La muerte de Mauro Viale: un adiós abrupto a un histórico de la televisión argentina

La noticia tuvo tanto impacto por lo inesperada como por la envergadura de su protagonista. En la noche de este domingo 11 de abril, Mauro Viale murió, apenas un día después de que se conociera que había dado positivo de Covid. Viale había sido inoculado el jueves con la primera dosis de la vacuna.Mauro Viale…

la-muerte-de-mauro-viale:-un-adios-abrupto-a-un-historico-de-la-television-argentina

La noticia tuvo tanto impacto por lo inesperada como por la envergadura de su protagonista. En la noche de este domingo 11 de abril, Mauro Viale murió, apenas un día después de que se conociera que había dado positivo de Covid. Viale había sido inoculado el jueves con la primera dosis de la vacuna.

Mauro Viale tenía 73 años y más de 50 de trayectoria en los medios argentinos, definidos por un estilo propio que dejó su marca en innumerables programas de TV, en el mundo del periodismo deportivo y hasta en los memes.

Mauricio Goldfarb (nombre real del periodista) había nacido en Buenos Aires, el 28 de agosto de 1947 y aunque trabajó en varios medios, fue reconocido por su carrera en televisión.

“El mejor gol de todos los tiempos”

Comenzó trabajando en periodismo deportivo. En la década de 1970, se destacó como reportero y comentarista para los partidos de Primera División para Canal 7, y le puso su voz a los encuentros de la selección argentina en los mundiales de 1978, 1982 y 1986.

La agencia Télam recuerda que su relato más destacado fue el del 22 de junio de 1986, el día que la selección argentina, dirigida por Bilardo, enfrentó a Inglaterra por los cuartos de final del mundial. Él fue quien relató a los argentinos el “mejor gol de todos los tiempos”.

“Notable Maradona, se va, se va, se va, le pega. ¡Golazo de Maradona! ¡El mejor del mundo! ¡Maradona dos, Inglaterra cero, qué golazo, Maradona!”, fueron las palabras de Viale, antes de darle paso a su comentarista Oscar Gañete Blasco.

Los ’90 de Mauro

En la década de 1990, incursionó en el periodismo general. Entre 1991 y 1996 condujo el programa La mañana, que fueron seguidos por otros como Anochecer con Mauro Viale y La tarde con Mauro Viale.

En adelante, Viale marcó un rumbo para su estilo de conducción que priorizó casos policiales o escandalosos, retratados con marcas señaladas como sensacionalistas y que tuvieron picos de popularidad en la TV argentina como talk shows en lo que las rencillas de los invitados y las discusiones al aire eran un recurso recurrente (con temas como la causa de narcotráfico que involucró a Guillermo Coppola). 

Con perfil provocador, con ambición de despertar controversia y más atento a las repercusiones que a las correciones, Viale captó el timing y la lógica de la televisión influenciada por el reality que brillaba en los ’90.

Entre sus momentos de popularidad, hubo entrevistas que quedarán en el recuerdo por su falta de tacto y su violencia simbólica (como aquella a Flor de la V) y otras por su violencia explícita, como la histórica pelea con Alberto Samid que terminó al aire a los golpes, hoy eternizada en memes y hasta en tatuajes.

En los últimos años, apostando a su estilo de los ’90, Viale hizo entrevistas que despertaron polémicas varias a Rodrigo Eguillor, el hijo de la fiscal acusado de abuso sexual, y a Juan Darthés, semanas después de que se hiciera pública la denuncia de Thelma Fardín en contra del actor por violación.

A la vez, Viale era representante de toda una generación de conductores, atentos a los temas de interés general y a la manera de levantar ratings en una televisión que hoy ya no existen. 

Hasta pocos días antes de su internación, Mauro Viale seguía al aire como conductor de los canales América y A 24. 

Más información