Rogelio Frigerio: “La definición en primera vuelta es factible”

Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo El ministro del Interior calificó de “disruptiva” la decisión de llevar a Pichetto de candidato a vice; “Tomó de sorpresa a la oposición”, dijo, y reconoció que hay más optimismo en el Gobierno “¿Se va a volver a afiliar al PJ?”. La pregunta hace estallar a Rogelio Frigerio…

Rogelio Frigerio: “La definición en primera vuelta es factible”

Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

El ministro del Interior calificó de “disruptiva” la decisión de llevar a Pichetto de candidato a vice; “Tomó de sorpresa a la oposición”, dijo, y reconoció que hay más optimismo en el Gobierno

“¿Se va a volver a afiliar al PJ?”. La pregunta hace estallar a

Rogelio Frigerio

, que apenas logra apoyar el mate sobre la mesa antes de largar la carcajada. Es que después de muchos años, el ministro del Interior volvió a cantar la marcha peronista en
el almuerzo de bienvenida que compartió con el flamante candidato a vicepresidente,

Miguel Pichetto

. Una sorpresa (con algo de maldad) que pensó y ejecutó su amigo,

Emilio Monzó

.

Frigerio divide su tiempo entre la gestión (en los últimos días inauguró obras en Misiones y Santiago del Estero) y la campaña. A pocos días de la decisión que tomó

Mauricio Macri

de llevar al senador peronista en la fórmula, que califica como “disruptiva”, Frigerio asegura que cambió el clima y “hoy hay un mayor optimismo” que hace una semana. “La elección de Pichetto cambió los ánimos y el mapa electoral”, sostiene.

Y aunque evita declaraciones como la que realizó Pichetto, que hace tres días dijo que

Juntos por el Cambio

ganaría en primera vuelta, el funcionario acepta que “la posibilidad de que haya una definición en primera vuelta, si avanza la polarización, es algo factible”.

-¿La apertura que mostró el Presidente cambió algo? ¿Están llamando los gobernadores?

-Estamos hablando con varios gobernadores para ver si podemos articular cosas en conjunto.

-¿La llegada de Pichetto podría hacer que algunos se acerquen?

-La llegada de Pichetto facilita la incorporación de dirigentes de la oposición que quizás necesitaban un gesto de apertura clara e inequívoca como esta para sumarse.

-Hasta ahora Córdoba, Misiones, Río Negro, Neuquén y Santiago del Estero irán con boleta corta. ¿Puede haber más?

-Sí, pueden ser más.

-¿Cuáles?

-Creemos que puede haber al menos una provincia más que puede ir con boleta corta.

-¿Cree que puede actuar como una excusa para los dirigentes de la oposición y así avanzar en pactos con el gobierno?

-Más que excusa es un gesto. En algunos sectores dudaban de la vocación de apertura y de generosidad de nuestro espacio para sumar a dirigentes. Es un gesto valiente y disruptivo del Presidente.

-¿La suma de Pichetto es una derrota para Marcos Peña?

-No, yo no lo veo de esa manera. Marcos ha estado de acuerdo, por supuesto.

-¿No pagaron un costo muy alto aquellos que impulsaban la apertura, como Monzó o Massot, que terminaron anunciando que se iban del Gobierno?

-Me nombrás dos dirigentes que han sido claves en la búsqueda de consensos y en la construcción de esta gobernabilidad que nos ha sido tan difícil de generar, y que desde el punto de vista personal espero que puedan formar parte de esto que se viene en la Argentina.

-Entonces, no se irán.

-No lo sé. Ojalá que de alguna manera puedan formar parte del proceso que viene. Necesitamos del apoyo y de la ayuda de todos los dirigentes, en especial de la capacidad que han demostrado Monzó y Massot.

Pichetto dijo ayer que ganan en primera vuelta. ¿Qué piensa?

-Se está dando una aceleración del proceso de polarización. Lo que se va a discutir en la elección tiene más que ver con las propuestas de los que compitan con definiciones muy binarias, como el apoyo o no a Nicolás Maduro o la democracia o autocracia que representan uno y otro espacio político. En ese sentido, esa aceleración de la polarización puede adelantar eventualmente la segunda vuelta a la primera.

¿Lo sorprendió cómo recibieron los mercados la noticia de Pichetto?

-Yo siempre creí, porque tengo todavía mucho vínculo por mi anterior profesión de economista, que el mercado reclamaba también esta ampliación de Cambiemos. Y en consecuencia siempre creía que si íbamos por este camino esto iba a tener una consecuencia favorable en la lectura que hacen los mercados.

En dos meses el Gobierno pasó de administrar una crisis cambiaria por una encuesta a esta declaración de Pichetto. ¿Tanto cambió el escenario?

-Las últimas encuestas que están dando vueltas plantean que hay una paridad. Nosotros estamos en un proceso de consolidación de las mejoras en las variables macroeconómicas. Entendemos que la inflación seguirá bajando en los próximos meses y que el consumo subirá de la mano de las paritarias. Si ahora estamos en una situación de equilibrio, de acá a unos meses eso puede reflejarse en una superioridad en términos electorales. También puede ocurrir que se adelante la segunda vuelta a la primera por este proceso.

Pero la inflación del último mes fue del 3,1% mensual, es llamativo que se celebre.

-No, no se celebra eso. No estoy de acuerdo. Lo que sí ponderamos es una tendencia en un contexto muy difícil de reducción paulatina, pero desde hace un par de meses.

¿La fórmula de Lavagna y Urtubey podría transformarse en un problema para el Gobierno ya que compiten por el mismo electorado?

-Lamento que haya sido tan complejo generar una oposición republicana con la que podamos compartir consensos sobre temas claves. Hay algunos intentos ahora de algunos dirigentes, pero las circunstancias políticas probablemente compliquen la génesis de otro tipo de oposición en la Argentina. Pero es algo en lo que hay que seguir trabajando en el futuro.

-¿Cree que la polarización barrerá con la tercera vía?

-Es una coyuntura difícil para generar en poco tiempo una alternativa distinta.

¿La elección de Pichetto fue convencimiento o pragmatismo?

-Yo creo que es un convencimiento que surge de la experiencia.

¿Hasta ahora la estrategia de campaña era hablarle al desencantado. ¿Con Pichetto van a buscar al votante peronista?

-Yo no sé, creo que las encuestas hablan de que la gran mayoría no tiene un vínculo, que no se sienten representados por un partido tradicional. No sé si hay algo así como un votante peronista que hay que buscar. Este gesto del Presidente ayuda a generar un convencimiento de que la Argentina puede resolver los problemas que venimos arrastrando hace muchos años sin tener que mirar para atrás.

-Déjeme repreguntarle, ya que fue muy explícito Pichetto con eso de ganar en primera vuelta. ¿Se generó un espíritu de “ahora sí tenemos todo para ganar”?

-Independientemente de las proyecciones sobre lo que va a pasar, la posibilidad de que haya una definición en primera vuelta, si avanza la polarización, es algo que es factible. Pero claramente la elección de Pichetto cambió los ánimos y el mapa electoral. Es una decisión disruptiva que tomó de sorpresa a la oposición. Es una decisión que ha sido muy bien tomada por los actores que tienen incidencia en la economía. Es lógico y natural que haya hoy mayor optimismo que hace una semana atrás.

ADEMÁS