Alfredo Cornejo: “Con la designación de Pichetto, la coalición está más fuerte”

Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez El presidente de la UCR apoya la elección del vice, pero demanda mayor participación en la toma de decisiones; “debe haber una reformulación”, reclama; poco entusiasmo en ser diputado Hay satisfacción aunque no euforia en las palabras de Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y presidente de la UCR.…

Alfredo Cornejo: “Con la designación de Pichetto, la coalición está más fuerte”

Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

El presidente de la UCR apoya la elección del vice, pero demanda mayor participación en la toma de decisiones; “debe haber una reformulación”, reclama; poco entusiasmo en ser diputado

Hay satisfacción aunque no euforia en las palabras de Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y presidente de la UCR. Satisfacción por la designación de Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, una señal de apertura política que va en línea con lo que planteó el radicalismo en su convención nacional.

Empero, para Cornejo esto no es suficiente: el próximo paso, a su juicio, es reconfigurar la coalición oficialista en una coalición de gobierno que garantice una participación más activa de su partido en la toma de decisiones.

Por lo pronto, Cornejo celebra el giro de Mauricio Macri al sumar a Pichetto en la fórmula presidencial. “El escenario cambió: la primera vuelta podría ser mucho más polarizada de lo previsto -sostuvo el gobernador Cornejo, en diálogo con LA NACION-. Con esta decisión del Presidente, la coalición de gobierno está más fuerte para enfrentar esta primera vuelta”.

-¿Cómo recibió la noticia de que Pichetto acompañará a Macri en la fórmula presidencial?

-Lo vemos positivamente. La necesidad de ampliar, de construir una coalición más grande fue un planteo del radicalismo y así lo aprobó en su convención. El concepto de más apertura resulta imprescindible en esta coyuntura de fragmentación política y también para abordar el futuro, porque un eventual segundo mandato requerirá un alto nivel de consenso para los cambios económicos y sociales que deberán impulsarse. En este marco, Pichetto es una figura que suma.

-¿Está satisfecho con este gesto del Presidente o hay que avanzar todavía más?

-Hay que hacer más. La amplitud lograda es positiva y, de hecho, sacó al Gobierno y a la coalición de la inercia en la que estábamos. Hay que seguir en esta misma dirección. Insisto: es necesario alcanzar mayores niveles de consenso si queremos que las medidas económicas que se instrumenten tengan resultados en el mediano plazo.

-¿Cree que será posible sumar a Juan Schiaretti y a Juan Urtubey en una futura instancia a esta nueva coalición?

-A todas las vertientes republicanas del peronismo hay que tenderles puentes con el ánimo de buscar consenso. No hay que descartar nunca la posibilidad de acuerdos en pos de la gobernabilidad. Cerrar la grieta, que no es nueva en la Argentina, requiere tiempo y consensos: primero hacia el interior de la coalición y en segundo lugar a los que están fuera de ella.

-La candidatura de Roberto Lavagna ¿no perjudica las posibilidades del oficialismo en primera vuelta?

-Está por verse. No todas las hipótesis que se lanzan desde los laboratorios de la política se corresponden con la realidad. Menos aún en un escenario donde se vislumbra una polarización cada vez más fuerte.

-Entonces cree que la tercera vía será fagocitada por la polarización entre Macri y Cristina Kirchner.

-Es probable. Pero lo que nos debe preocupar ahora es renovar la esperanza de un gran sector de los argentinos y de los sectores medios, que están preocupados y enojados con el Gobierno por la falta de resultados económicos.

-¿No quedó marginada la UCR cuando se optó por un vicepresidente peronista?

-Lo concreto fue que [Ernesto] Sanz, alguien que armonizaba con el Presidente, no tuvo vocación de ser candidato a vicepresidente. Y el partido tampoco tenía una figura categórica para ese lugar. Igual, no lo veo de ninguna manera como una pérdida para el radicalismo. Me parece más saludable que se haya avanzado hacia el concepto de apertura que el rótulo de un vicepresidente radical.

-¿Usted va a ser candidato a diputado nacional?

-Mi prioridad es terminar la gobernación de la mejor manera posible y con prestigio, cosa que no sucedió con los dos gobernadores anteriores. Hay dirigentes que piden que yo encabece la lista de candidatos a diputados nacionales por Mendoza, es un tema que vamos a resolver la semana próxima con los intendentes. En lo personal, después de ocho años como intendente y cuatro como gobernador, un cargo legislativo no es lo que más me atrae.

-Pero la presidencia de la Cámara de Diputados tiene otra impronta. ¿Le gustaría ocupar ese cargo?

-La definición de las autoridades legislativas será un debate para fin de año, cuando se constituyan las nuevas cámaras.

-¿La UCR reclamará mayores espacios de poder si gana Macri?

-Debe haber una reformulación de la coalición. La UCR ha sido leal y consecuente con el Gobierno en la sanción de las leyes y en los aportes que hizo a sus políticas. En la etapa que viene, si Macri es reelegido, el concepto general debe ser de colaboración y compromiso con la coalición, pero nuestra voz debe tener mayor peso. En este escenario de fragmentación política, el Presidente debe promover un diálogo horizontal y de igual a igual con sus socios, sobre todo en la discusión de la línea estratégica de gobierno. Un gobierno de coalición en un sistema presidencialista no es fácil de lograr, hay una tendencia a “superempoderar” al presidente, y si bien es correcto no desgastar su figura, hay que entender que esta coyuntura impone mayor diálogo y consenso.

ADEMÁS