Alberto y Cristina le bajaron el pulgar a Vicentin

“La intención fue salvar los puestos de trabajo y que los pequeños productores cobraran sus deudas. Les creyeron a quienes nos acusan de que queremos quedarnos con las empresas y salieron a las calles a protestar. Más no podemos hacer”.Esta definición podría sintetizar el pensamiento del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Fernández,…

Alberto y Cristina le bajaron el pulgar a Vicentin

“La intención fue salvar los puestos de trabajo y que los pequeños productores cobraran sus deudas. Les creyeron a quienes nos acusan de que queremos quedarnos con las empresas y salieron a las calles a protestar. Más no podemos hacer”.

Esta definición podría sintetizar el pensamiento del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Fernández, quienes tomaron la decisión de dar por terminada la intervención del Estado nacional en la empresa Vicentin.

En un almuerzo que compartieron el lunes pasado en la quinta presidencial de Olivos, el Presidente y la vicepresidenta hablaron de la reforma judicial y también de otros temas, como Vicentin y la inseguridad.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, fue el único testigo de esa conversación.

Ante la negativa de los dueños de Vicentin de dejar la conducción de la empresa, el Presidente ordenó que el Estado nacional se retirara de la intervención.

“Hasta acá llegamos. No vamos a salvar a los dueños que no pueden justificar lo que hicieron en los últimos años. Lo sentimos por los trabajadores y por los productores, que pagarán las consecuencias de una posible quiebra”, fue la conclusión que resonó en la quinta presidencial.

Error en la presentación

El Presidente admitió que pecó de ingenuo en el caso Vicentin. “Creí que iban a festejar la expropiación para salvar los puestos de trabajo, pero fue todo lo contrario”, dijo, resignado, en declaraciones a la prensa la semana pasada.

Sin autocrítica por cómo se presentaron la intervención y luego la expropiación, el Presidente y la vicepresidenta están convencidos de que la oposición se montó sobre el descontento y alimentó las protestas para erosionar al Gobierno nacional.

¿Qué sucederá? La decisión del Presidente es que la Nación no participe de otro intento por salvar a la empresa. Este conflicto queda ahora bajo la responsabilidad del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, quien debería así pagar las consecuencias de un eventual cierre de la empresa.

Los 100 mil millones de pesos de deuda que afronta Vicentin podrían llevar a la quiebra de la empresa.

Se perderían más de 1.200 puestos de trabajo. Además, más de dos mil pequeños productores (entre ellos, 500 de Córdoba) no podrían cobrar sus acreencias con la cerealera santafesina.

El gobernador Juan Schiaretti ya está al tanto de la compleja situación de Vicentin. Y de sus consecuencias, que serán económicas y políticas.

Embestida judicial

En el Gobierno nacional, también esperan que la Justicia avance en la investigación, que podría involucrar a funcionarios macristas del Banco Nación.

La decisión de abandonar la intervención de la empresa también desnuda la intención de endilgarle responsabilidades al macrismo.

Cristina Fernández parece la principal interesada en que los cañones de la Justicia apunten a funcionarios del anterior gobierno.

Por su impulso, en el Senado se creó una comisión investigadora sobre el proceso de crisis de Vicentin y los créditos que recibió durante el macrismo.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner también hablaron de la inseguridad, la otra gran preocupación del Gobierno, además de la pandemia del Covid-19.

Para sorpresa de los propios albertistas, la vicepresidenta hizo una encendida defensa de Sergio Berni, el polémico responsable de la seguridad bonaerense, el distrito más grande e inseguro del país.

Dicen que Kicillof se mantuvo en silencio sobre su funcionario. Todo un dato político.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *