Son estadounidenses, crearon una bombilla que causó indignación y se defienden

Hace rato que las ferreterías argentinas venden el preciado “filtrito” para la bombilla. Ese que parece una bolsita con un precinto de plástico, sale menos de 200 pesos y usan el tío y la tía para evitar el polvo de la yerba mate. Sin embargo, un estadounidense vino de vacaciones a la Patagonia y tuvo…

son-estadounidenses,-crearon-una-bombilla-que-causo-indignacion-y-se-defienden

Hace rato que las ferreterías argentinas venden el preciado “filtrito” para la bombilla. Ese que parece una bolsita con un precinto de plástico, sale menos de 200 pesos y usan el tío y la tía para evitar el polvo de la yerba mate. Sin embargo, un estadounidense vino de vacaciones a la Patagonia y tuvo una gran idea comercial: sofisticar la manufactura, cambiarle el nombre y salir a una plataforma de crowdfunding para financiar el proyecto.

El producto se llama “sorbete JoGo” y sirve para facilitar la preparación del café, –aunque también del té, el jugo y hasta cocktails–, según se puede leer en la plataforma de financiamiento Kickstarter sobre la convocatoria que lanzaron los veinteañeros Joey Jones y su socio, Nicholas Yehle, para recaudar fondos. Querían llegar a los 10 mil dólares y ya van más de 200 mil.

El “JoGo” es idéntico a una bombilla de mate de acero inoxidable, aunque con dos diferencias. La primera, y más importante, es que tiene una malla de filtro hecha “exclusivamente” para evitar que ingresen las partículas más pequeñas de café. De esa manera, se podría tomar café sin necesidad de procesarlo antes o filtrarlo después.

La segunda es que tiene un plástico en el pico, que serviría para regular la temperatura de la bebida. Ya proponen varios modelos que varían en tamaño y color. En la web sugieren el “verde bosque” y el “rosa quarzo”, entre otros.

“Sorbete metálico”. Muchos memes en Twitter por el producto.

“Se llama ‘bombilla’, capo. Deja de lucrar con los argentinos”, fue uno de los miles de comentarios de usuarios de Twitter, que se indignaron en las redes, cuando el jueves la cuenta de Mashable difundió un video de contenido aspiracional del producto. “¿19 dólares? Me compro alta bombilla de alpaca”, bromeó otro. “Así que esto es la apropiación cultural”, define en pocas palabras un tuit, que obtuvo más de 61 mil likes.

El concepto de apropiación cultural se popularizó en los últimos años en Argentina en el entorno artístico para hablar sobre el racismo detrás del acto de utilizar elementos de una cultura a la que no se pertenece, desde un lugar de privilegio y con el objetivo de llamar la atención o parecer más “cool”.

Por ejemplo, fueron acusadas de apropiación cultural las cantantes Ángela Torres y Lali Espósito tras que usaran trenzas africanas cosidas, que tienen un profundo significado en la cultura afro y datan de tiempos de la esclavitud.

Clarín consultó a los creadores del proyecto si consideraban “apropiación cultural” este producto, que como consta en Kickstarter, está inspirado en la bombilla argentina con una gran foto de un gaucho y bombillas tradicionales. “Una herramienta para beber mate hecha popular por los gauchos, los legendarios cowboys (vaqueros) argentinos”, la describen.

“No, (el sorbete) JoGo es una alternativa de ingeniería única, inspirada en la bombilla, que está optimizada para disfrutar del café de una manera ambientalmente sostenible”, respondió Yehle. “Nos inspiramos en la bombilla, que reconocemos es un producto creado por el pueblo guaraní y una parte central de la vida cotidiana y la cultura en Argentina, Uruguay, Paraguay y otros países”.

El sorbete JoGo para café. Sus creadores reconocen que el producto se “inspiró” en la bombilla de mate.

“Estamos comprometidos con respetar y celebrar la rica historia y cultura que rodea a la bombilla, así como a las personas que desarrollaron su uso, por lo que aportaremos el 5% de nuestras ganancias a Survival International, una organización sin fines de lucro que se asocia con los guaraníes y otras comunidades tribales para hacer campaña por los derechos de los pueblos indígenas y tribales”, detalló.

Por su parte, Joey Jones agregó que al haberse “inspirado” en la “bombilla” tradicional, “honrar los orígenes culturales tiene y siempre tendrá una enorme importancia” para ambos, en el marco de este producto que todavía se encuentra en fase de desarrollo. 

Los socios de la bombilla

Joey y Nicholas se consideran “educadores ambientales”, que enseñan conciencia ambiental y prácticas ecológicas en la naturaleza. Los jóvenes veinteañeros han llevado en el último tiempo a niños y adultos en muchos viajes en canoa y como mochileros en los Estados Unidos y Canadá.

La inspiración para JoGo se originó cuando Joey emprendió en 2016 un viaje en moto desde Minnesota hasta la Patagonia. En Argentina, una familia le regaló una bombilla de mate que se traería de regreso a Estados Unidos.

Los creadores de JoGo, la “bombilla” para el café

Según la web del producto, el joven aprendió todo sobre este elemento. “Las primeras bombillas fueron creadas por primera vez por el pueblo guaraní y tomaron la forma de un tubo simple y recto construido a partir de la planta de Taquara. En los siglos XVII y XVIII, los artesanos desarrollaron las primeras bombillas metálicas, utilizando alpaca y latón”, resume el sitio.

De regreso, emprendió un viaje con Nicholas Yehle por Canadá y, mientras desayunaba, se le ocurrió utilizar el método de elaboración sostenible de la bombilla y aplicarlo al mundo del café “a menudo derrochador”. Descubrieron que el filtro de la bombilla no era lo suficientemente fino como para filtrar el café molido, pero eso fue un puntapié para ponerse a trabajar.

Después de varias pruebas “en los que experimentaron niveles peligrosamente altos de cafeína”, lograron un diseño que filtraba el polvo, no se obstruía y era “fácil de limpiar”, aseguran en su página. “Se veía bastante genial para arrancar”, notaron.

Un método “inviable”

El fundamento para crear el sorbete JoGo se basa en la premisa de que los otros métodos de producción de café son menos ágiles y menos sustentables, en comparación a la bombilla que es más pequeña, portable, reutilizable, que no genera desechos y hasta “teeth friendly” (amigable con los dientes).

En uno de los videos, los jóvenes aseguran que el método de café de filtro es “delicado” y consume tiempo, el método de prensa francesa es “abultado” y “difícil de lavar”, la prensa de café es “una molestia”, requiere filtros y está hecha de plástico, la cafetera eléctrica es “cara”, tiene un “gusto mediocre” e insume demasiada energía.

Meme. “Por qué estás tan obsesionado conmigo…”.

“La crítica que hacen es muy debatible”, opinó Diego Lobo, educador en café de especialidad. Desde el punto de vista de sustentabilidad y practicidad, “un aeropress le gana por lejos”. “Basta con tener un filtro de metal, en vez de papel, para no generar residuos. Se pone el café, el agua caliente, se presiona como una jeringa y ya está. Tenés un resultado mejor, es igual de práctico y sustentable.

Otra de las críticas que circuló entre baristas y cafeteros es que el sabor de JoGo no sería el prometido. “En el segmento de café de alta calidad no es viable, porque una vez que vos tenés el café molido en contacto con el agua caliente, ese contacto tiene que tener un tiempo de permanencia, porque a medida que pasa el tiempo empieza a generar más extracción”, detalló Lobo a Clarín.

Consultado por este punto, Joey aseguró que “el perfil de sabor” logrado con JoGo se asemeja al logrado “estilo intenso de la prensa francesa” y aseguró que hay varias “tácticas” para adecuar el café a gusto. Si querés tomarlo rápido, “se puede usar un molido de tamaño mediano que extraerá más rápido”, mientras que si se desea tomar tiempo para beberlo “se puede usar una temperatura del agua un poco más fría y un molido más grueso para ralentizar el proceso de extracción”.

Para Lobo, sin embargo, “no es posible tomar un café de calidad con ese método” y sugirió que antes que utilizar una bombilla es preferible el método de cupping o cata de café profesional. “Se deja la taza con café molido quieta, agregándole agua caliente, esperando 4 minutos, luego se le quita la borra de encima al café, la borra de mayor peso se va al fondo de la taza y con una cuchara sin mover la taza vas sorbiendo ese café”.

“Para la prensa francesa, que es el método sumergido y es el área a la que pertenecería este método, se hace una infusión de 4 minutos y se le retira el café molido y se lo separa, porque sino se sigue infusionando, se produce una sobreextracción y empieza a salir sabores amargos”, explicó.

AS

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA