Les Ivans, un dúo que no escatima en diversión

Se llaman Iván Sirczuk -el de rulos- e Iván Zlachevsky, pero comparten mucho más que el primer nombre.  Coincidencia o destino, los tocayos se conocieron en tiempos de secundaria, y se reencontraron a sus 22 años con una pasión y un sueño en común.A pulmón, comenzaron sus primeros shows en el único escenario que los…

Les Ivans, un dúo que no escatima en diversión

Se llaman Iván Sirczuk -el de rulos- e Iván Zlachevsky, pero comparten mucho más que el primer nombre.  Coincidencia o destino, los tocayos se conocieron en tiempos de secundaria, y se reencontraron a sus 22 años con una pasión y un sueño en común.

A pulmón, comenzaron sus primeros shows en el único escenario que los recibía en la época: los semáforos y las plazas. “Nos juntábamos en la Plaza Devoto a jugar a los malabares. Eran principios del 2000 y el país estaba devastado”, cuentan.

“Lo que ganábamos lo reinvertíamos en capacitación. Esta experiencia nos sirvió como puntapié para construir nuestro primer espectáculo. Creo que ese espíritu emprendedor es el que nos permite seguir evolucionando, el crecimiento fue natural. Somos perseverantes y trabajamos mucho para construir nuestros deseos”, explican.

Les Ivans, teatro infantil para todas las edades.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Casi 15 años más tarde, Les Ivans dejaron la calle para consagrarse como una exitosa marca infantil, y ya estrenaron cuatro espectáculos para los más chicos de la casa. El último, Les Ivans y la Máquina de la Creatividad, es el que se presenta los fines de semana en el Konex

La obra narra las aventuras de Sabelotodus e Ignorabus, dos disparatados inventores que deciden crear un servicio de “ciencia a la carta”, desarrollando proyectos a pedido de la gente. Un día, reciben un pedido muy particular: con suma urgencia, les piden que creen “La Máquina de la Creatividad” La aventura parece imposible, y es por eso que requieren la ayuda de tres alocados asistentes, la del gran superhéroe Trompoboy, y la especial asistencia del público presente.

Si algo está claro es que este par no hace teatro al modo convencional. En escena, combinan más de 20 técnicas diferentes: “Es una función en donde hay canciones con acordeón, ukeleles, serrucho, coreografías, equilibrio en slack line, malabares con objetos corpóreos pendulares con luz negra, proyecciones interactivas, rap, maquina de rube goldberg, solos de batería, 5 artistas en escena, un superhéroe llamado Trompoboy, inventos, minibici, un resorte humano, monociclo, palo chino, acrobacias en el piso y sobre bolas gigantes, pasan cosas todo el tiempo y diferentes”, describen.

Quien dirige la obra no es otro que Gerardo Hochman, que ya acumula más de 30 obras en su haber teatral. “La elaboramos entre todos. Es la primera vez que trabajo con Les Ivans, y me atrajo mucho unirme a un dúo de artistas con tanto talento como ellos. Trabajamos con entusiasmo, responsabilidad, pero sobre todo con el corazón. Sin dudas es un punto de partida para muchos más proyectos juntos”, explica.

El show es recomendado especialmente para niños de 3 a 9 años, pero invita al diálogo entre toda la familia. De hecho, el punto fuerte es la interacción con el público: “Desde el escenario se escucha como los chicos proponen sus ideas sobre los inventos les gustaría que podamos inventar y un hermoso “guau” desde que se abre el telón”, explican. Sin duda, es un espectáculo para hacer de todo, menos quedarse quieto.

Y que no cunda el pánico, porque sus integrantes se ocuparon específicamente de adaptar su actuación para estas nuevas infancias acostumbradas a la inmediatez de la pantalla. “Entendemos el mundo digital en el que estamos y también la necesidad de cuerpo. Entonces intentamos que convivan lo artesanal de los objetos y la escenografía, el acróbata y músico con su destreza, el aporte tecnológico de pantallas led interactivas hasta la participación de las familias utilizando el celular y la red social”, concluyen.

La obra se presenta todos los domingos, a las 15.30, en Ciudad Cultural Konex, Sarmiento 3131. Las entradas están disponibles desde $330.

JB