Etanol: el sector acusa pérdidas millonarias y hay plantas que pararían desde noviembre

Por medio de dos resoluciones publicadas el último miércoles, la Secretaría de Energía de la Nación “descongeló” el precio de los biocombustibles, tras 10 meses sin retoques en los valores que las petroleras deben pagarles a las fábricas para “cortar” un porcentaje del gasoil y de las naftas.Tanto para el biodiésel como para el bioetanol,…

etanol:-el-sector-acusa-perdidas-millonarias-y-hay-plantas-que-pararian-desde-noviembre

Por medio de dos resoluciones publicadas el último miércoles, la Secretaría de Energía de la Nación “descongeló” el precio de los biocombustibles, tras 10 meses sin retoques en los valores que las petroleras deben pagarles a las fábricas para “cortar” un porcentaje del gasoil y de las naftas.

Tanto para el biodiésel como para el bioetanol, la suba establecida fue del 10 por ciento. Así, el precio del etanol quedó fijado en 32,789 pesos por litro.

Se trata de un dato muy importante para Córdoba, que es la mayor productora de este combustible del país: según datos oficiales analizados por el Ieral-Fundación Mediterránea, entre enero y agosto las tres fábricas que procesan maíz para su elaboración (ACA Bio de Villa María, Promaíz de Alejandro Roca y Bio 4 de Río Cuarto) y las minidestilerías que funcionan en algunos campos aportaron 217,3 millones de litros.

Significa el 75 por ciento del bioetanol producido a base de maíz, y el 59 por ciento del total, si se contempla también el que se elabora con la caña de azúcar como materia prima.

Sin embargo, el aumento del 10 por ciento en el precio lejos está de haber generado alegría en los industriales. “Solo compensa la suba que tuvo el maíz el mes pasado”, graficó el director ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz, Patrick Adam. “Necesitábamos un 20 por ciento y apenas para poder empatarle a los costos”, coincidió Manuel Ron, presidente de Bio 4.

Precisamente, la escalada que viene mostrando el precio del cereal es el principal factor que pone en jaque a esta industria.

El cálculo que hacen en la Cámara es que están perdiendo entre tres y cuatro pesos por litro: si se multiplica por los 24 millones de litros que las empresas produjeron en agosto pasado, significa una pérdida global de 85 millones de pesos en sólo un mes.

Hasta julio pasado, los 29,808 pesos que cobraban las industrias estaba por debajo de la línea de flotación del negocio, pero a un nivel soportable para las compañías. La situación se agravó hasta llevarla a límites insostenibles a partir de julio, cuando comenzó a dispararse la cotización del maíz. Con la fórmula automática que regía hasta 2019, el precio debería ubicarse entre 38 pesos y 40 pesos. 

“Y estamos hablando de un rojo que ya es financiero, no sólo económico. Contempla los costos erogables; si incluimos también amortizaciones o interés de capital de trabajo, es mucho peor. Es una pérdida monstruosa, nos descapitalizamos mes a mes”, lamentó Ron. 

De no cambiar este panorama, el titular de Bio 4 advirtió que el próximo mes deberán parar la producción la planta riocuartense.  “Entregaremos lo de octubre, pero ya a partir de noviembre no podemos seguir moliendo maíz”, remarcó.

Adam lo confirmó: “Las empresas están evaluando más que seriamente suspender personal y parar las fábricas”.

Vale recordar que no es la primera vez que sucede: a principios de año, cuando comenzó el congelamiento de precios, algunas plantas dejaron de entregar durante varias semanas. En total, el sector emplea a más de 2.000 personas.

La que quedaría al margen de estos cierres sería ACA Bio, que en septiembre tuvo su parada técnica anual de 25 días y luego, apenas retomó la producción, el 2 de octubre sufrió un incendio en sus instalaciones por el cual la secretaría de Energía inhabilitó la planta y aún no les permitió retomar las tareas. “Apenas se pueda, tenemos que volver a producir para cumplir entregas”, señaló Víctor Accastello, gerente del Departamento de insumos Agropecuarios de la Asociacion de Cooperativas Argentinas (ACA), propietaria de la planta.

Factor económico

La coyuntura crítica que atraviesa el bioetanol se vio reflejada en dos informes que se dieron a conocer en las últimas horas: uno elaborado por el Departamento de Economía de la Bolsa de Cereales de Córdoba y otro realizado por la investigadora Valentina Rossetti, del Ieral-Fundación Mediterránea. 

Para la entidad bursátil, un factor prioritario a tener en cuenta es que esta industria cumple la premisa siempre declamada de agregar valor, generando empleo y desarrollo local.

“En 2013 la producción de etanol en base a maíz alcanzó las 133 mil toneladas, y en los años posteriores se observó un crecimiento anual promedio del 28 por ciento, llegando a 438 mil toneladas en 2019. La suma del etanol producido en todo este período equivaldría a transformar y agregar valor a ocho millones de toneladas de maíz, de las que un 72 por ciento provendría de Córdoba”, señala el reporte.

Y agrega: “En 2013 se agregaba un promedio de 235 dólares de valor a cada tonelada de maíz que se transformaba en etanol, mientras que en lo que va de 2020 este guarismo decayó a un promedio de 50 dólares por tonelada”.

En la coyuntura actual, el problema es que mientras el precio del etanol aumentó 10 por ciento en 10 meses, su principal insumo, el maíz, subió 61 por ciento en el mismo período. 

Si el cálculo se hace con respecto a un año atrás, Rosseti afirma que el etanol se incrementó 20 por ciento, contra un 72 por ciento del maíz. Y una mirada de más largo plazo profundiza aún más la brecha: desde enero de 2012, el alza del etanol fue del 728 por ciento, menos de la mitad del 1.754 por ciento que se encareció el maíz.

El cereal representa más del 50 por ciento de los costos y la otra parte son, salvo la mano de obra, insumos en su gran mayoría dolarizados (gas licuado de petróleo, elementos de fermentación y mantenimiento de la planta). De la mano de una devaluación del 29 por ciento desde diciembre, estos costos también superaron al incremento del etanol.

También con una mirada de más largo plazo, la Bolsa de Cereales muestra que el precio del etanol en dólares exhibe una caída continuada desde inicios de 2017, cuando se ubicada en promedio en 85 centavos de dólar por litro, hasta los 42 centavos actuales, medidos en tipo de cambio oficial; y 21 centavos, en la cotización “blue”.

De esta manera, el precio que reciben los productores de bioetanol de Argentina es muy inferior a los 50 centavos que percibe un brasileño o a los 38 que cobra un estadounidense.

Factor político

En este contexto, las críticas de los industriales apuntan de manera directa a la secretaría de Energía que, consideran, está dominada por el lobby del sector petrolero que no quiere pagar más por los biocombustibles que debe usar para “cortar” el gasoil y las naftas.

“Mientras las petroleras con el etanol ganan ocho pesos por cada litro que venden, nosotros estamos perdiendo cuatro. Hay una destrucción silenciosa de la industria de los biocombustibles, en una secretaría de Energía que está cooptada por YPF”, denunció Accastello.

“Hay una manifiesta intención de perjudicar a los biocombustibles”, coincidió Ron.

Y Adam remató: “Están haciendo una transferencia de recursos de las energías renovables a YPF, para sostenerla financieramente. Nos están viendo morir y parece no importarles nada, sólo importa financiar el fracaso de YPF”. 

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *