Juan Schiaretti, una figura incierta que varios buscan seducir para 2023

CORDOBA.- El nombre de Juan Schiaretti comenzó a circular con más fuerza en las últimas semanas asociado a una potencial candidatura presidencial para 2023. El gobernador de Córdoba ya no tiene posibilidades de ser reelegido en el cargo y ese factor alienta las versiones. Desde su mesa chica, por ahora, vinculan los comentarios a la…

juan-schiaretti,-una-figura-incierta-que-varios-buscan-seducir-para-2023

CORDOBA.- El nombre de Juan Schiaretti comenzó a circular con más fuerza en las últimas semanas asociado a una potencial candidatura presidencial para 2023. El gobernador de Córdoba ya no tiene posibilidades de ser reelegido en el cargo y ese factor alienta las versiones. Desde su mesa chica, por ahora, vinculan los comentarios a la “necesidad” de un sector –que identifican con el llamado “círculo rojo”– de buscar alternativas que a una decisión del protagonista.

“Nuestro mejor negocio es seguir concentrados en Córdoba –dice un integrante del círculo íntimo de Schiaretti-. Esa es la base la proyección que existe, de ese esquema surge la pregunta ‘¿por qué en Córdoba pueden y en el país no’?”.

Hasta hoy Schiaretti siempre se movió en la provincia. Con José Manuel de la Sota vivo, el acuerdo era que el “Gallego” jugaba en la liga nacional y él seguía gestionando la provincia. En el intento de armar el Peronismo Federal, rechazó la propuesta de ser candidato que le sugirieron los entonces “socios” Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Angel Pichetto.

Durante la gestión de Juntos por el Cambio lideró a los gobernadores en la negociación del Consenso Fiscal y tuvo un rol que perdió con la llegada de Alberto Fernández, a quien nunca apoyó en la campaña y con el que mantiene una “correcta” relación institucional. Sus diferencias con el kirchnerismo duro se mantienen y desde ese sector le reprochan su buen vínculo con Mauricio Macri.

En su presentación ante empresarios de la Fundación Mediterránea, Horacio Rodríguez Larreta fue consultado directamente sobre la posibilidad de una alianza con el cordobés; evitó una respuesta concreta pero insistió en “tener una actitud de amplitud, ese es el criterio general que voy a impulsar yo en la Ciudad de Buenos Aires”.

Para el schiarettismo es directamente “impensable” una sociedad así. “Soy peronista”, repite el Gobernador cuando le hacen estas sugerencias, que ya existieron en época macrista.

Sus íntimos también aclaran que “no hay segunda vuelta” para un intento como el del Peronismo Federal aunque sí deslizan la posibilidad de una “tercera vía” que se pueda armar con “desprendimientos” de diferentes fuerzas. Admiten que hay un acercamiento de Florencio Randazzo, pero no le dan un estatus especial en la actual coyuntura.

“Ante la ausencia de otras opciones esta idea da vueltas; es muy prematuro hablar de nada. Quedan más de dos años de gestión en Córdoba y ese es el compromiso asumido –enfatiza un legislador oficialista provincial-. En el fondo lo que impulsa el nombre del ‘Gringo’ es que su administración se diferencia del resto. No hay nada que estemos empujando desde acá”.

Sus allegados no dudan de que podría sumar a los gobernadores no kirchneristas y a los dirigentes peronistas que no cuajan en el oficialismo nacional, pero subrayan que esa alianza no alcanza para dar batalla nacional.

En el 2023 se termina la administración de Schiaretti en Córdoba y dicen que, además de tratar de ordenar la continuidad del peronismo, “no se irá a su casa”. El peronismo cordobés festeja si eso se cumple.

Conocé The Trust Project