Sofía Pachano se corrió de los musicales para volcarse a la cocina

Superar el mote de “hija de” es uno de los desafíos más complejos para cualquier artista. Pero Sofía Pachano podría darse por satisfecha en ese sentido. La hija del coreógrafo Aníbal Pachano y la bailarina Ana Sans ya se ganó un lugar con nombre propio en el mundo del espectáculo. Actriz y cantante, tomó la herencia…

sofia-pachano-se-corrio-de-los-musicales-para-volcarse-a-la-cocina

Superar el mote de “hija de” es uno de los desafíos más complejos para cualquier artista. Pero Sofía Pachano podría darse por satisfecha en ese sentido.

La hija del coreógrafo Aníbal Pachano y la bailarina Ana Sans ya se ganó un lugar con nombre propio en el mundo del espectáculo. Actriz y cantante, tomó la herencia familiar y le dio una vuelta de tuerca.

Luego de su paso por la primera edición de MasterChef Celebrity (Telefe), en el 2020, este año se sumó al staff de Cocineros argentinos, por la Televisión Pública.

Sofía se crió en un escenario, debido a la actividad de sus padres, creadores del reconocido grupo Botton Tap. Por eso, desde muy chica estudió teatro, canto y baile.

El año pasado sorprendió a todos con su participación en MasterChef Celebrity, donde se destacó como una de las favoritas, con platos elaborados y exóticos. Pero el amor por la cocina no es nuevo y, en ese caso, también fue herencia, especialmente de su abuela paterna. A la par de su formación actoral y musical, Sofía también estudió en escuelas de cocina.

Sofía Pachano en su paso por “MasterChef Celebrity”.

Luego de su gran desempeño, destacado por los jurados del exitoso reality de Telefe (Donato De Santis, Germán Martitegui y Damián Betular), la producción de Cocineros argentinos decidió sumarle a su staff, tras la salida de la cocinera Ximena Saénz. El programa ya pasó las doce temporadas en la Televisión Pública.

Así, como conductora y cocinera, Sofía también presenta sus propias recetas junto a los conductores históricos del ciclo, Juan Braceli y Juan Ferrara, y el pastelero Lucho García. Su especialidad son los platos vegetarianos y algunos de la repostería tradicional.

A los 32 años, ya tiene larga experiencia en teatro y televisión. Su debut en la pantalla chica fue en Agrandadytos, como una de las bailarinas del programa que conducía Dady Brieva.

Como actriz participó de varias tiras, entre ellas, Señales del fin del mundo, Adentro, y el especial Volver al ruedo, entre otras. Además formó parte de Tu cara me suena y más recientemente, en 2019, del Bailando por un sueño.

En ese momento, Sofía debió enfrentar prejuicios cuando muchas la señalaban por, supuestamente, tener algunos kilos de más. Ella, lejos de eludir el tema, le hizo frente y explicó que tenía que ver con la preocupación por la situación de salud que, por entonces, atravesaba su padre. Y, de paso, aprovechó para dejar en claro que el talento no tiene nada que ver con los estándares corporales instalados.

En ese momento, Sofía dejó muy en claro su postura, con un mensaje desde sus redes sociales: “Soy Sofía, tengo 30 años, mido 1,57 y peso 58 kilos. Mi peso toda mi vida fue desde 50 a 52, y a los 22 años pesaba 47/48 por todo lo que bailaba. Nunca sufrí un trastorno alimenticio por suerte. El año pasado llegué a pesar 60 kilos. KEEE? ¿60 kilos? No me entraban los shorts, los pantalones… ‘¿Qué me pasó?’, me preguntaba. ‘¿QUÉ TE PASO?’. Básicamente pasé un año muy difícil y encontré el placer en mi segunda profesión, que es la gastronomía”.

Y agregó: “Asados con amigos, salir a tomar un trago, viajar y comer de más. Me hice estudios pensando que quizás era hipotiroidismo… Porque ‘¿Cómo voy a engordar así????’… Sí, mami, engordaste así y ¿CUAL HAY? No bastaba la presión que ya tenía con ser la hija perfecta en una situación familiar muy difícil, tenía que sumarme la presión de ser flaca y hermosa para gustarle a ANDÁ A SABER QUIÉN, y conseguir tal trabajo en la tele…DIOS MÍO…”.

En teatro Sofía también demostró su versatilidad con el canto y el baile, ya que fue parte del elenco de musicales clásicos como A Chorus Line, y además trabajó en obras como El otro lado de la cama (con Benjamín Rojas, Gimena Accardi y Nicolás Vázquez); Dominó, Los Fabulosos BUU, Smail y Vale todo, entre otras.​

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA