Seleccionado sin cobertura aérea

El inquietante incidente ocurrido durante el primer entrenamiento del seleccionado argentino en Brasil, cuando un misterioso helicóptero negro, sin identificación, se posó a baja altura sobre el plantel, sigue dando que hablar por dos razones: se desconocen las causas que motivaron la aparición de la siniestra aeronave y porque la utilería del seleccionado no fue…

Seleccionado sin cobertura aérea

El inquietante incidente ocurrido durante el primer entrenamiento del seleccionado argentino en Brasil, cuando un misterioso helicóptero negro, sin identificación, se posó a baja altura sobre el plantel, sigue dando que hablar por dos razones: se desconocen las causas que motivaron la aparición de la siniestra aeronave y porque la utilería del seleccionado no fue provista de ningún dispositivo antiaéreo en prevención de este tipo de incursiones.

“Nos limitamos a realizar una denuncia ante la Confederación Sudamericana por ‘violación del espacio aéreo de la selección’. Más no podemos hacer porque la utilería cargó 700 camisetas, 100 botines, una tonelada de yerba y 150 termos pero ni un miserable misil tierra-aire”, se quejó un allegado a la delegación.

De todos modos, después del inquietante sobrevuelo la AFA ya empezó a moverse con miras a Qatar 2022 y pidió presupuesto al Pentágono para la adquisición de un radar y un sistema de defensa aérea Patriot. “Sería lo ideal para que los jugadores se sientan seguros, entrenen tranquilos y dejen de mirar para arriba, pero también nos ofrecieron una batería antiaérea de la Segunda Guerra que sirvió en el frente ruso, que es mucho más barata y funciona bastante bien si no le mezquinan SW 40”, agregó la fuente.

En cuanto a medidas de disuasión inmediatas, los custodios del seleccionado fueron provistos de gomeras reforzadas (alcance efectivo 60 metros con munición de bolitas de vidrio), para repeler cualquier otra potencial incursión aérea.

En cuanto a los motivos de la aparición del helicóptero negro, se barajan varios supuestos objetivos de un puñado operaciones encubiertas, ninguna de ellas confirmada. Las más mencionadas son:

Operación Babel. Arruinar los entrenamientos del seleccionado obligando con el infernal ruido del rotor, a que el DT Scaloni intentara transmitir a los alaridos su filosofía de juego al plantel. A pesar del esfuerzo vocal del técnico el mensaje no llegó con claridad y Messi terminó jugando de zaguero.

Operación Melena. Enredar el pelo de los jugadores con el viento generado por las palas del helicóptero, convirtiendo en pelambreras algunos de los más cuidados e innovadores looks de los cracks argentinos. La intención era desmotivar a los más afectados y a sus coiffeurs.

Operación Pánico. Generar una sensación de vulnerabilidad en los jugadores al poner en evidencia de que ni la AFA, ni su presidente el “Chiqui” Tapia tienen forma de defenderlos frente a una incursión helitransportada. El objetivo era agrietar el ancestral sentido de invencibilidad de los jugadores argentinos.

Operación Abducción. Aterrizar y secuestrar un par de jugadores del plantel para disminuir el potencial del equipo. El objetivo es llevarse al dúo Messi- Lo Celso que aparece como una dupla con futuro, pero si logra escabullirse con llevarse un par de suplentes alcanza.

Operación Bielsa. Espionaje futbolístico destinado a saber en qué lugar ubicará Scaloni a Roberto Pereyra. Pero todo fracasó porque el batifondo que metió el helicóptero alertó al cuerpo técnico que de inmediato cubrió con una lona a Pereyra para esconder sus movimientos tácticos y su ubicación en el campo.

Sin embargo y más allá de estas especulaciones conspirativas, algunos miembros del plantel se pusieron nerviosos porque consideraron que un helicóptero negro es una señal inequívoca de mal agüero.

Este convencimiento se basa en una creencia ancestral que viene de la época de los antiguos romanos según la cual ver un objeto volador de color negro (un pájaro, una mariposa, un globo, un aladeltista, etc.), es indicio indubitable de mala suerte.

“Los que mandaron el helicóptero sabían lo que hacían, ya que lograron intranquilizar a los jugadores más supersticiosos justo antes del inicio de la Copa, de modo de convencerlos de que van a ocurrirles cosas nefastas durante la disputa. Estamos brindándoles apoyo psicológico a los más afectados porque algunos de los convocados no querían salir de sus habitaciones”, señaló un allegado al cuerpo técnico.

Ayer se realizó una ceremonia de purificación, recomendada por la Comisión de Situaciones Paranormales, que consistió en la quema ritual de media tonelada de palo santo en el predio de entrenamiento, cuyo efecto purificador y neutralizador de las energías negativas llevó tranquilidad a buena parte del plantel. “El humo lo cubrió todo y no se pudo entrenar bien porque no se veía nada y los jugadores tenían dificultades para respirar y tosían mucho, pero lo importante es que se los vio mucho más tranquilos”, agregó el vocero, llevando así tranquilidad al hincha argentino.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 15/06/2019 en nuestra edición impresa.