Entrevista exclusiva a Zack Snyder, el Señor de los cómics de DC, ahora figura de Netflix

Tiene ambos brazos tatuados, la barba de tres días desde hace no tres días, sino años, y un look con la camisa azul y su pose que no delatan su edad. Zack Snyder tiene 55 años, una reputación de afamado cineasta de películas de DC y, ahora que se “peleó” con Warner Bros., es líder…

entrevista-exclusiva-a-zack-snyder,-el-senor-de-los-comics-de-dc,-ahora-figura-de-netflix

Tiene ambos brazos tatuados, la barba de tres días desde hace no tres días, sino años, y un look con la camisa azul y su pose que no delatan su edad. Zack Snyder tiene 55 años, una reputación de afamado cineasta de películas de DC y, ahora que se “peleó” con Warner Bros., es líder en Netflix.

¿Cómo es esto?

Por un lado, Netflix estrena el viernes 21 de mayo El ejército de los muertos (Army of the Dead), que en los Estados Unidos se ve desde este viernes 14 en 600 salas de cines. Su debut en el largometraje fue con El amanecer de los muertos (2004), remake y homenaje al filme original de George A. Romero, así que Zack está volviendo a sus fuentes.

Entre tus muertos. Zack Snyder vino a rodar comerciales a la Argentina. Foto Netflix

Por el otro es un tipo que de filmar comerciales saltó a dirigir largometrajes de acción, o con superhéroes, de cómics y con gran presupuesto.

Y es un hombre que puede tanto pisar la alfombra roja del Festival de Cannes como ser candidato al Razzie al peor director. Por distinta película, claro.

Un suicidio que cambió su vida

El director estrenó “su” corte de 242 minutos de “La Liga de la Justicia”. Foto HBO Max

A Snyder ya se lo amaba u odiaba mucho antes de que el 18 de marzo de este año presentara La Liga de la Justicia de Zack Snyder, su visión y versión de aquel mamotreto de 2017 que no llegó a terminar de rodar ni supervisar su montaje.

El motivo fue el suicidio de su hija, Autumn, en marzo de 2017. Tenía 20 años. Entonces él y su esposa, la productora Deborah Snyder, dejaron sin terminar La Liga de la Justicia para dedicarse a su familia. Joss Whedon asumió como director, rodó escenas adicionales y el resultado defraudó a medio mundo.

El medio mundo que vio la película.

Henry Cavill se calzó el traje que supo ser de Christopher Reeve en “El hombre de acero”. Foto WB

Por entonces él, con todo el dolor por la pérdida de su hija, dijo: “Sé que los fanáticos estarán preocupados por la película, pero hay otros siete niños que me necesitan. Al final, es solo una película. Es una gran película. Pero es solo una película”.

Snyder lo tiene muy claro: así como antes éramos los críticos los que apoyábamos una película, el director de El hombre de acero y Watchmen entiende que ahora los fanáticos son un aspecto invaluable del marketing de un filme. Las comunidades de fans definen el futuro de los proyectos.

Los zombies de Snyder son mucho más atléticos de lo acostumbrado. Foto Netflix

Por eso ahora terminó su edición de La Liga de la Justicia. OK, son cuatro horas (en la Argentina está on demand en Flow), pero ni con todo el apoyo de los fans logró que Warner Bros. lo considerara para volver a dirigir otra película del universo de DC Comics.

La conexión argentina

-¿Tenés alguna relación o conexión con la Argentina?

-He filmado allí, hice un par de comerciales, en Buenos Aires, y me encanta allá, es increíble. Y un gran equipo, tenía un equipo fantástico cuando trabajé allí.

La mexicana Ana de la Reguera (Cruz), junto a Dave Bautista, algunos de los mercenarios del filme. Foto Netflix

El ejército de los muertos tiene un elenco extenso (Dave Bautista -Drax en Guardianes de la galaxia-, Ella Purnell, Garret Dillahunt, Ana de la Reguera, el cómico Tig Notaro, que reemplazó a Chris D’Elia tras las acusaciones que recibió de agresión sexual a principios de este año, y el actor, productor y director alemán Matthias Schweighöfer).

Todos ellos son una suerte de mercenarios que aceptan una misión casi imposible. Las Vegas está infectada de zombies, y el Gobierno de los Estados Unidos va a destruirla haciendo caer una bomba atómica (?).

Antes, un poderoso quiere que aquel grupo de mercenarios ingrese en un hotel, más precisamente en la bóveda de su casino, y extraiga 200 millones de dólares. Además de la bomba, claro, están los zombies hambrientos.

George A. Romero, también conocido como el Maestro de los Zombies. Murió a los 77 años, en 2017. Foto Reuters

-OK, si te menciono a George Romero, ¿qué es lo primero que me decís?

-Pionero.

-¿Y lo segundo?

-Creo que, ya sabés, realmente fue uno de los primeros tipos en tomar el género (de zombies) y hacer un comentario político o comentario social del género como una manera real, para que la gente pueda conectarlo de inmediato.

Dave Bautista, el protagonista del nuevo filme del director de “300”, escucha a Snyder en el set de rodaje. Foto Netflix

Tanta expectativa hay por la película que Netflix ya adelantó que habrá una serie en formato de animé, Army of the Dead: Lost Vegas, que será una suerte de precuela del filme. Y también habrá otro spin-off, que sí será un largometraje, cuyo protagonista no vamos a adelantar porque… Tal vez sería spoilear algo de la película madre.

-¿Podés decirme por qué elegiste Las Vegas y no otra ciudad de los Estados Unidos?

-Sí, creo que la elección de Las Vegas es probablemente doble. Una es, por supuesto, una especie de homenaje a ese exacto comentario social que George usó en sus películas como una forma de decir, ya sabés, el mostrarnos un espejo a nosotros como especie y decir esto es lo que somos. Creo que ése es el porqué de Las Vegas para mí.

Los zombies Alfa son tremendamente fuertes y escurridizos. Foto Netflix

-Me impresionó lo atléticos que son algunos zombies, estamos acostumbrados a verlos tambalear…

-Sí, fue divertido impulsar ese elemento de nuestra película y dejarlo realmente crear, pero yo diría que es que estos zombies… No vas a ganar contra los zombies, los Alfas, simplemente no vas a lograrlo. Y entonces hay una especie de inevitabilidad en su presencia física y cosas que les causan pavor a ellos. Como que una vez que te miran, es difícil vencerlos.

El afiche original de “La guerra de las galaxias”, una de las favoritas de Snyder. Foto Archivo Clarín

Zachary Edward “Zack” Snyder es disléxico. Tiene como sus tres películas favoritas a La guerra de las galaxias (1977), La naranja mecánica (1971) y RoboCop (1987).

Por ahí se dice que su marca de fábrica es un estilo visual extravagante, que utiliza una combinación de composiciones dinámicas, esquemas de color altamente saturados y efectos visuales.

Puede ser.

El tigre zombie es otro de los efectos asombrosos de la película que estrena el viernes 21 de mayo. Foto Netflix

-El presidente que ordena el lanzamiento de la bomba atómica, ¿es un demócrata o un republicano?

-Bueno, realmente no lo dijimos, pero siento que, ya sabes, si analizás el idioma, creo que podés hacerte una idea sobre de quién estábamos hablando.

“La” escena de la película

También es famoso por sus escenas de lucha muy estilizadas, pero brutales. Después de todo, es el tipo que se negó a dirigir S.W.A.T. (2003) porque no podía ser calificada como R (restringida a los menores de 17 años, sea por violencia o sexo, o ambas cosas). Pero parece que de Army of the Dead se va a hablar de otra escena.

Allí están las damas de honor zombie… y uno de los strippers. Foto Netflix

-Elegiste cortar o editar una escena, ¿qué sucedía en ella? ¿Podés contarnos?

-No llegué a editarla (cortarla), le puse algunos elementos de efectos visuales. Era la escena de la secuencia de los títulos, donde el zombi, a ver… Las damas de honor zombies están con los strippers zombies. Y a uno de ellos, por supuesto, le habían mordido el pene y se había convertido en un zombie. Entonces lo quitamos, porque pensé que… No que era demasiado, creo que fue un poco temprano en la película, tal vez para eso, jaja.

También en sus películas los cadáveres se cuentan de a cientos. En 300 -sí, aquella por la que se le criticó que en las escenas de matanzas no había una sola gota de sangre en el suelo- hay quienes se tomaron el trabajo de contarlos, y eran 585.

Mucho maquillaje y efectos. El filme tuvo un costo de US$ 70 millones. Foto Netflix

-¿De qué tenés miedo, o qué te asusta?

-Ya sabés, supongo, como a cualquiera, le tengo miedo… Sobre todo tengo miedo del tipo de tejido social que se está rompiendo. Es muy tenue, y tenemos una relación tenue entre nosotros y con el mundo. Y me gusta esperar que prevalezca la cabeza fría, por así decirlo.

Y el uso que hace de música pop y versiones de canciones famosas. Por ejemplo, hay una clara referencia a Apocalypse Now, pero Zack la entiende de otro modo.

El escocés Gerard Butler en “300”, basada en la Batalla de las Termópilas. Foto Archivo Clarín

-Quizá puedo ver una especie de tributo a “Apocalypse Now” y a “300” también, en tu película.

-Sí, quiero decir, creo que siempre puede haber en este viaje hacia la oscuridad, este viaje remontando el río. Definitivamente hay mucho de eso ahí. Y también la naturaleza pura, y de la abrumadora naturaleza del enemigo. Por cierto, siento que la diferencia está en el tipo de arrogancia de la humanidad que subestima a los zombis, porque hay una gran parte de eso para mí.

Aún no se estrenó en Netflix, y la compañía ya anunció dos spin-offs, uno de ellos, una serie de animé. Foto Netflix

Su director de fotografía habitual, Larry Fong, no está detrás de las cámaras ni ha montado el plano de luces. En el filme hay un guiño: en un mural se ve un afiche con el nombre Larry Fong, como si fuese un artista de Las Vegas.

-¿Por qué quisiste ser el director de fotografía de tu película?

-Creo que la razón por la que quise ser el director de fotografía fue porque había algunos experimentos que quería hacer visualmente. Fui el camarógrafo director en comerciales durante unos 10 años y había algunos experimentos y algún tipo de innovaciones, una especie de imágenes artísticas que quería “garabatear”. Y sentí que muchas de las cosas que le iba a pedir al director de fotografía eran muy arriesgadas. Y sentí que sería de mala educación de mi parte “cargar” al director de fotografía de estas cosas visuales tan específicas que quería hacer. Y entonces pensé, está bien, lo haré yo mismo.

Zack Snyder tiene otro proyecto ambicioso por realizar, pero muy diferente. Foto Netflix

Por lo pronto, Zack tiene anunciado como próximo proyecto la adaptación de la novela filosófica El manantial (The Fountainhead), de Ayn Rand, un libraco de 752 páginas. Publicado en 1943, la autora escribió el guion de la película estrenada en 1949 -en la Argentina, Uno contra todos-, con Gary Cooper como Roark, el arquitecto que va contra los prejuicios y las ideas preconcebidas.

El título del libro es una referencia a una cita de la autora: “El ego del hombre es el manantial del progreso humano”. Algo que, viendo de reojo a Zack Snyder, puede devenir en un filme tan egocéntrico como colosal.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA