Coronavirus: sin definiciones sobre las nuevas restricciones, el Gobierno sumó otro desajuste público con Felipe Solá

El Gobierno continúa dilatando la implementación de las nuevas restricciones ante la llegada de la segunda ola de coronavirus y sumó otro desajuste de comunicación, lo que le valió una nueva desmentida oficial al ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, Felipe Solá.En la Casa Rosada trabajaron hoy en los detalles de la decisión administrativa…

coronavirus:-sin-definiciones-sobre-las-nuevas-restricciones,-el-gobierno-sumo-otro-desajuste-publico-con-felipe-sola

El Gobierno continúa dilatando la implementación de las nuevas restricciones ante la llegada de la segunda ola de coronavirus y sumó otro desajuste de comunicación, lo que le valió una nueva desmentida oficial al ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, Felipe Solá.

En la Casa Rosada trabajaron hoy en los detalles de la decisión administrativa –no será un Decreto de Necesidad y Urgencia– que se podría conocer en las próximas horas. Hasta el momento, según dejaron trascender fuentes oficiales, las nuevas restricciones estarán focalizadas en una sensible reducción de los vuelos comerciales con el foco puesto especialmente en Brasil.

Otra de las medidas que ya fue confirmada es que se cobrará a los viajeros el test PCR al ingresar al país. En medio del crecimiento de contagios y la dispersión de nuevas cepas en diferentes países, el Gobierno busca desalentar las salidas al exterior.

Mientras la Jefatura de Gabinete avanza con estos detalles, el Canciller volvió a equivocarse en una declaración pública, lo que le valió el reto de algunos allegados al presidente Alberto Fernández y la desautorización pública.

“Si llegan con Covid [los pasajeros] van a tener que ser recluidos por el Estado, en hoteles o donde sea, y van a tener que pagar ellos”, dijo Solá en diálogo con radio El Destape. “¿Tienen derecho a salir? Sí, pero nosotros tenemos derecho a decirles que van a tener más requisitos y que van a tener muchos menos vuelos. Desaconsejamos que las personas salgan del país. Porque el problema no va a ser salir, el problema va a ser volver”, agregó el funcionario.

Sin embargo, horas más tarde, desde la Casa Rosada aclararon que todavía es una medida que está bajo análisis y que no hay una definición sobre el tema.

No se trata del primer traspié público de Solá: en diciembre el Canciller quedó envuelto en un escándalo dentro del Gobierno por haber inventado detalles de la conversación que el Presidente mantuvo con el entonces presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden. Pese al escándalo, el ministro resistió en su cargo.

Hoy, además, Solá ratificó que “está prohibido el ingreso de extranjeros” a no ser que muestren razones para estar en el país, advirtió que “las fronteras están cerradas” y destacó que los argentinos sí pueden entrar, pero deben traer PCR hechos en “laboratorios autorizados para que no ocurra de nuevo lo de los hisopados truchos” que llegaron de Cancún, en un vuelo que traía de regreso a estudiantes en viaje de egresados.

Felipe Sola Rodrigo Néspolo

Algo similar ocurrió con la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, quien anticipó que podrían dictarse controles en la circulación de personas, con el establecimiento de franjas horarias, en caso de que en una zona delimitada se reportara un aumento alarmante de los infectados. Pero nuevamente la información fue puesta en duda desde Balcarce 50.

Otro de los puntos en análisis es la posibilidad de reforzar los controles fronterizos con los países limítrofes, en especial con Brasil, donde puso en alerta a la región la propagación de la mutación de coronavirus de Manaos. Ante la inminencia de la segunda ola, el Gobierno apunta a poner un freno a la circulación de las nuevas cepas, como la brasileña, sin afectar a las actividades económicas.

Según datos oficiales de la Dirección Nacional de Migraciones, hay alrededor de 25.000 argentinos en el exterior. En medio de un escenario creciente de contagios, las dilaciones en la determinación de extremar los requisitos de ingreso al país generan malestar en algunas áreas de gobierno.

En las últimas 24 horas fallecieron 146 personas y 8238 fueron reportadas con coronavirus. Y de acuerdo al Monitor Público de Vacunación, el total de inoculados asciende a 3.446.433, mientras que las vacunas distribuidas a las jurisdicciones llegan a 4.197.945.

LA NACION

Más información