Don Pasquale: una ópera reducida a lo esencial

Don Pasquale (1843) es una de las últimas composiciones de Gaetano Donizetti y, a la vez, uno de los grandes logros de la ópera bufa en un contexto en que el género ya languidecía. Acaso por esta misma condición tardía -tanto del género bufo como del autor, internado en un manicomio tres años después del…

Don Pasquale: una ópera reducida a lo esencial

Don Pasquale (1843) es una de las últimas composiciones de Gaetano Donizetti y, a la vez, uno de los grandes logros de la ópera bufa en un contexto en que el género ya languidecía. Acaso por esta misma condición tardía -tanto del género bufo como del autor, internado en un manicomio tres años después del estreno de la ópera en París y fallecido en 1948-, Donizetti redujo la obra a lo esencial: básicamente un cuarteto de cantantes, y dentro de este cuarteto un único personaje femenino.

Tal vez por esa condición de personaje único, Norina es absolutamente central en esta pieza, y debe acometer acciones aparentemente tan ajenas a su naturaleza como la sonora bofetada que le estampa a su flamante esposo Don Pasquale. La puesta en escena de Fabio Sparvoli congela adecuadamente ese momento casi trágico dentro de la típica comedia de los amantes jóvenes (Norina y Ernesto) en conflicto con los planes y deseos del tío septuagenario (Pasquale), todo mediado, urdido y resuelto por el gran factotum de la pieza (Doctor Malatesta).

Newsletters Clarín

Viva la música | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

La puesta de Sparvoli se atiene a lo esencial. Se basa en una desnuda y funcional escenografía de Enrique Bordolini, simple sostén de los personajes. Es la estructura de un palacio, un esqueleto de madera, sin paredes, sin interiores ni exteriores, prácticamente sin adornos. La verdadera escena son los cuatro personajes, y la régie se concentra en esa caracterización, sin duda muy lograda y no exenta de una fina ironía. Hay además algunas sorpresas, como el dúo bufo entre Pasquale y Malatesta que cierra el primer cuadro del tercer acto a la manera de una comedia dentro de otra. Los vestuarios de Imme Moller aportan cierta sensación de irrealidad.

El elenco de la versión de Don Pasquale que subió a escena en el teatro Colón el 24 de septiembre es impecable, empezando por la soprano argentina Jaquelina Livieri. (Teatro Colón/Máximo Parpagnoli)

El elenco es impecable, empezando por la soprano argentina Jaquelina Livieri, admirable en todo sentido, tanto por la belleza de la línea vocal como por el despliegue y la chispa actoral, a lo que hay que sumar un inmejorable physique du rôle. El tenor argentino Santiago Ballerini destaca especialmente con su estilizada línea belcantista; completan el cuadro las sólidas actuaciones del bajo italiano Nicola Ulivieri (Pasquale), el barítono uruguayo Darío Solari (Malatesta) y el bajo local Mario de Salvo (Notario).

Mirá también

La desarrollada obertura sorprendió por sus colores y matices. La Orquesta Estable sonó con ajuste y delicadeza del principio al fin bajo la conducción del serbio Srba Dinic, y entregó grandes momentos, entre otros el mullido y nostalgioso solo de trompeta al comienzo del segundo acto. Por su lado, el Coro dirigido por Miguel Martínez aportó toda la levedad que pide esta pieza maestra de Donizetti.

El tenor argentino Santiago Ballerini destaca especialmente con su estilizada línea belcantista, en un marco en el que la Orquesta Estable precisión y delicadeza. (Teatro Colón/Máximo Parpagnoli)

FICHA Don Pasquale Autor Gaetano Donizetti Dirección Srba Dinic Régie Fabio Sparvoli Escenografía e iluminación Enrique Bordolini Reparto Nicola Ulivieri, Jaquelina Livieri, Santiago Ballerini, Darío Solari y Mario de Salvo Sala Teatro Colón, martes 24, Gran Abono, Repite 25, 27 28 y 29 de septiembre, 1 y 2 de octubre Calificación Muy buena.