Cinthia Fernández se emocionó con el relato de Beto Casella sobre su nieto: “Me hace acordar a mis hijas”

Gabriel es el nombre del nieto de Beto Casella a quien el conductor definió como “un peleador”. El pequeño fue forzado a nacer a los 6 meses de gestación a causa de una enfermedad que puso en peligro la vida de su madre.El Síndrome de Hellp afecta entre el 0,17% y 0,85% de las embarazadas…

cinthia-fernandez-se-emociono-con-el-relato-de-beto-casella-sobre-su-nieto:-“me-hace-acordar-a-mis-hijas”

Gabriel es el nombre del nieto de Beto Casella a quien el conductor definió como “un peleador”. El pequeño fue forzado a nacer a los 6 meses de gestación a causa de una enfermedad que puso en peligro la vida de su madre.

El Síndrome de Hellp afecta entre el 0,17% y 0,85% de las embarazadas y según explicó el conductor “es cuando la placenta empieza a atacar a los órganos de la mamá y hay que suspender el embarazo. Si te agarra de cuatro, seis u ocho meses (de embarazo), hay que salvar la vida de la mamá”.

  • Beto Casella y la conmovedora historia de su nieto: “Pesó nada más que 500 gramos”

En charla con Los ángeles de la mañana, Casella dijo con sinceridad: “Uno está esperando un embarazo plácido, divino. Y te dicen ‘tuvimos que hacerlo nacer, veremos si sobrevive’”.

El conductor de Bendita reveló que como él es muy creyente le pidió a Dios que lo ayude y lo dejó en sus manos. 

Gabriel nació con 500 gramos y estuvo varios meses internado en la terapia hasta que el viernes fue dado de alta con 2.500 gramos. 

Casella rescató la labor de los médicos y enfermeros que en este contexto de pandemia ayudaron y apoyaron a su familia en este duro trance. Mientras relataba su historia, la panelista Cinthia Fernández se emocionó cuando recordó que con sus hijas mellizas ella vivió algo parecido.

“Ya te vi mientras hablaba Beto que estabas por llorar, que te emocionaste. Debe ser durísimo”, le dijo Ángel de Brito a la morocha y ella entre lágrimas contó que sus hijas eran tan pequeñas que las bañaban “en un tuper”.

Y agregó: “Pufff, es durísimo, por eso me emocioné (…) una terapia de chicos es tremenda. Ves morir bebés, los ves salir, los ves luchar, los ves enchufados. Y son tan chiquititos. Están totalmente enchufados, y cuando tienen ese peso para los padres es desesperante“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *