Cuarentena por coronavirus: el encanto de una estrella pop llamada Troye Sivan

Por qué te lo recomendamos. Porque con solo 24 años, el youtuber nacido en Johanesburgo y devenido actor y cantante, con un fuerte sentido de pertenencia está asociado a Australia, adonde sus padres emigraron cuando él tenía sólo dos años, es una de las grandes futuras figuras del pop universal, mucho más por merecimiento propio…

Cuarentena por coronavirus: el encanto de una estrella pop llamada Troye Sivan

Por qué te lo recomendamos. Porque con solo 24 años, el youtuber nacido en Johanesburgo y devenido actor y cantante, con un fuerte sentido de pertenencia está asociado a Australia, adonde sus padres emigraron cuando él tenía sólo dos años, es una de las grandes futuras figuras del pop universal, mucho más por merecimiento propio que por la acción de cualquier agencia publicitaria o sello que lo apoye.

Y los poco menos de 40 minutos de Bloom alcanzaron, en 2018, para mostrar el crecimiento que había experimentado desde la publicación del iniciático Blue Neighbourhood, en 2015. Y si no, en lugar de comenzar por el principio, hagan la prueba de darle click a esa maravilla de canción que es The Good Side.

En el fondo, no es que Sivan haya descubierto algo que no supiéramos del pop, pero es acaso su simpleza la que más deja al descubierto su capacidad de cautivar con el poder de las buenas canciones. Porque si alguna vez dijimos en este mismo diario que la cosa iba de descubrir nuevos caminos en el pop, quizá sea el momento de reconocer que no iba por ahí la cuestión. Lo de Troye se trata, más bien, de resolver con una manifiesta simpleza el enigma de la seducción de quien escucha. Y ahí están My My My! o Bloom. Ambos, dos manifiestos cargados de deseo que además invitan a bailar.

La intención de ponerle el cuerpo a la música de Sivan se extiende a Dance to This, en la que el chico se muestra a la altura de la ya experimentada Ariana Grande, aún cuando entre los dos existen varios discos editados de distancia. Una solvencia que se perpetúa en Lucky Strike. “Un golpe de dopamina/más alto de lo que haya estado/Él sábe cómo amarme mejor”, canta Troye, cuya voz no sabe de estridencias, pero sí de profundidades.

Y si se trata de identificar más puntos altos que justifiquen la recomendación. Postrad es una canción en la que todo está bien, incluida la colaboración de la australiana Gordi, que suma su voz y su piano a la pieza. Un escalón por sobre Animal, el tema que cierra el disco, tan explícito en su letra –”Está más caliente que el infierno allí donde estoy/Con vos soy un animal”, canta- como sugerente en su sostén instrumental y vocal; el tema se balancea entre algún arreglo coral a la Beach Boys y una oscuridad que bien puede reconocer algún ascendente en los británicos This Mortal Coil.

Así es la tapa de Bloom, el álbum publicado en 2018 por Troye Sivan.

Por supuesto, es inevitable pasar por alto Seventeen, donde Sivan relató su experiencia sexual vivida a sus 17 con hombre que casi lo doblaba en edad, al que conoció a través de la aplicación Grindr, y cuyas sensaciones transmitió con maestría, en el texto y entrelíneas; una combinación de angustias y placeres en un clima de tensión y elegancia alejado de cualquier lugar común.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *