Mercosur: el cruce entre Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou anticipa una dura negociación por el futuro del bloque

Se trató de una respuesta espontánea, visceral. En medio de una cumbre atravesada por la tensión y las diferencias, el presidente Alberto Fernández reaccionó ante lo que consideró un exceso de su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, dicen en el Gobierno. Pero esto no implica un quiebre para el Mercosur, solo que la negociación continúa…

mercosur:-el-cruce-entre-alberto-fernandez-y-luis-lacalle-pou-anticipa-una-dura-negociacion-por-el-futuro-del-bloque

Se trató de una respuesta espontánea, visceral. En medio de una cumbre atravesada por la tensión y las diferencias, el presidente Alberto Fernández reaccionó ante lo que consideró un exceso de su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, dicen en el Gobierno. Pero esto no implica un quiebre para el Mercosur, solo que la negociación continúa sin vencedores ni vencidos.

“Alberto se calentó, pero esto no implica una ruptura ni nada por el estilo. Simplemente se mostraron los dientes”, describieron cerca del jefe del Estado.

Sin avances en la discusión sobre el Arancel Externo Común y la posibilidad de que los países miembros del bloque regional puedan avanzar con acuerdos comerciales, ahora todo quedó condicionado para el 22 de abril, fecha en la que se reunirán en Buenos Aires los Cancilleres y los equipos técnicos.

Alberto Fernández participó hoy de una reunión de presidentes del Mercosur, en el 30° aniversario del bloque regionalESTEBAN COLLAZO – Presidencia

“Ese es el partido”, reforzaron fuentes oficiales. Desde el gobierno nacional buscaron bajarle el dramatismo al enfrentamiento. “Nadie se quiere ir del Mercosur. No le sirve a Uruguay ni a nosotros”, explicaron desde Balcarce 50.

Lacalle Pou comenzó su discurso con una postura dura. Habló de “exigencias” para el progreso, pidió “profundizar la zona de libre comercio” y rever el Arancel Externo Común. “No estamos conformes”, continuó filoso el mandatario.

Ya sin Jair Bolsonaro en la videoconferencia –según explicaron desde la Casa Rosada el brasileño había anticipado que debía abandonar la cumbre por problemas de agenda–, el presidente de Uruguay dio un paso más. Un paso en falso, según la mirada del gobierno argentino. “Obviamente que el Mercosur pesa, obviamente que su producción pesa en el concierto internacional, lo que no debe y no puede ser es que sea un lastre”, sentenció.

Tenso cruce entre Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou en la reunión por los 30 años del Mercosur

Fue un dardo para Alberto Fernández. Durante los 20 minutos siguientes el presidente argentino se dedicó a escuchar al resto de los mandatarios. Solo cuando llegó el cierre, se quitó el barbijo. Ahí, ya sin la sonrisa con la que había iniciado sus palabras, le respondió a Lacalle Pou, con quien pese al intercambio mantiene una “buena relación”.

“No queremos ser un lastre para nadie. Si somos un lastre, tomen otro barco. Pero lastre no somos de nadie”, respondió el Presidente con gesto adusto y a un solo destinatario.

Si bien el cruce generó incomodidad, esta no se trasladó al resto. Según confiaron fuentes oficiales, tras la cumbre, el canciller Felipe Solá invitó a almorzar a los embajadores José de Almeida Salgado (Brasil), Carlos Enciso (Uruguay), Ramiro Tapia (Bolivia), Nicolás Monckeberg Díaz (Chile) y al encargado de negocios de Paraguay, Juan Antonio Aranda Cuevas, al Palacio San Martín. Era una reunión que estaba en agenda desde antes del desencuentro presidencial. “Fue un encuentro amable”, resumieron cerca del ministro de Relaciones Exteriores.

El canciller Felipe Solá recibirá sus pares del Mercosur el 22 de abrilCaptura

Fue el experimentado canciller argentino el que de alguna manera explicó el estado de situación en el que se encuentra el bloque regional y lo que se vendrá el 22 de abril. “Si uno tiene que negociar, tiene que poner algo sobre la mesa. Si antes de hacerlo ya bajó lo que tenía, por ejemplo, el Arancel Externo Común, ya no tenés nada para negociar”.

“Algunos países como Uruguay -dijo Solá- tienen la idea de lograr acuerdos por fuera del Mercosur. Es una idea presente en el bloque, de la misma manera que Brasil ve el Arancel Externo Común como una muralla, mientras que para nosotros es una barrera que nos protege de los países que tienen subsidios escondidos a las exportaciones.”

Finalmente, el canciller explicó la posición argentina: “Nosotros no queremos ser un freno para sentarse a negociar los acuerdos. Pensamos que el Arancel Externo Común debe ser bajado, si es que ese es un planteo que nos conviene a todos”.

Más información