Luz Cipriota: la fan de Luis Miguel que cumplió el sueño de trabajar en su serie

Luz Cipriota es una de las incorporaciones argentinas a la segunda temporada de Luis Miguel: la serie, uno de los mayores éxitos de Netflix. Se sumó para interpretar a Lucía Miranda, esposa del manager del cantante, Hugo López. “Yo crecí escuchando a Luis Miguel, porque mi mamá era muy fanática. Entonces me llevaba al colegio…

luz-cipriota:-la-fan-de-luis-miguel-que-cumplio-el-sueno-de-trabajar-en-su-serie

Luz Cipriota es una de las incorporaciones argentinas a la segunda temporada de Luis Miguel: la serie, uno de los mayores éxitos de Netflix. Se sumó para interpretar a Lucía Miranda, esposa del manager del cantante, Hugo López.

Yo crecí escuchando a Luis Miguel, porque mi mamá era muy fanática. Entonces me llevaba al colegio escuchando sus canciones en el auto. En 2003 la llevé a Vélez a verlo, pero cuando arrancó el show yo era la primera prendida fuego arriba de la silla saltando cantando todos los hits”, cuenta vía Zoom.

“Cuando salió la serie no la vi semana a semana, sino que esperé a que estuviera toda junta y la vi en dos días: me encantó. Cuando surgió la posibilidad de hacer un casting para la segunda temporada, no lo dudé ni un minuto”.

Luz Cipriota y César Bordón, como Lucía Miranda y Hugo López, en “Luis Miguel, la serie”. Foto Netflix.

Llegó al papel luego de hacer la audición a distancia, tal como se acostumbra en estos tiempos globalizados y pandémicos: se filmó leyendo una parte del guion y mandó el video.

Radicada en España

Cipriota habla desde Madrid. Pasaporte italiano en mano, viajó hacia allá en 2017, después de grabar El maestro, para Polka, por la que ganó el Martín Fierro como actriz de reparto.

“Estaba todo el boom de las series españolas; recién empezaba el desembarco de Netflix acá. Yo no conocía, y me vine de curiosa con mi bolso a ver qué era esta ciudad, sin trabajo, a tantear el terreno. Soy así, bastante inquieta y curiosa, y dije ‘voy a ir a ver que estaba pasando por ahí’”.

Luz Cipriota como Lucía Miranda en Luis Miguel: la serie.

Enseguida consiguió un papel en la tercera temporada de Las chicas del cable, de Netflix. “Era una de esas series que yo veía y me habían impulsado a irme a España. Con lo cual esta ciudad me recibe súper bien, me quise quedar y fueron surgiendo diferentes cosas aquí que hicieron que hoy en día sea mi casa”.

Quién es Lucía Miranda

Precursora del modelaje en la Argentina, antes del boom de Pancho Dotto, Ricardo Piñeiro y sus chicas en los ‘90, Lucía Miranda fue una de las modelos de alta costura más requeridas del país. También desfilaba en el exterior y se la podía ver en televisión: junto a Juan Carlos Mareco en Cordialmente y en el programa de Roberto Giordano, donde hacía móviles desde distintas partes del mundo.

Así fue como viajó al Mundial de México ‘86 y ahí conoció a López, el empresario y productor musical argentino que promovió la carrera de gente como Valeria Lynch o Roberto Carlos en tierras aztecas. Y que, tal como se ve en la serie, fue un segundo padre para Luis Miguel.

La verdadera Lucía Miranda con Hugo López, en los ’80.

Lucía según Cipriota

“Ella deja todo y se va a acompañar a su marido a México cuando él está en este momento tan particular entre la carrera de Luis Miguel y su salud. Porque Hugo no está bien y ella fue quien lo acompañaba, velaba por su salud y lo cuidaba día a día”.

Preparó el personaje hablando con la Miranda verdadera, que vive en Buenos Aires, y también con César Bordón, el actor que interpreta a López. “Ella es parte de la línea del bien en la historia de Luis Miguel”.

“En la serie, Hugo es una de las pocas personas que de verdad y sinceramente está queriendo lo mejor para él, más allá de que también quiera sacar tajada de su carrera y sus millones”, dice Cipriota.

La verdadera Lucía Miranda en los ’80.

“Lucía juega en esa línea, la que de verdad quiere lo mejor para Luis Miguel. El impedimento que encuentra es que Hugo está dando su salud por el bienestar de Micky. Si bien ella no tiene un vínculo laboral con él, lo siente como parte de la familia, porque en casa Hugo no hace otra cosa que hablar de él. Para ella es un sobrino o un primo”.

Un rodaje en pandemia

El rodaje de la segunda temporada de Luis Miguel: la serie tuvo un obstáculo imprevisto: la pandemia de covid-19: “El 11 de marzo, el día en el que empieza el caos mundial, yo estaba llegando a México a grabar. Como venía de Madrid, donde estaba todo mucho peor que en Latinoamérica, estuve varios días confinada. Y después se decidió parar las grabaciones”.

Luz Cipriota como Lucía Miranda en Luis Miguel: la serie.

“El pedido de la producción fue que no me volviera a Madrid, sino que si podía volviera a Buenos Aires, desde donde me sería más fácil luego volver a México, porque Madrid estaba colapsadísimo. Así que me pasé dos meses en Buenos Aires, que no me vinieron mal porque estuve con mi familia”.

En total, tuvo que viajar tres veces a México para completar su trabajo: “Como todo seguía parado, volví a Madrid y después de unos meses retomamos las grabaciones, con protocolos e hisopados día por medio”.

Con Woody Allen 

Estar en España le permitió a Cipriota sumar a su curriculum de películas (Naturaleza muerta, Socios por accidente 2, Onda su onda), nada menos que Rifkin’s Festival, la última película de Woody Allen, filmada en San Sebastián.

“Mi representante me avisó que estaba la posibilidad de hacer este casting y que lo iban a hacer todas las actrices españolas de mi edad. Como diciéndome ‘no le pongas mucha expectativa, pero es un casting para Woody Allen’”.

Luz Cipriota con Woody Allen.

“Hacer un casting para Woody Allen era algo que no sabía si me iba a pasar alguna vez en mi vida. La modalidad fue también selftape: hacerme el video en mi casa y mandarlo. O sea que no tuve posibilidad de conocer a nadie de la producción, ni a él, en las instancias de casting. Como otras miles de actrices más, mandé mi video”.

“Después de varios meses me enteré de que me habían elegido. Estaba arriba de un avión y me llama mi representante para decirme que quedé, pero la azafata me dice que tenía que cortar porque ya estábamos despegando. Estuve un vuelo entero diciendo ‘¡no se lo pude contar a nadie, pero voy a trabajar en una película de Woody Allen!’”.

Hizo de una periodista que aparece en una escena: “La participación fue muy chiquita, pero fue un sueño. Fue muy divertido: la energía de la gente, lo lindo que es San Sebastián, fue mágico. Lo recuerdo como un día así de esos para contarles a tus nietos”.

Su vida en Madrid

Cipriota habla desde una sala con una enorme biblioteca detrás. Sincera, admite que la mayor parte de esos libros son de su pareja, el director y guionista madrileño David Serrano: “Este sector de la casa es su altar”.

Se conocieron hace siete años, cuando él la dirigió en Buenos Aires en el musical Más de cien mentiras, con canciones de Joaquín Sabina, y se reencontraron en España.

Luz fue su asistente de dirección en Los asquerosos, en el Teatro Español: formada en dirección teatral, no descarta ocupar esa función en el futuro.

Mientras, tanto, acaba de terminar la temporada del unipersonal musical Desde el sofá y trabaja como docente: en la escuela de teatro musical SOM, en Madrid, donde coordina el área de niños y adolescentes, y a la distancia en We Follow, su escuela en Buenos Aires, donde también les enseña a los niños y adolescentes.

Luz Cipriota está haciendo una interesantísima carrera internacional. Foto Diego Waldmann.

Lo que más me gusta de este rol es inspirarlos. A veces hay muchas fantasías sobre ser actor y qué significa dedicarse a eso. Lo que a ellos les resulta muy atractivo es que les hable de grabaciones de series que están pudiendo ver en la televisión”.

Sus maestros fueron Augusto Fernandes, Nora Moseinco, Rubén Viani, Marcelo Velasco, además de otros en la escuela de Julio Bocca. En España, sigue formándose con Raquel Pérez.

“Como docente, lo que quiero es darles a los chicos todas esas herramientas para que el día de mañana puedan vivir de esto. Hay mucho prejuicio con que no vas a poder vivir de actuar, y a mí me lo han dicho cuando empecé a estudiar. Y yo soy todo lo contrario: para mí son artistas desde el momento en el que toman la decisión”.

El futuro

Luz Cipriota, en “Las chicas del cable”, la serie española.

“Me ha pasado de decir ‘porque voy a estar en esta serie seguramente me van a llamar de todos lados’ y muchas veces me di cuenta de que no que eso no pasaba y entonces me bajoneaba. Así que dejé de tener expectativas con los resultados”.

“Pongo la expectativa en levantarme cada día y decir ‘hoy voy a grabar la serie’. Y después veremos qué pasa con eso, cómo lo recibe el público. Excede el trabajo de uno. A veces decís ‘esta serie va a ser una bomba y le va a encantar a todo el mundo’ y no pasa”.

“Sin duda, esta serie me da un alcance que no tienen otras series. Abre puertas: si voy a cualquier país y digo que estoy trabajando en una serie de Netflix, y sobre todo la de Luis Miguel, todo el mundo sabe de lo que estoy hablando. Es una puerta muy grande a que surjan nuevas posibilidades de trabajo”.

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA