Caso Blas Correas: “Los chicos no evadieron dos controles ni hubo persecución policial”, dijo el abogado de uno de los adolescentes

El abogado de uno de los adolescentes que iban en el Fiat Argo junto a Valentino Blas Correas, Julio Herrera Martínez, aseguró que no hubo persecución policial al vehículo sino que le dispararon apenas pasó un control en avenida Vélez Sarsfield, en la madrugada del jueves pasado. La mamá de Blas Correas, tras el crimen de…

Caso Blas Correas: “Los chicos no evadieron dos controles ni hubo persecución policial”, dijo el abogado de uno de los adolescentes

El abogado de uno de los adolescentes que iban en el Fiat Argo junto a Valentino Blas Correas, Julio Herrera Martínez, aseguró que no hubo persecución policial al vehículo sino que le dispararon apenas pasó un control en avenida Vélez Sarsfield, en la madrugada del jueves pasado. 

“Los chicos no evadieron dos controles. Terminantemente ratifico que no hubo ninguna persecución policial”, dijo a La Voz el abogado de uno de los sobrevivientes. 

“Que quede absolutamente claro que el vehículo en el que se conducían los menores pretendió evadir el control dispuesto en avenida Vélez Sarsfield e inmediatamente y a escasos metros de haberlo traspuesto, fueron acribillados sin motivo ni justificativo alguno”, describió. 

Para el letrado, los policías actuaron “en franca y abierta violación de los protocolos de actuación establecidos para estos casos”. 

Asimismo, volvió a reforzar que los chicos no iban armados, y que el arma que se encontró en inmediaciones del operativo fue plantada para simular un enfrentamiento que no existió. “Los chicos no portaban ninguna arma. El arma que se encontró fue plantada con la siniestra intención de justificar la actuación policial y la bestial andanada de disparos efectuada”, concluyó. 

Gatillo fácil

El jueves por la madrugada, Valentino Blas Correas (17) recibió un disparo policial que ingresó por la luneta del auto en el que iba junto a cuatro amigos, y que había evadido un control policial. El conductor llevó a su amigo herido hasta la Clínica Aconcagua, pero un empleado les dijo que debían ir al Hospital de Urgencia, aunque fueron detenidos por la Policía antes de llegar. Blas murió en el auto. 

El crimen de Blas provocó una purga en altos mandos de la Policía de Córdoba: hay dos policías –Lucas Gómez y Javier Alarcón- imputados de homicidio calificado por el uso de arma de fuego, y llueven los cuestionamientos a la formación de los uniformados. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *