El enojo de Inés Estévez al no conseguir pañales para su hija: “Así de lejos está el mundo de incluír”

“Hoy, por ejemplo, quise comprar pañales para mi hija de 10, no existen en las farmacias, hay para niñes “normales” o para adultos. Así de lejos está el mundo de lograr incluír. Si no se bancan la é, está complejo lo que sigue acá debajo. Pasen, lean, tomen conciencia y vayan abriendo sus mentes. Existe…

el-enojo-de-ines-estevez-al-no-conseguir-panales-para-su-hija:-“asi-de-lejos-esta-el-mundo-de-incluir”

“Hoy, por ejemplo, quise comprar pañales para mi hija de 10, no existen en las farmacias, hay para niñes “normales” o para adultos. Así de lejos está el mundo de lograr incluír. Si no se bancan la é, está complejo lo que sigue acá debajo. Pasen, lean, tomen conciencia y vayan abriendo sus mentes. Existe un universo más allá de vuestras narices”, comenzó a escribir Inés Estévez en su cuenta de Instagram, donde luego reflexionó sobre la discapacidad y la diversidad sexual. 

La actriz y cantante reposteó un texto de la cuenta Repensar la discapacidad donde se habla de este tema. “Es sabido que la sociedad tiende a infantilizar a las personas con discapacidad, a verlas como angelitos, como especiales, como seres sin deseo, como personas que no tienen sexo no sólo porque no quieren, sino porque también nadie quiere tenerlo con ellas. Claro, somos los bichos raros, los anormales, somos los sin derechos, lo que hay que eliminar, el descarte. De sólo pensar que las personas con discapacidad son personas deseantes y deseadas y ejercen su sexualidad, a la sociedad le explota la cabeza”, comienza.

“Si a las personas les explota la cabeza por eso, imaginate si caen en la cuenta que la discapacidad también es sexualmente diversa. ¿Qué? Si, la discapacidad es sexualmente diversa. ¿En serio? ¡Si! Entonces bichos raros, anormales y descartables por partida doble, pensarán muchos. Una cosa no tiene nada que ver con la otra, porque las personas con discapacidad son personas ante todo lo demás”, sigue el texto.

“Hay personas con discapacidad que, orgullosamente, libremente o aún desde el silencio forman parte del colectivo LGBTIQ+. Hay tantas identidades y orientaciones como personas hay en el mundo, lo que sucede íntimamente, sexoafectivamente, no debería importarle a absolutamente nadie, solo a quienes estén involucrados en ese vínculo, sea bajo el rótulo que sea. Que siempre prime el respeto y el cuidado entre las partes, eso es lo único que importa. Deseo es deseo, sea de la forma que sea. Porque no necesariamente tiene que mediar el amor. Simplemente vivan y dejen vivir. Por más libertad, por más apertura mental y por más respeto por sobre todas las cosas”,. concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *