Una carnicería de Bell Ville, la “pantalla” para mover toneladas de marihuana

Poco menos de 2.700 kilos de marihuana compactada en total. Y una larga ruta que unía Oberá, en Misiones, con Bell Ville, para continuar viaje hacia la ciudades de Córdoba, Río Cuarto y Buenos Aires, con una carnicería como “pantalla”. La causa, conocida en su momento como “Yerba mala”, acaba de tener su final judicial…

Una carnicería de Bell Ville, la “pantalla” para mover toneladas de marihuana

Poco menos de 2.700 kilos de marihuana compactada en total. Y una larga ruta que unía Oberá, en Misiones, con Bell Ville, para continuar viaje hacia la ciudades de Córdoba, Río Cuarto y Buenos Aires, con una carnicería como “pantalla”. La causa, conocida en su momento como “Yerba mala”, acaba de tener su final judicial en los Tribunales Federales de Córdoba.

Este viernes, el Tribunal Oral Federal N° 2 de Córdoba, integrado por Noel Costa (presidenta), Fabián Asís y Carlos Lascano condenó a cuatro acusados y absolvió a otros dos. La cadena narco detrás de este fenomenal cargamento desbaratado en 2017 aún tiene pendiente a los dos eslabones de sus extremos: el narco que vendió la droga en Misiones y el traficante cordobés que pactó la compra a gran escala. En el medio quedaron un camionero y diferentes narcomenudistas que sí fueron condenados.

Gran cantidad. La droga secuestrada fue exhibida en las calles de Bell Ville. (La Voz/Archivo)

Se trató de un juicio que no estuvo exento de complicaciones debido a las restricciones que en Tribunales imponen los protocolos ante la emergencia sanitaria por el coronavirus. Imputados, testigos y hasta un juez siguieron todo el proceso por videoconferencia.

En la última audiencia, un testigo clave radicado hoy en Buenos Aires dio su testimonio desde una videoconferencia en los Tribunales de Morón. Pero se le cortó la luz, lo que obligó a toda una ingeniería con celulares para que su relato llegara al resto de las pantallas.

La investigación nació el 16 de mayo de 2017 luego de que la Justicia federal de Bell Ville, bajo las órdenes del juez de Bell Ville, allanara una carnicería que hacía de pantalla de venta de droga.

En aquel momento, alguien le acercó un dato clave al fiscal federal José María Uriarte: lejos de terminar en aquel procedimiento, la causa recién comenzaba.

Se intervinieron teléfonos, se comenzaron a realizar seguimientos y meses después, el 4 de septiembre, los investigadores de la Policía Federal obtuvieron una pista demasada sensible: un camión había partido a Misiones para proveerse de una gran cantidad de marihuana que iba a ser trasladada desde el Litoral hacia Bell Ville.

En un momento, se produjo una discusión por el pago de la droga. Las escuchas dieron cuenta de un “tira y afloja” al punto de decirle al chofer que se llevara de regreso el camión sin nada. Por fortuna para los investigadores, la compra al final sí se concretó, según pudo establecer La Voz en aquel momento.

La crónica de aquel secuestro reconstruyó paso a paso las horas cruciales del operativo:

“Cuando el Fiat Iveco blanco finalmente puso rumbo al sur por ruta nacional 14, cargado con la droga, se inició un sigiloso seguimiento. En un momento ingresó a una playa, donde quedó varias horas. Un auto que iba adelante había detectado un control policial. Otra vez casi se aborta el traslado de la droga sin que pudiera concluirse el operativo.

Finalmente, el lunes por la mañana, en Sauce de Luna, Entre Ríos, sobre la ruta 127, se lo detuvo y se incautaron, entre bolsas de yerba mate vieja, los panes de marihuana. Todo fue trasladado a Bell Ville para ponerle el sello y la foto. Oficialmente se dijo que son 3.500 kilos, pero la ministra Bullrich mencionó 4.000 kilos. ‘Todavía no se terminó de pesar toda la carga. Es una estimación’, dijo. Según sus cálculos, se trata de un golpe que equivale a unos 60 millones de pesos por el precio que esta droga tiene en el circuito ‘mayorista’, pero que puesta en la calle al menudeo pueden significar unos 120 millones de pesos”.

En realidad, el total de la droga secuestrada había sido de 2.688 kilos, según quedó asentado en el expediente judicial.

Gran cantidad. La droga secuestrada fue exhibida en las calles de Bell Ville. (La Voz/Archivo)

Tras el hallazgo de la droga hubo más de 10 operativos simultáneos que derivaron en ocho detenciones en total:

Alberto Spioussa, domiciliado en Villaguay, Entre Ríos, quien era el conductor del camión que transportaba la marihuana; Lucas Figuera, acusado de distribuir la droga en grandes cantidades; Omar Alberto Ibarra, sospechado de vender y distribuir marihuana en Bell Ville; Horacio Germán Gallardo, acusado de vender al menudeo; Miguel Maximiliano Bustamante, otro presunto vendedor al menudeo y Julio Alejandro Sánchez, vinculado a Figuera, siempre según la acusación que llegó a juicio.

Ahora, al finalizar las audiencias en el Tribunal Oral Federal N° 2, los jueces dictaron sentencia y condenó a cuatro de los seis acusados a penas bastante similares a las que había solicitado el fiscal Maximiliano Hairabedian durante los alegatos.

Entre otras consideraciones, el fiscal había destacado que en este caso la investigación no se desconecto después del primer operativo por narcomenudeo en la carnicería, sino que continuó avanzando en procura de hilar más eslabones en la misma cadena.

Spioussa recibió siete años y medio de cárcel por ser considerado autor de transporte de estupefacientes agravado por la intervención organizada de personas; Figuera recibió siete años como partícipe necesario de ese delito; Ibarra deberá purgar cuatro años como autor de tenencia de estupefacientes con fines de comercio, lo mismo que Gallardo.

Bustamante y Sánchez fueron absueltos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *