En Netflix, Vidas de papel, con el actor de Içerde como cartonero

Más que un drama, es un dramón. Vidas de papel -un título como los que Telefe suele ponerle a sus telenovelas turcas, y no solo a la hora de la siesta sino hasta en horario del prime time- es la película turca que Netflix acaba de estrenar en su plataforma.Hay situaciones de dolor, droga, alcoholismo,…

en-netflix,-vidas-de-papel,-con-el-actor-de-icerde-como-cartonero

Más que un drama, es un dramón.

Vidas de papel -un título como los que Telefe suele ponerle a sus telenovelas turcas, y no solo a la hora de la siesta sino hasta en horario del prime time- es la película turca que Netflix acaba de estrenar en su plataforma.

Hay situaciones de dolor, droga, alcoholismo, peleas a botella rota en mano y también ternura en la relación entre los protagonistas, un adulto pobre y un pequeño no menos necesitado de cariño.

Y recuerda a Milagro en la celda 7, porque vuelve a poner en el centro la relación de un hombre enfermo -en el filme estrenado en Netflix el año pasado, el papá de la también niña protagonista tenía una deficiencia mental- con un chico.


Çagatay Ulusoy, o Mehmet, junto a Ali, nadando felices en Estambul. FOTO: NETFLIX

Y por el giro en la trama, que a la gente sensible que ama este tipo de melodrama le hará buscar un pañuelito.

Aquí el enfermo es Mehmet (Çağatay Ulusoy, Sarp, el hermano policía en la novela Içerde, que Telefe estrenó tres días antes de que Vidas de papel subiera a Netflix). El mismo un cartonero, regentea un centro de acopio de cartón, papel y otros desechos, que le llevan distintos niños y jóvenes.

Y no va que un día en uno de los bolsones encuentra a un niño (Emir Ali Dogrul).


La película fue rodada en escenarios naturales de Estambul, como la mayoría de las telenovelas turcas. FOTO: NETFLIX

Es Alí, pero no es el príncipe Ali, como se hacía llamar falsamente Aladdin en el filme animado de Disney. La mamá fue quien lo puso allí.

Ali tiene muestras de maltrato, moretones y golpes. Golpeado por su padrastro, dice que necesita dinero “para salvar a mamá de mi padrastro, y que venga a vivir conmigo”. Y el hombre querrá reunirlo con su mamá.

Un adulto enfermo, y con heridas

Mehmet, decíamos, está enfermo, y es casi un enfermo terminal, porque necesita un riñón. Y tiene tanta mala suerte que, cuando sufre un repentino ataque, ni el taxi que lo lleva lo deja en la puerta del hospital bajo la intensa lluvia, y tiene que llegar, arrastrado, acompañado de su hermano de la vida Gonzi (Ersin Arici).

Y Gonzi, una mezcla de Ginobili y Jonás Gutiérrez, le tiene una paciencia… “No puedes cuidarte ni a ti mismo”, le recuerda, cómo va a cuidar al niño.


Çagatay Ulusoy, protagonista de “İçerde”, la novela de Telefe. FOTO: NETFLIX

Mehmet, que es más bueno que Lassie, trata a los cartoneros como un padre. El fue como ellos, un chico de la calle. Así que les ofrece pasteles, los cuida. A los niños que le mendigan “unas liras”, les da, pero les pide que no se compren pegamento.

Y cuando le agradecen, les sermonea: “No jures por Dios. Ya los castigó bastante”.

Pero Mehmet no la pasa bien. Y ya sabemos que cuando nos sentimos mal, lo primero que hacemos es agarrar una foto (?).


El adulto y el niño tienen un pasado doloroso en común. FOTO: NETFLIX

Y esa foto, que no se muestra, es clave en la historia.

Estén atentos.

Mehmet tiene heridas que evidentemente no cicatrizaron, y poco a poco vemos cómo las historias de vida de Mehmet y de Ali están íntimamente entrelazadas.


Mehmet tiene que conseguir un trasplante de riñón. FOTO: NETFLIX

Algo raro pasa, porque cuando Mehmet va a comprarle ropa a Ali, reconoce en el rostro de otra potencial clienta a la madre de una criatura que ingresó de urgencia aquella noche en el hospital.

Y después, es la misma actriz es la doctora que lo atiende en otra visita médica.

Y sí. Es raro.


Gonzi y Mehmet, cartoneros y amigos de la vida. FOTO: NETFLIX

No es lo único en Vidas de papel, una producción sin lujos, rodada en las mismísimas calles de Estambul, pero en las zonas menos pudientes, que están allí, a la vuelta de donde se ostenta otra vida.

¿Vieron que, cuando uno está por poner una película en Netflix, lo primero que figura es cuánto dura, y la calificación? Para mayores de 16 años parece mucho, hasta que llega una escena que, para quienes son impresionables, sí, es impresionante.

Con todo, Vidas de papel nunca deja de ser un filme rutinario, bastante simple y con agujeros en el guion.

“Vidas de papel”

Regular

Drama. Turquía, 2021. Título original: “Kagittan Hayatlar”. 97’, SAM 16. De: Can Ulkay. Con: Çağatay Ulusoy, Emir Ali Dogrul, Ersin Arici. Disponible en: Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA