, Celina Font, Tomás Wicz y Guillermo Pfenning.

Mirá también

Será la primera producción argentina que compita en el TV Series Festival de Berlín que entre el 12 y el 16 de junio se desarrollará en la capital alemana. Se trata, además, de la única serie latinoamericana en competencia este año en Berlín.

“La hicimos con un presupuesto mediano y mucho pulmón. En el festival se presentan las mejores series así que es un gran orgullo poder llevar a Mateo para allá”, remarca Hueter.

Mirá también

La miniserie actualmente se emite los martes a las 22 a través de la Televisión Pública y además ya se encuentra disponible para que quienes cuentan con el servicio de Cablevisión Flow la puedan ver desde cualquier dispositivo. El último martes se puso en pantalla el tercer capítulo de los ocho.

Mariano lo ve así: además de todos estos logros, está Ranelagh. “Compartir con vecinos y compañeros de toda la vida, que aparezcan en algunas escenas como extras -asegura- es algo que me llena de alegría. Haber podido laburar en mi ciudad, con lo hermosa, que es fue increíble”.

Martina Gusman y Renato Quattordio, protagonistas de “El Mundo de Mateo”. (Foto: Germán García Adrasti)

“Pasábamos todo el día en el barrio”

por Tato Quattordio

“Mateo está sufriendo un estrés muy grande por la partida de su madre. Y todo eso lo vive en esta convivencia con su padre. Además de que no tiene muchos amigos, le hacen bullying. Ese estrés lo hace sufrir muchos dolores de cabeza y lo lleva a irse del plano real; aparece en su mundo inconsciente en ese ‘mundo de Mateo’. Cuando vuelve no recuerda lo que pasó en ese lapso. Y en ese contexto lo acusan de un crimen del que el propio personaje no conoce.

“Mateo vive en Ranelagh y grabamos todas las escenas allá. No hicimos nada de la serie en estudio. Fue todo en el lugar, desde las casas, las calles… Recuerdo que tuve varias escenas andando en bici y me encantó. Estuvo bueno porque todos los actores pudimos meternos de lleno en ese mundo, pasábamos todo el día en el barrio. Hay un montón de tomas con drone que lo muestran desde arriba y cuando se ven en la serie están buenísmas.

“La verdad es que conocí muchas cosas de todo Berazategui que me resultaron nuevas y me gustaron. Por ejemplo, tuve la oportunidad de ir a la Feria del Libro local y me encantó.

“El protagónico lo tomé como un desafío. Desde el primer momento estuve muy agradecido con todo esto, siempre quise contar una historia así. Me interesó meterme en lo complejo del personaje y aportar lo mío. Creo que es algo que cualquier actor joven espera: la posibilidad de interpretar cosas más densas. Tenía un montón de ganas de hacer esto, una serie que se asemeje más a una película que a un tira de televisión o una novela, por cómo está grabada y demás. Es un placer volver a ese mundo más parecido al cinematográfico que a lo televisivo.

“Además es mi primer protagónico y me resultan nuevas cosas como estar en una cartel o en una pantalla gigante en medio de la ciudad. Y aproveché para disfrutar muchísimo de Mariano como director, porque lo admiro”.

JT