Fariña cambió de abogado y piensa dejar de ser testigo protegido

Fariña aportó datos contra Lázaro Báez Fuente: Archivo El primer arrepentido contra la corrupción teme por su situación ante un eventual cambio de gobierno Leonardo Fariña, el primer arrepentido de la corrupción kirchnerista, cambió esta semana de abogado y ahora analiza abandonar el Programa Nacional de Protección a Testigos, un beneficio al que suelen recurrir…

Fariña cambió de abogado y piensa dejar de ser testigo protegido

Fariña aportó datos contra Lázaro Báez Fuente: Archivo

El primer arrepentido contra la corrupción teme por su situación ante un eventual cambio de gobierno

Leonardo Fariña, el primer
arrepentido de la
corrupción kirchnerista, cambió esta semana de abogado y ahora analiza
abandonar el Programa Nacional de Protección a Testigos, un beneficio al que suelen recurrir los imputados por sus medidas de seguridad.

Un fallo favorable de la Justicia y el temor por el posible regreso del kirchnerismo a la Casa Rosada son los principales motivos que analiza por estos días Fariña, el hombre que involucró directamente a
Cristina Kirchner con el dinero de
Lázaro Báez en la causa conocida como la
ruta del dinero K.

El repentino
cambio de abogado llamó la atención porque
Rodrigo González, su letrado, había logrado justamente un fallo en la Cámara de Casación que anuló una condena de cuatro años por evasión impositiva. Por ese expediente, que ahora se unificó con el juicio en curso por la ruta del dinero K, Fariña había permanecido dos años detenido.

Desde el entorno de Fariña explicaron que la decisión fue consensuada tras la aparición del abogado en el caso D’Alessio que instruye en Dolores el juez federal Alejo Ramos Padilla.

El nuevo abogado de Fariña es Roberto Herrera, el mismo que defiende al excontador de los Kirchner, Víctor Manzanares, también arrepentido, pero en los cuadernos de las coimas.

La decisión también ocurre en medio de otro proceso judicial complejo que involucra a Fariña: el juicio oral por “la ruta del dinero K”. El arrepentido declaró varias veces ante el tribunal, afirmaciones que complicaron a Báez y a sus hijos, todos procesados por lavado de dinero.

“Fariña sufre el miedo que tienen todos los arrepentidos que ahora son parte del programa de protección a testigos ante un posible cambio de gobierno. Si a ese temor le sumamos todos las complicaciones que te genera el programa con cosas muy básicas como ver a tu familia o estudiar, entonces es muy probable que haya muchos que prefieran pedir ante los jueces una custodia común”, explicaron cerca del arrepentido.

Fariña ingresó en el Programa de Protección a Testigos en abril de 2016, después de una maratónica declaración ante el juez Sebastián Casanello, que días antes había ordenado la detención de Báez por la ruta del dinero K.

Miedos electorales

Durante su última aparición pública, Fariña desmintió que el Gobierno lo haya “coacheado” para acusar a exfuncionarios kirchneristas en el expediente, después de la filtración de correos electrónicos que daban a entender que el Ministerio de Justicia le daba indicaciones sobre sus declaraciones ante la Justicia.

Fariña fue el primer arrepentido que ingresó al Programa de Protección a Testigos, al que luego se sumaron otros nombres célebres. Alejandro Vandenbroele, imputado en el caso Ciccone, fue el siguiente que se quebró ante la Justicia y también pidió recibir ese beneficio.

Después llegó una larga lista de empresarios y funcionarios por los cuadernos de las coimas, varios de ellos también solicitaron ser cuidados de manera especial por el Estado al sentir amenazada su seguridad. Esa lista incluye desde el exchofer Oscar Centeno hasta José López, el hombre de los bolsos.

ADEMÁS