Condenaron a prisión perpetua al femicida de Brenda Micaela Gordillo

Naim Vera, el femicida de Brenda Micaela Gordillo, fue condenado a la pena de prisión perpetua por el delito de “homicidio doblemente agravado por mediar una relación de pareja y femicidio” cometido el 1 de marzo del 2020 en Catamarca. El tribunal de la Cámara Penal 1, integrado por Fernando Esteban, Mauricio Navarro Foressi y…

condenaron-a-prision-perpetua-al-femicida-de-brenda-micaela-gordillo

Naim Vera, el femicida de Brenda Micaela Gordillo, fue condenado a la pena de prisión perpetua por el delito de “homicidio doblemente agravado por mediar una relación de pareja y femicidio” cometido el 1 de marzo del 2020 en Catamarca.

El tribunal de la Cámara Penal 1, integrado por Fernando Esteban, Mauricio Navarro Foressi y Carlos Moreno, decidió condenar a Vera de forma unánime y la pena establecida coincide con la que el jueves habían solicitado la querella y la Fiscalía.

Vera pasará 35 años en la cárcel sin ningún tipo de beneficio excarcelatorio, según prevé el Código Penal.

Según prevé el Código Penal, Vera pasará 35 años en la cárcel sin ningún tipo de beneficio excarcelatorio.

Además, se dictaminó un resarcimiento económico de tres millones de pesos (actualizados con los intereses correspondientes) para la familia de la víctima.

La querella considera que en el asesinato existió, como otro agravante, “alevosía”, por lo que había pedido que el delito cometido por el joven sea considerado triplemente calificado.

La defensa del joven, por su parte, había pedido una condena de 16 años de prisión, a la vez que consideró que ninguno de los agravantes planteados puede sostenerse desde el punto de vista de las normativas legales vigentes.

Naim Vera tenía 19 años cuando se entregó a la Policía y confesó el femicidio de Brenda Micaela Gordillo.

Los detalles del caso

Brenda Micaela Gordillo, de 24 años, fue asesinada por su novio, Naim Vera, quien entonces tenía 19 y confesó haber quemado en una parrilla los restos de la víctima antes de arrojar algunas partes del cuerpo en un contenedor de basura y otras, a la ruta.

Los jóvenes habían llegado el 1 de marzo de 2020 cerca de las 4 de la madrugada a un departamento ubicado sobre la calle Ayacucho, frente a la Universidad Nacional de Catamarca, en la capital de esa provincia. La propiedad pertenece a la familia del joven, pero que se encontraba deshabitada.

Según le relató el propio Vera a las autoridades, la pareja comenzó a discutir por un presunto embarazo que creían estaba transitando la chica —la autopsia determinó luego que no existía tal embarazo—, y en un momento de la pelea, aseguró Vera, su novia cayó por las escaleras y murió.

Sin embargo, las pericias posteriores derribaron la versión del acusado.

Brenda Micaela Gordillo fue asesinada por su novio en 2020.

De la autopsia surgió que Gordillo murió no como consecuencia de golpes por la caída por la escalera, sino que fue asesinada por “asfixia mecánica por sofocación”.

La misma necropsia, señaló en su momento el fiscal de la causa, descubrió que el cuerpo de la chica había sido desmembrado como producto de la acción de fuego.

Los investigadores determinaron que Vera luego tiró partes del cadáver en dos puntos distintos.

El fiscal confirmó que una parte de cuerpo —los miembros inferiores— se encontró dentro de bolsas depositadas en un contenedor a 20 metros del lugar del homicidio, y que el resto fue trasladado hasta la vera de la ruta provincial 4, a unos trece kilómetros del lugar.

Las cámaras de seguridad del Puesto Caminero Las Rejas registraron al acusado circulando en su vehículo por la ruta provincial N° 4, a la altura del kilómetro 11. Se cree que en ese momento estaba volviendo a su casa después de haber dejado algunos restos a medio enterrar.

En el trayecto había sido detenido en un control policial, en el que le pidieron los papeles de la camioneta y controlaron sus documentos, pero al no encontrar nada fuera de regla, los efectivos policiales lo dejaron seguir.

Al regresar al departamento, el joven llamó a un amigo abogado y le contó lo que había hecho. Luego hizo lo mismo con su padre. Cerca del mediodía, ambos lo acompañaron hasta la sede de la Brigada de Investigaciones, ubicada en el centro de la capital catamarqueña, donde confesó todo ante la Policía.

​LGP

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA