Sensaciones encontradas dentro del radicalismo luego de la designación de Pichetto

En las huestes radicales hay sentimientos encontrados. Una minoría crítica advierte que, al aceptar a Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente, la conducción de la UCR “terminó de entregar el partido” al macrismo. La mayoría, en cambio, celebra (aunque sin exagerar) la decisión del Presidente, pero alberga el temor de que el macrismo lo mantenga…

Sensaciones encontradas dentro del radicalismo luego de la designación de Pichetto

En las huestes radicales hay sentimientos encontrados. Una minoría crítica advierte que, al aceptar a Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente, la conducción de la UCR “terminó de entregar el partido” al macrismo. La mayoría, en cambio, celebra (aunque sin exagerar) la decisión del Presidente, pero alberga el temor de que el macrismo lo mantenga relegado de los espacios de poder.

“Vamos a insistir para que Cornejo sea el presidente de la Cámara de Diputados”, desafían en el círculo que rodea al gobernador de Mendoza. Cornejo finaliza su mandato de gobernador el 10 de diciembre y es muy probable que encabece la lista de candidatos a diputado nacional por Mendoza. Es el reclamo de sus intendentes, que necesitan de su figura para asegurar el triunfo. A Cornejo no lo seduce la idea, pero no tiene muchas alternativas. Lo que no está dispuesto a aceptar es ser un “diputado raso”.

El problema es que la presidencia de la Cámara de Diputados ya estaría comprometida para María Eugenia Vidal, quien, a cambio de no desdoblar la fecha electoral, logró que Macri le garantizara ese puesto para Cristian Ritondo. Vidal hizo valer ese compromiso en la reunión que compartieron los socios de la coalición oficialista el martes pasado en la quinta de Olivos. De esa reunión, Cornejo solo se llevó para su partido la promesa del Gobierno de que las listas legislativas se integrarán en la misma proporción que en 2015, con lo que el radicalismo se garantizaría la renovación de las bancas que pone en juego. De nada sirvió que el macrismo le ofreciera a Cornejo que la presidencia provisional del Senado fuera para el radicalismo; el gobernador mendocino esperaba un gesto más elocuente de sus socios. La discusión se empantanó y Cornejo abandonó la reunión.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.