“Que a nadie se le ocurra discriminar”, el llamado del arzobispo Mario Poli contra la xenofobia

Como hace doce años cuando comenzaron presididas por el entonces cardenal Jorge Bergoglio, la Plaza Constitución volvió a ser este jueves el escenario de la misa para pedir que no haya excluidos ni trata de personas, ahora encabezada por su sucesor en el arzobispado de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli. Acompañado de curas villeros,…

“Que a nadie se le ocurra discriminar”, el llamado del arzobispo Mario Poli contra la xenofobia

Como hace doce años cuando comenzaron presididas por el entonces cardenal Jorge Bergoglio, la Plaza Constitución volvió a ser este jueves el escenario de la misa para pedir que no haya excluidos ni trata de personas, ahora encabezada por su sucesor en el arzobispado de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli.

Acompañado de curas villeros, monjas que asisten a ex víctimas de explotación sexual y referentes de entidades católicas que se ocupan de las problemáticas sociales y de ONG no confesionales, Poli sumó esta vez al ruego habitual un pedido para que “no nos invada un sentimiento de xenofobia contra nuestros hermanos bolivianos, paraguayos, peruanos y ahora también venezolanos que están llegando al país”.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Los argentinos tenemos muchos problemas, pero que a nadie se le ocurra discriminar”, exclamó el cardenal durante la celebración, oficiada desde un improvisado altar ante gente de condición humilde, entre los que sobresalían cartoneros, vendedores ambulantes y ocasionales transeúntes.

El cardenal Mario Poli ofició una misa en Plaza Construcción. (Foto: Rafael Quinteros)

Poli también había invitado antes a “pedirle a Dios que no seamos indiferentes ante el sufrimiento de los demás”. En ese sentido, llamó a “tomar la fuerza de Jesús en la eucaristía para seguir luchando contra la exclusión y la trata”. A la vez que advirtió que “hay una fuerza oculta que usa a sus hermanos, a sus hermanas, que los somete y que hace de la exclusión un negocio exitoso como la droga y todas las formas que conocemos en la Argentina”.

Mirá también

La misa surgió en 2008 por una iniciativa del cardenal Bergoglio, la ONG La Alameda y el Movimiento de Trabajadores Excluidos. Se eligió como fecha el 23 de setiembre por ser el Día Internacional contra la explotación sexual y la Trata de Personas, si bien suele correrse unos días por cuestiones organizativas. Desde entonces, sus promotores denunciaron varios talleres clandestinos en la ciudad con “trabajo esclavo”. También fueron denunciados numerosos prostíbulos.

Durante la misa, en la Oración de los Fieles, se pidió para que el Estado “combata toda la cadena de la trata y no caiga en el encubrimiento”.

El cardenal Mario Poli ofició una misa en Plaza Construcción. (Foto: Rafael Quinteros)

Y como ya es característico, al momento de las ofrendas se colocó un carro de un cartonero junto al altar así como diversos símbolos de organizaciones que luchan contra la exclusión y la trata.