Dylan, verdadero y falso

El que avisa no es traidor. Y acá Scorsese avisa de entrada. Hay truco, dice el director de Taxi Driver, cuando en el comienzo mismo de Rolling Thunder Revue, a Bob Dylan Story habla del poder de la magia a través de un corto de Georges Melies. Va a contar al Dylan “modelo’75” en clave…

Dylan, verdadero y falso

El que avisa no es traidor. Y acá Scorsese avisa de entrada. Hay truco, dice el director de Taxi Driver, cuando en el comienzo mismo de Rolling Thunder Revue, a Bob Dylan Story habla del poder de la magia a través de un corto de Georges Melies. Va a contar al Dylan “modelo’75” en clave Dylan, confundiendo ficción y realidad, con ese gusto tan borgeano por el relato apócrifo. Hacia 1975, Dylan atravesaba una profunda crisis matrimonial y gozaba a la vez del reconocimiento de la crítica gracias a Blood on the Tracks -el disco parido en plena crisis- y el más flamante aún, Desire.

Tenía en mente una gira, no en grandes estadios, sino al modo de los circos ambulantes, con la posibilidad de sumar músicos amigos (Joan Baez, Roger McGuinn, Scarlet Rivera, Mick Ronson). Y a la vez, hacer una película, un docu drama que mostrará a los músicos en acción y, a la vez, intercalará escenas escritas sobre la marcha, con el guión a cargo de un desconocido (aún) Sam Shepard. Esa película se llamó Renaldo y Clara y fue un estrepitoso fracaso de 4 hs de duración.

Joan Baez en acción en la “Rolling Thunder Revue”, el documental de Scorsese sobre la mítica gira de 1975 realizada por Bob Dylan. Foto/Netflix Media

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

De aquellas casi 100 horas de rodaje, Scorsese decide mostrarnos la verdad del escenario, un Dylan que canta con una energía y un despliegue pocas veces visto, con Isis y A Hard Rain... como picos incendiarios. Pero a la vez hace trampa a la hora de contar algunas historias.

Por ejemplo, relegando la cuestión cinematográfica en el director Stefan Van Dorp: falso, todo ese mérito es de Howard Alk, responsable de las cámaras para Renaldo… Y lo más bizarro de todo, esa parte en la que una Sharon Stone de 19 años cuenta cómo se sumó a la gira con su mamá y cómo el grupo Kiss sería la inspiración fundamental -además de la tradición del teatro japonés Kabuki- para que Dylan decidiera usar maquillaje blanco y, a veces, caretas. Cuánto hay de verdad y de mentira, difícil saberlo con precisión.

Licencias dylanescas que el propio Dylan anticipa -en su primera entrevista filmada en más de 10 años- cuando dice: “No me acuerdo nada de la Rolling Thunder..., pasó hace tanto…” El documental está plagado de perlitas: Patti Smith brillando como una poeta punk; Allen Ginsberg bailando o visitando la tumba de Kerouac junto a Dylan; Mick Ronson con su look glam del Planeta Bowie. Y un bonus track, Joni Mitchell estrenado Coyote para Bob.

Y ahí está el Dylan de Hoy (78 recién cumplidos), reflexionando sobre el Dylan de Ayer (35). Piensa y dice: “La vida se trata de crearse a sí mismo. Y crear cosas”.

Muy buena

Documental. Estados Unidos. Director: Marti Scorsese. Músicos: Bob Dylan, Joan Baez, Scarlet Rivera, Mick Ronson, Joni Mitchell, entre otros. Emisión: Netflix.