Se agilizó el puerta a puerta y crece el “alquiler de buzones” en Miami para pagar menos

Con el dólar rozando los $ 60, hacer viajes de “shopping” a Chile y a Estados Unidos dejó de convenir. Pero en esos países, así como en China, hay productos que siguen costando mucho menos que acá. Y eso llevó a que, en los últimos meses, cientos de miles de argentinos se hayan volcado a encargarlos a…

Se agilizó el puerta a puerta y crece el “alquiler de buzones” en Miami para pagar menos

Con el dólar rozando los $ 60, hacer viajes de “shopping” a Chile y a Estados Unidos dejó de convenir. Pero en esos países, así como en China, hay productos que siguen costando mucho menos que acá. Y eso llevó a que, en los últimos meses, cientos de miles de argentinos se hayan volcado a encargarlos a través de Internet. Esto aprovechando que, desde el 1° de abril, el Gobierno simplificó y flexibilizó el régimen de envíos internacionales puerta a puerta para comprar en tiendas virtuales del exterior y recibir la mercadería a domicilio.

Operadores postales y usuarios consultados por Clarín coinciden en que, en los primeros seis meses tras la reforma, la modalidad ganó usuarios y logró agilizar sus entregas. Se consolidó, así, como una táctica de ahorro para muchas familias que, cada vez más, incluso están “alquilando buzones” en Miami para que sus paquetes puedan importarse a menor costo.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El “puerta a puerta” tiene dos modalidades. Una, a cargo del Correo Argentino, más barata y con plazos de entrega de al menos varias semanas. La otra opción es la de los correos privados o courier (como FedEx, UPS, DHL o TNT), que cobran más pero evitan trámites y entregan en pocos días. En ambos casos hubo cambios.

Por el correo oficial, ahora se permite traer paquetes de hasta US$ 3.000 y 20 kg, cuando antes el tope era de US$ 200 y 2 kg. En las primeras 12 compras anuales, US$ 50 dólares quedan libres cada vez del arancel de importación -50% del valor-, cuando antes la franquicia era de US$ 25 y sólo valía para la primera operación del año.

Además, dejó de requerirse clave fiscal, todo pasó a gestionarse en una única Web, los telegramas de aviso pasaron a ser emails y el Correo empezó a representar al cliente ante la Aduana cuando hay que revisar un paquete, evitando que el comprador vaya a Retiro. La AFIP, en tanto, sumó modernos escáneres que aceleraron las inspecciones.

La revisión de los paquetes en la Aduana, con un equipo de tomografía computada que usa inteligencia artificial para reconocer el contenido sin abrirlos. (Foto: Aduana/AFIP)

¿Resultados? Desde abril, 604 mil usuarios se registraron y llegaron más de 1.900.000 paquetes. Según el Correo Argentino, si antes recibían entre 250 y 300 mil envíos mensuales, en julio ya fueron 352 mil, en agosto 414 mil (casi 14 mil por día) y este mes -faltando aún para el cierre- ya otros 300 mil. “Dejó de haber grandes colas en Retiro y los tiempos de distribución mejoraron mucho. Entre el pago y la entrega, antes podía pasar tranquilamente un mes, y ahora son 3 a 5 días”, destacaron en el Correo.

“Está funcionando bastante bien. Antes, desde que el paquete entraba al país, podía tardar 4, 5 o 6 meses en llegar a tu puerta. Hoy, en Capital, se espera entre 1 y 2 meses“, comparó Guido Di Paolo, creador del blog Puertaapuerta.com.ar y referente de la comunidad de compradores. “Con la crisis, quien lo usaba para chucherías quizás dejó, pero la demanda sigue fuerte en productos que acá no se consiguen o que están caros“, sumó. 

Con los “courier”, el límite de cinco envíos anuales de hasta 50 kilos se mantuvo, pero desde abril cada paquete puede contener hasta US$ 3.000 en mercadería, cuando antes el tope era de US$ 1.000. “El impacto fue positivo”, aseguró a Clarín Leandro Florio, director Comercial de DHL Express Argentina, que este año entregó un 50% más de paquetes que en 2018.

Ahora, según destacaron, el ingreso de las compras al país se da con “mayor celeridad“. Y hoy están pudiendo hacer las entregas en 24 a 48 horas desde Estados Unidos, en 48 a 72 horas desde Europa y en 98 horas desde China, con laptops, consolas de juegos, zapatillas y ropa infantil como lo más adquirido.

Una escala en Miami para los paquetes

Tras la habilitación de envíos de hasta US$ 3.000, otra tendencia que se potenció entre los compradores argentinos fue el “alquiler de buzones” o casillas postales en Miami para “consolidar” varias compras antes de dirigirlas al país.

Se trata de un servicio que cada vez más empresas empezaron a brindar desde esa ciudad. ¿Cómo funciona? El comprador obtiene una dirección postal en Miami a la que puede enviar los distintos paquetes que compre en Amazon, eBay, Walmart, Target, Ali Express, BestBuy, Apple o en cualquier otra tienda online del mundo que haga envíos a Miami.

Una vez que los productos llegaron al “locker”, la empresa los re-empaca en una sola caja y la envía a Argentina “puerta a puerta” en 2 a 10 días. Por todo esto cobran entre US$ 10 y US$ 30 por kilo, según el caso.

Mirá también

Y los pedidos crecen porque la modalidad permite acceder a varias súper ofertas no disponibles para envío directo a la Argentina, traerlas al país usando sólo una de las cinco importaciones anuales permitidas, y pagar un solo envío internacional, lo que baja gastos. Además, algunos de estos intermediarios dejan pagar todo en pesos, en cuotas y hasta en efectivo a través de Pago Fácil y Rapipago, haciendo que el “puerta a puerta” sea accesible incluso para gente no bancarizada.

Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, lanzó hace dos semanas un servicio de este tipo con el nombre “Puerta a Puerta” y tarifas desde US$ 13 por kilo, y 23.650 usuarios ya obtuvieron un “domicilio” en su galpón de Miami para recibir paquetes que luego irán al país, en 4 días, en los aviones de la compañía.

Aerolíneas Argentinas ahora ofrece lockers en Miami para recibir compras online, que luego trae al país en sus aviones y entrega a domicilio.

“El servicio responde a una necesidad de los clientes. Y a nosotros nos permite mejorar la performance de la ruta a Miami, vendiendo nuestra bodega de carga a precio minorista”, explicó a Clarín Máximo Amadeo, director comercial de la línea aérea estatal. Y contó que ropa, tecnología y juguetes es lo que más se envía.

En el caso de DHL, la empresa ofrece las “direcciones virtuales” desde enero con la marca “Compra Fácil” y tarifas que rondan los US$ 9,50 por kilo. “Tenemos ya 5 mil argentinos registrados que, en promedio, mandan paquetes de 5 a 7 kilos”, contaron.

TiendaMIA, que ofrece “consolidar” compras de Amazon, eBay y Walmart y enviarlas por courier o por correo oficial, ya procesó desde enero más de 40 mil de estos envíos al país, cuando en todo 2018 había hecho 30 mil. Operan desde 2016, pero 200 mil de sus 500 mil usuarios registrados los sumaron este año, contó a Clarín Ignacio Guerra, el CMO, para quien la reforma del régimen vigente desde abril “tuvo muy buen impacto”.

Mirá también

En este caso, según el peso, cobra entre $ 670 y $ 1.340 por kilo, más cargos fijos de $ 250 por la manipulación y de $ 610 si el envío es a domicilio. Y entre lo más comprado figuran los termos Stanley, los Chromecast de Google, notebooks, tablets, juguetes y ropa de marca.

En este rubro creciente, también compiten empresas como Aerobox Argentina (que entrega en 4 días con tarifas de U$S 18 a US$ 30 por kilo), Puerta Box y Mia-Cargo, mientras que plataformas como Grabr ofrecen como alternativa contactar al comprador con un viajero que pueda llevarle el producto en su valija.

En todas las empresas de este sector prevén que la demanda crezca en las próximas semanas, anticipando ya la compras Navidad. Y con un pico el 29 de noviembre, cuando sea el Black Friday y las tiendas online de todo el mundo se llenen de rebajas. Los compradores más atentos ya tienen esa fecha en la agenda.

Tiendas locales, en alerta

Frente a la amenaza de las megatiendas online del exterior, en la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) remarcan que las webs del país pueden competir ofreciéndole al cliente una serie de ventajas no disponibles en las operaciones del puerta a puerta.

“Entre ellas, la chance de tener la compra en el mismo día o al día siguiente, poder ir a cambiarla a un local, tener atención al cliente o servicio de posventa, y acceder a cuotas y descuentos bancarios”, explicó Gustavo Sambucetti, director institucional de la CACE.

“Por otro lado -agregó-, hay muchos productos y servicios que son puramente locales, y no se consiguen en el exterior.”

MG