Rally de precios y corrección, ¿hay una burbuja en las acciones tecnológicas?

El año pasado, la suba de las acciones de Mercado Libre fueron noticia: de un valor cercano a 800 dólares a principios de 2020, la cotización cayó casi la mitad al inicio de la pandemia. Pero a partir de allí comenzó un rally alcista que las llevó a rozar los dos mil dólares a fin…

rally-de-precios-y-correccion,-¿hay-una-burbuja-en-las-acciones-tecnologicas?

El año pasado, la suba de las acciones de Mercado Libre fueron noticia: de un valor cercano a 800 dólares a principios de 2020, la cotización cayó casi la mitad al inicio de la pandemia. Pero a partir de allí comenzó un rally alcista que las llevó a rozar los dos mil dólares a fin de enero, con un valor de mercado para la empresa superior a 100 mil millones de dólares.

Pero ese máximo pronto se desinfló y hoy la acción ronda los 1.500 dólares con una capitalización algo superior a 70 mil millones de dólares.

El caso del unicornio argentino es emblemático y refleja, en mayor o menor medida, el comportamiento de muchas acciones tecnológicas.

El índice Nasdaq 100, donde cotizan firmas de este sector en el mercado estadounidense pasó de 10 mil punto en enero de 2020 a un pico de 13800 en febrero de 2021, y hoy ronda los 12.800 puntos. Esto triplica valores de tres años atrás.

¿Se forma otra  burbuja?

Con semejante raid, lo que se preguntan los inversores es si este mercado está en medio de una “burbuja”. Con el recuerdo de la debacle de las “punto com” a inicios del siglo 21 en la cabeza de muchos, la incógnita es si ahora puede darse algo similar.

“Creo que lo que sucedió en estos dos meses es una corrección. Las valuaciones estaban muy altas y los inversores y los fondos buscan otros sectores más atrasados. Pero no cambió lo que hay por detrás: Mercado Libre tuvo el mejor balance de su historia y está en un sector que está creciendo mucho. Lo mismo pasa con otras tecnológicas. Los inversores de largo plazo ven estas bajas como una oportunidad de compra”, considera Georgina Prataviera, de Closing Bell Advisors.

Y recuerda que en “la burbuja ‘punto com’ había muchas compañías que no tenían nada atrás. Cuando se cae todo, se vende lo bueno y lo malo, pero lo que sirve sobrevive. En ese momento, Amazon tuvo una gran caída, pero luego se multiplicó varias veces”.

Sin embargo, el asesor financiero Rubén Ullúa llama la atención sobre una dinámica de este 2021 que puede generar riesgos. “Gran parte del rally del mercado con las tecnológicas tiene que ver con los cambios culturales por los consumos tecnológicos que generó la pandemia. Eso generó el primer alza de precios con fondos invirtiendo en Amazon, Zoom, Meli, Netflix y otras. Pero luego, con la inyección de dinero que puso la Reserva Federal en el mercado se generó una liquidez enorme y ahí se vio un ‘efecto dominó’ a otras acciones rezagadas sin ninguna selección”, observó.

El especialista en análisis técnico no cree “que estemos aún en el punto de euforia de 1999”, pero señala que “este exceso de liquidez hace que los inversores se confíen, busquen un rendimiento muy grande y tomen un alto riesgo. Como los papeles más sólidos están en valores altos, buscan empresas que no tienen esos desempeños, o incluso son solo proyectos”.

Saúl Musicante, asesor financiero de S&C Inversiones, advierte que hay dos tipos de acciones tecnológicas: “Las grandes como Microsoft, Google, Apple, Amazon, Mercado Libre, Globant, que tienen un negocio, cash Flow (flujo de fondos), un balance sólido y no dependen del futuro para subir. Pero también hay otras que son difíciles de evaluar, que están en sectores que se pusieron de moda, como innovación, 5 G, seguridad informática, baterías de litio, autos eléctricos, energías renovables. Y lo que se estaba pagando hasta mediados de febrero, 20 o 30 veces el valor sobre sus ventas, es una percepción”.

“Hay que tener cuidado qué se compra. Hay muchas empresas nuevas, en las cuales el negocio es muy disruptivo, pero no se sabe cómo van a generar rentabilidad”, coincide Prataviera.

“La acción coordinada de los gobiernos más los bancos centrales, con una política fiscal expansiva en los países desarrollados convirtió a algunos sectores en una burbuja. Pero no es generalizado, hay muchos papeles que tienen fundamentos sólidos”, agrega Musicante.

Para el especialista, “el mercado tiene drivers (motores) para seguir subiendo: estímulos fiscales enormes (1,9 billones de dólares directo a la gente en Estados Unidos), políticas monetarias laxas y la vacunación”. El riesgo es “una suba de la inflación que haga aumentar la tasa de interés y que enfríe la economía e impacte negativamente en la valuación de las empresas”, aunque por ahora se ve lejano.  

Cómo invertir desde Argentina

El mercado de capitales argentino no tiene ninguna acción tecnológica, pero los inversores locales pueden invertir en compañías del sector (tanto las argentinas Mercado Libre o Globant, como las estadounidenses o las chinas, Alibaba o  Bidus) a través de los Certificados de Depósitos (Cedear).

Estos son papeles que representan acciones del exterior y que se negocian desde Argentina en pesos (también se pueden transar en dólares, pero tienen mucha menos liquidez) al tipo de cambio del contado con liquidación (CCL).

Los Cedear ganaron importancia en los últimos años como opción para dolarizarse, pero los especialistas advierten que “uno no está comprando dólares sino un activo en moneda dura que puede subir o bajar”. En la actualidad, más del 65 por ciento de los papeles negociados en argentina son Cedear.

Desde los mercados se realizaron varios cambios que redujeron el monto mínimo para invertir y, además, incorporaron empresas muy interesantes. Hoy se pueden comprar papeles por unos dos mil pesos y esto permite acceder a los minoristas y diversificar entre más de 200 alternativas. Además de las tradicionales,ya citadas, ahora se sumaron otras como Zoom, Spotify, Shopify o Etsy (e-commerce) y Square (pagos digitales).

En cualquier caso, la recomendación de los asesores es siempre ver qué hay detrás, qué hace la empresa, cómo gana dinero y cómo será su negocio. “También es importante ver si el papel tiene buena liquidez, para poder salir más fácil si hiciera falta”, dice Ullúa.

Otra opción que reduce mucho el riesgo es comprar fondos que siguen índices (ETF) como QQQ que replica el Nasdaq.

Estos ETF no se pueden comprar desde Argentina, sino que hay que transformar los pesos a dólares y negociar desde Estados Unidos, a través de un agente de Bolsa.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.