Thelma Biral, la dama que trabaja en silencio

Thelma Biral es una de las actrices de mayor prestigio en la Argentina. Una eminencia de los escenarios. Se lució en cine, teatro y televisión. Y recibió varios premios, como el Cóndor de Plata por su trabajo en La Maffia (1972) y Los Siete Locos (1973), ambas películas dirigidas por Leopoldo Torre Nilsson.De espíritu inquieto,…

Thelma Biral, la dama que trabaja en silencio

Thelma Biral es una de las actrices de mayor prestigio en la Argentina. Una eminencia de los escenarios. Se lució en cine, teatro y televisión. Y recibió varios premios, como el Cóndor de Plata por su trabajo en La Maffia (1972) y Los Siete Locos (1973), ambas películas dirigidas por Leopoldo Torre Nilsson.

De espíritu inquieto, ahora, a los 77 años, acaba de debutar como directora en Príncipe azul, una obra que se enfoca en la “diversidad sexual”.

Biral encara el desafío de la dirección teatral.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

En el medio, más precisamente en mayo de 1979, Thelma compartió una de las mesas más recordadas del programa de Mirtha Legrand, junto a Claudio Levrino, Astor Piazzolla, Jairo y dos que todavía no se habían convertido en amantes, Diego Maradona y Graciela Alfano. “Uy, sí, eso fue en el siglo pasado”, se divierte Thelma. “Qué buen tipo era Levrino…”, agrega sobre el actor que, poco tiempo después de aquel glamoroso almuerzo, moriría por un accidente con un revólver.

Los padres de Thelma, Otello y Sira, eran inmigrantes italianos. Y ella nació en una “sociedad de beneficencia”. “¿La verdad? No me acuerdo”, dice Biral. “¡Es que yo era muy chiquita! (se vuelve a reír). La sociedad de beneficencia era como un hospital”.

Cuando Thelma tenía tres años, sus padres decidieron irse a vivir a Uruguay. “Mi padre, que era técnico textil, fue contratado para trabajar allá. Yo era única hija. Nos instalamos en Montevideo, en la zona del Cerro. Mi mamá era ama de casa y también tuvo un comercio… Era una tana bien avanzada en todo lo que tuviera que ver con el arte. Como buena veneciana, le gustaba mucho la música -en especial la ópera y la zarzuela-, el teatro y el cine. Le gustaba mucho ir a ver películas”, cuenta la actriz que luego trabajaría con Alfredo Alcón, Lito Cruz y Luis Brandoni, por nombrar a algunas de las figuras de nuestro país.

Almorzando con Mirtha Legrand. Claudio Levrino, Thelma Biral, Astor Piazzolla, Diego Maradona, Graciela Alfano y Jairo. Mayo de 1979.

“Con mi familia veníamos poco a Buenos Aires”, sigue Thelma. “No había demasiadas posibilidades económicas… Mi papá trabajaba, yo iba al colegio… Cuando veníamos, lo hacíamos en el Vapor de la Carrera. Viajábamos toda la noche: salía a eso de las 21 y llegaba a las 7 del día siguiente”.

De sus primeros años escolares, la artista tiene “recuerdos hermosos”. “El jardín de infantes y el primer año de la primaria los hice en el colegio Santa Clara, del Cerro. Y el resto de la primaria, en el colegio Pedro Bellán. La secundaria la hice en el Liceo Italiano, que era mixto”.

Su fiesta de 15 fue, como ella misma la define, “espectacular”. Lo evoca así: “Claro que tuve fiesta de 15, ¿cómo no? Mi madre se ocupó mucho para que yo pudiera celebrar. Fue inolvidable, en un salón, con todos mis amigos del Liceo, que eran muchos… Ya en esa época vivíamos en el barrio de Pocitos y teníamos una barra impresionante de chicos y chicas. Nos juntábamos a bailar en los garajes de las casas, jugábamos en las esquinas, charlábamos, íbamos al cine a la matiné…”.

Durante su formación como actriz, Thelma fue alumna de Margarita Xirgu, actriz española vinculada con la obra de Federico García Lorca, que se había exiliado durante el franquismo y adoptó la nacionalidad uruguaya.

“Al poco tiempo de haber llegado a Montevideo, mi madre me inscribió en las clases de declamación que daba Nela Calo”, describe Thelma.

Una de las grandes actrices del país.

Y profundiza: “Fue un camino muy maravilloso, una época muy feliz de mi vida. Esta señora me enseñó a contactarme con los grandes autores… Luego, en la Escuela de Arte Dramático, Margarita, que era la directora, pasaba, venía a los cursos… Era bastante parca, tenía un humor ácido… En apariencia era distante, pero no, era muy querible”.

En 1958, en la Comedia Nacional Uruguaya, y cuando tenía 17 años, Thelma conoció al que sería su marido, Oscar Pedemonti, actor de ese país que se convertiría en empresario teatral.

Podría decirse que el amor nació “entre tablas”. “Yo estaba en la Escuela de Arte Dramático, y él, en la Comedia Nacional… Nos conocimos actuando”, dice Thelma. “Y nos casamos en 1963. La boda fue sólo por civil. Hicimos un festejo muy discreto, una reunión con nuestros amigos…”.

Aquel mismo año, la pareja decidió instalarse en la Argentina. “Doña Margarita (por Xirgu), me convocó para estrenar la obra Yerma. Con mi marido ya teníamos pensado venir a vivir a Buenos Aires. Y que Doña Margarita me quisiera en su elenco…”.

A Thelma, en Uruguay, le quedaron muchos amigos. “Mantengo a mis amigos de siempre, muchos de ellos eran mis compañeros del colegio… Uruguay es la tierra que les dio todo a mis padres. Les dio trabajo. Mis padres eran italianos de mucho trabajo. Y en Uruguay vivieron y se murieron”.

Con Pedemonti, Thelma tuvo un hijo, Bruno, que nació en la Argentina pero, según su madre, le encanta Uruguay. “Su padre era uruguayo… Ese país le dio la vida”.

Como una forma de reencontrarse con sus orígenes, a Thelma le gusta cruzar el Río de la Plata. “Siempre que puedo voy a Uruguay a tomar teta…”, dice.

-¿Cómo?

-Sí, a tomar teta… Fui mucho de vacaciones. Si me crié en la costa de ese país, en Pocitos, Atlántida, Punta del Este…

-¿Peñarol o Nacional?

-Nacional.

-¿Qué tanto incorporó a su vida el mate, el asado preparado con leña o la música de Jaime Roos o Alfredo Zitarrosa?

Mirá también

-Mucho. Con Jaime Roos tengo un vínculo: ambos formamos parte de la comisión del Teatro Solís. A Zitarrosa lo conozco de escucharlo y enamorarme de sus canciones. Esa voz… De Uruguay también incorporé el boniato.

-¿Qué es?

Mirá también

-La batata. Y también la tangerina, que es la mandarina. No sé si todavía le dicen así… También digo “ta, ta”, por “está”.

-¿Tuvo una afinidad especial con artistas uruguayos, como China Zorrilla?

-Sí, por supuesto. Cuando yo era alumna de la Escuela de Arte Dramático, ella era primera figura de la Comedia Nacional. China era una actriz increíble.

Thelma, con Edgardo Moreira y Fito Yanelli.

Teatro

Los martes a las 20.30, en el Teatro Regina, Thelma Biral dirige Príncipe azul, una obra del dramaturgo y psicoanalista argentino Eugenio Griffero. “Estoy muy feliz”, comenta Thelma. “Es un espectáculo muy acabado, con un texto maravilloso y muy buenas actuaciones. ¿Por qué me decidí a dirigir a esta altura de mi carrera? Bueno, vengo de esta labor… Con tanto taco gastado en el escenario, esta vez me animé a firmar”. Los protagonistas de Príncipe azul son Edgardo Moreira y Fito Yanelli. 

Mirá también

Mirá también