Lo juzgan por matar a golpes a un chico para robarle la bici

El caso de Franco Aráoz, quien tenía 13 años cuando fue asesinado en 2019 presuntamente a manos de un “amigo” de por entonces 16 años, se encamina hacia la verdad. El pasado jueves, y luego de haber sido postergado, comenzó finalmente el juicio en los Tribunales de la ciudad de Río Segundo. El principal acusado…

lo-juzgan-por-matar-a-golpes-a-un-chico-para-robarle-la-bici

El caso de Franco Aráoz, quien tenía 13 años cuando fue asesinado en 2019 presuntamente a manos de un “amigo” de por entonces 16 años, se encamina hacia la verdad. El pasado jueves, y luego de haber sido postergado, comenzó finalmente el juicio en los Tribunales de la ciudad de Río Segundo. El principal acusado está imputado por homicidio calificado por alevosía y por robo.

Hasta esa sede se llegaron muchos familiares y amigos de la víctima para exigir justicia por el adolescente.

Alejandra, abuela de Franco, pidió que al acusado, L. G., sea condenado con la máxima pena. Dijo que están preocupados porque, según habría trascendido, le “darían una pena de 10 años”, por haber sido menor de edad al momento de haber cometido supuestamente el crimen.

“Sería una gran injusticia. El asesinato de mi nieto estuvo premeditado. El acusado lo fue a buscar a su casa y en la mochila llevaba la maza con la que después lo mató”, contó la mujer.

Para la abogada de la familia Aráoz, Rebeca Nora Lever, el acusado debe recibir una condena a perpetua.

“Ese muchacho mató a Franco de la peor manera. Desde atrás y por sorpresa. Lo atacó con una maza y luego le aplicó puñaladas”, dijo la letrada, quien aseguró que el imputado “ya confesó el crimen” ante la Policía y ante la fiscal Patricia Baulies, quien investigó el caso.

El inicio del juicio, previsto en un principio para febrero último, se había demorado por el apartamiento de la jueza Juvenil de Río Segundo, que instruyó el caso, María Ligia Tulián. Tras esto, la Justicia nombró a Nora Giraudo como la nueva jueza para la causa.

Según se explicó, Tulián debió apartarse porque quien instruye el caso no puede juzgar al principal acusado, dado que supuestamente ya fijó posición. También se apartó un juez de Alta Gracia.

Durante la primera audiencia, el principal acusado se abstuvo de declarar, contó la abogada.

En cambio, el otro acusado (señalado como quien hizo desaparecer la bicicleta de Franco) señaló que no conocía a Aráoz, según comentó Lever.

Para la letrada, se trata de una “mentira” ya que, según señaló, está probado que ocultó el rodado y quemó la ropa ensangrentada de Aráoz.

Para la próxima audiencia, prevista para esta semana, se espera la declaración del principal sospechoso.

Según la defensa, el juicio no tardaría en resolverse.

La preocupación, sostuvo la abogada, es que en vez de dictarle la pena máxima, el acusado reciba una condena de 10 años. Esto, según explicó Lever, porque se argumenta que L.G. era menor al momento del crimen. “De ser así, iremos hasta las últimas consecuencias para revertirlo”, adelantó la letrada.

Víctima. Franco Aráoz tenía 13 años. (La Voz / Archivo)

Alevosía

El terrible drama, ocurrido el 20 de enero de 2019, causó conmoción y movilizó a gran parte de la sociedad de Río Segundo, por un lado, por las edades de los protagonistas y, por otro, las características del hecho.

Franco, el mayor de tres hermanos, fue asesinado a mazazos en la cabeza y recibió además puntazos. Según la causa, fue asesinado por su amigo para robarle una bicicleta, en un campo de la localidad de Toledo.

El acusado habría ido a buscar a Franco a su casa en Río Segundo, supuestamente para andar en esa bicicleta. Tras ir juntos a un campo en Toledo, lo habría matado a golpes.

Alertados porque Franco no volvía a casa, sus familiares fueron a la comisaría local a radicar la denuncia.

Al día siguiente, la Policía logró ubicar a L.G. quien, tras ser entrevistado por largo rato, llevó a los investigadores finalmente al lugar del hecho, se indicó oportunamente.

En un monte, a la vera de la ruta 9, fue hallado el cuerpo del chico.

El acusado por el asesinato de Franco ya tiene 18 años. Contaba con 16 al momento del homicidio. Permanece alojado en el Complejo Esperanza, establecimiento que depende de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf).

Por haber sido menor al momento del asesinato, su destino debe ser resuelto por un Juzgado Juvenil que decida qué tratamiento definitivo debe recibir.

No está claro hasta cuándo quedará en el Complejo Esperanza y, si se llega a dictarse su culpabilidad, tampoco está precisado dónde quedará alojado y por cuánto tiempo.

En la causa hay otro joven imputado, que también era menor de edad cuando sucedió todo. Está acusado por encubrimiento calificado. Se le reprocha haber hecho desaparecer la bicicleta robada a Franco.

Un brutal drama con protagonistas jóvenes

Cómo fue. Según la causa, aquel 20 de enero de 2019, L.G. (de 16 años por entonces) fue a buscar a su amigo Franco Aráoz a su casa, en Río Segundo. Acto seguido, y bajo engaño, lo habría llevado a un campo en Toledo, donde lo habría atacado desde atrás con una maza. Franco fue muerto a golpes. Su bicicleta, robada.

Acusado. Una jueza juvenil decide ahora la suerte del acusado, quien era menor cuando pasó todo. Está alojado en el Complejo Esperanza.

Víctima. La familia de la Franco Aráoz reclamó el máximo castigo.

*Corresponsalía Río Segundo

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 12/04/2021 en nuestra edición impresa.