Marcelo Tinelli: “Este año vamos más de punto que de banca”

Esta nota, tranquilamente, podría haber sido parte del sketch de los jubilados de La tuerca, un hit de la TV del ‘65 al ‘74. Gente que había andado se sentaba a hablar del presente -a agenda abierta- y a dar rienda suelta al pasado. Y de pronto se tejía un hilván de postales en sepia,…

marcelo-tinelli:-“este-ano-vamos-mas-de-punto-que-de-banca”

Esta nota, tranquilamente, podría haber sido parte del sketch de los jubilados de La tuerca, un hit de la TV del ‘65 al ‘74. Gente que había andado se sentaba a hablar del presente -a agenda abierta- y a dar rienda suelta al pasado. Y de pronto se tejía un hilván de postales en sepia, atravesados por el humor. A casi 30 años de la primera nota conjunta, Marcelo Tinelli se sube con entusiasmo al tren de los recuerdos, sin perder de vista que el viaje nos llevará al futuro: al lunes 17, día elegido para la vuelta de ShowMatch (a las 21, por El Trece).

El reencuentro telefónico, de algo más de una hora, navegó por el paso del tiempo, por la pandemia, por la TV de la pandemia, por el fútbol, por sus sueños de pibe, por la convivencia con las nuevas generaciones, por las amenazas recibidas, por todo.

Y, en medio de ese todo, cómo íbamos a desaprovechar su mirada sobre los 70 años que en octubre cumplirá la televisión argentina.

Marcelo Tinelli volverá a su viejo horario de las 21, y con formato diario, de lunes a viernes. Foto Cristian Welcomme

-¿Cuál sería el ranking de tus programas favoritos, dejando a un lado los tuyos?

-Me encantaba Odol pregunta (ciclo de preguntas y respuestas, conducido por Cacho Fontana) y, si participaba Claudio María Domínguez, más todavía. También era fana de los Sábados de la bondad de Héctor Coire, y de los Sábados circulares de Pipo Mancera. Dejame pensar… Un clásico, obvio, Badía & compañía, que además marcó mucho mi vida. Ah, pará, no pueden faltar los de (Alberto) Olmedo.

-¿Los de Olmedo como el Capitán Piluso o los de Olmedo para adultos?

-Los dos, Piluso era lo más y el otro Olmedo, con toda la picardía, me mataba. De las series que veía de pibe, entre mis preferidas estaban Batman, El Santo, con Roger Moore, y La familia Ingalls.

-¿Veías “Mister Ed”?

-¿Cómo? Me muero, Mister Ed, el caballo que habla, por Dios. La veía en Bolívar, a través del canal 10 de Mar del Plata… cuando había tormenta. Mi mamá y mi papá tenían una antena que, con lluvias fuertes, pescábamos el 10 de Mar del Plata, porque en Bolívar no había canal, y ahí enganchábamos algunas cosas. Me divertía como loco con Mister Ed (un éxito de seis temporadas, emitidas en la década del ‘60).

-¿Cerramos el ranking ahí?

-No, sí o sí tiene que estar Feliz domingo, que me lo morfaba. Cuando vine a Buenos Aires me preguntaba ‘¿Cuándo podré ir?’. Jugaba desde casa, me fascinaban todas las prendas (era un programa ómnibus de competencia entre colegios secundarios). Ponele, el “Yo sé”, “Dónde ubico este país”...

-Y “Tenga mucha o poca edad, cualquier ritmo bailará” fue como la semilla del “Bailando”.

-Totalmente. ¿Uy, te acordás de eso? ¿Y del escribano Prato Murphy?

-¿Y del Profesor Candeal?

-Claro, los dos del jurado. ¿Y de Gago y González, los productores históricos? Una vez fuimos con el colegio (el Manuel Belgrano) y no me la olvido más. Era estar donde quería.

-¿Participaste de alguna prenda?

-No, estuve en la tribuna. Mis amigos participaron en “Dónde ubico este país” y no ganamos nada. Había uno que decía que era el que más sabía de geografía y lo puteamos en árabe porque no pegó una, un desastre. Lo habíamos seleccionado en la semana y al final ponía, no sé, Sudáfrica en el mapa de Asia.

Un clásico: en el regreso de “ShowMatch” estarán Adrián Suar y Pablo Codevilla. Foto Jorge Luengo

En medio de la entrevista a cuento de su vuelta a la televisión, después de un año y medio, Tinelli está dispuesto a hablar de todo. De La Academia, su nuevo formato para ShowMatch, producido por LaFlia, y de la vida misma.

Recuerdos de la infancia

Y, desde la intimidad de su casa, se entrega al juego de la memoria. Nacido hace 61 años en Bolívar, no olvida las raíces. Su ciudad natal siempre aparece en el GPS de sus charlas.

-¿Te reconocés en ese pibe que fuiste?

-Sí, mucho, pero mucho.

-Te preguntaban ‘¿Qué querés ser de grande?’ y decías…

-Astronauta, de una, y muy de chiquito. Después ya decía jugador de fútbol y, cuando veía laburar a mi papá (Dino Tinelli), que empezó a trabajar como periodista en el diario de mi abuelo, El mensajero, y era corresponsal de El Popular de Olavarría, ya tiraba periodista.

-¿Y el futbolista dónde quedó?

-Estuvo palo y palo con el periodista varios años. Yo jugaba y, al mismo tiempo, me fascinaba el periodismo, y en un momento tuve que definir si seguía con la radio, cuando estaba en Rivadavia, o me quedaba jugando (en San Telmo, entre otros clubes). Y abandoné el fútbol.

-¿De qué jugabas?

-De 2, de marcador central, o de 3. Igual que mi papá, que jugaba en la defensa.

-Pero te he visto en equipos de famosos jugando de 9…

-Bueno, pero entre famosos hasta jugaba de enganche y metía goles y todo. Me hacía el que jugaba bien. Pero en el campeonato real me mandaban atrás, era de los defensores altos que cabeceaban bien, pero era más bien rústico, marcaba mucho. Ahora tenés defensores recontra mil habilidosos, cracks.

-En los partidos entre amigos rige un poco eso de que cuanto más tronco sos, más atrás vas.

-Bueno, a mí me tocó esa época.

La risa de Tinelli suena franca del otro lado de la línea. Y, mientras la charla transita el carril de los buenos viejos tiempos, regala una perlita familiar: “Siempre veo con mis hijos y los hijos de Guille (Guillermina Valdes, su mujer) la serie de Luis Miguel, en Netflix, y el otro día tiré ‘Luis Miguel estuvo con papá’. ‘Dale, callate’. Y no me creen, me acuerdo de haberlo tenido en el estudio, en el ’92, qué épocas.

Por partida doble. Tinelli y su mujer, Guillermona Valdés, estarán en la apertura y… en el certamen: ella reemplazará a Ángel de Brito. Foto Jorge Luengo

Yo fui testigo, hijo, te lo juro

-Cuando encendés la memoria y repasás todo lo que hiciste, ¿qué sensación se impone? ¿Te arrepentís de algo?

-No me arrepiento de nada. Me viene sensación de que ése no soy yo. ¿Quién hizo todo esto? Cuando me mandan videos de ‘Mirá lo que hicimos, mirá quién vino al programa, mirá tal cosa’, digo, ‘Pará, ¿todo esto hicimos?’. Muy loco todo.

-Y encima tus hijos no te creen…

-Ponele, viene uno y te dice ‘A mí me gusta Kiss’ y yo le digo ‘¿Kiss?, tocó en vivo’. ‘Dale, papá, dejate de hinchar’. ‘Bueno, vamos a verlo’: vemos el video y me dice ‘No, ¿estabas al lado de Gene Simmons? Me muero’. Es como que no la pueden creer. Sí, estuve ahí. Se produce una situación rara.

-¿Te pasa con los cinco?

-De distinta manera. En el 2019 (en el ShowMatch prepandémico) Lorenzo estaba en salita de 5 y no era un flaco que supiera lo que es tener un papá de la tele, que sí lo han tenido Mica, Cande, Juanita y Francisco. Son muchos años. Yo he pasado la vida laburando: desde el ‘83, imaginate… Mirá, cuando llevo a Lolo al colegio, paso por la cuadra por donde íbamos caminando, rumbo al programa, hace 38 años, José de Zer, Emilio Ariño, Ana María Campoy, Cecilia Laratro, (Juan Alberto) Badía y yo, en el viejo Badía & compañía. Ahora hay una confitería. Me acuerdo de la musiquita (la tararea y afina lindo), y todos veníamos por la calle, yo con una camisa cuadriculada que me había comprado mi vieja para estar en la tele. Esa imagen me quedó grabada para siempre.

-Y ahora, ¿a qué tele volvés?

-A una en la que la competencia está mucho más fuerte. Y somos muy respetuosos de eso. No voy a cambiar la expectativa que tenía de hacer dos dígitos. En el 2019 (en el 2020 no hizo televisión, por la pandemia) terminamos con 14 puntos. Que la competencia haga lo que haga, pero nosotros tenemos un buen programa y podemos ser una alternativa para competir.

Y cuenta un dato del detrás de escena: “Me gustó mucho la propuesta de Adrián (Suar) de cambiar el horario, de arrancar más temprano (a las 21, en vez de las clásicas 22.30). Ya hice esto en el ‘99 en Telefe, lo hice en Canal 9 en el 2005 cuando iba a las 9 y media contra Susana (Giménez). Es una idea, no está mal jugar e ir contra una novela (la turca Doctor Milagro), por ahí tenemos diferentes públicos”.

Acostumbrado a ser lo más visto de la TV con sus galas de Bailando, esta vez entra en cancha con ese título en manos de otro: en las del tanque MasterChef Celebrity 2, que va a las 22.30, por Telefe, y que se mueve entre los 17 y los 21 puntos. Si bien, en principio, no estarán frente a frente, lo que sí estará en juego será el podio del día.

Lo importante es competir

Habla del reality gastronómico que conduce Santiago del Moro como “un fenómeno y me parece perfecto: arrancamos de atrás. Este año vamos más de punto que de banca y está bien. Todos tenemos ganas de volver y lo más importante es poder darle laburo a un montón de gente. A mí me gusta ganar. Y, si no se puede, vamos a intentar hacer el papel más digno posible”.

Para este regreso, suma también la novedad de que irá los cinco días hábiles, ya que antes no iba los miércoles: “Ahora estaremos de lunes a jueves de una manera (con distintas pruebas artísticas, no sólo danza), y los viernes con el humor. Tengo ganas de probarme con el humor, en esa cosa más distendida, sentado en el escritorio, un poco como era el viejo Videomatch”, que marcó su debut como conductor en 1990.

El jurado estará integrado por Carolina Pampita Ardohain, Hernán Piquín, Jimena Barón y Ángel de Brito, que, como está contagiado de coronavirus y aislado en Miami, de entrada será reemplazado por Guillermina Valdes.

El jurado oficial 2021: Jimena Barón, Ángel de Brito (no estará de arranque), Pampita y Herán Piquín. Foto Jorge Luengo

Y habrá 23 parejas, encabezadas por Karina La Princesita, Viviana Saccone, Sofía Jujuy Jiménez, Agustín Cachete Sierra, Mar Tarres, Ángela Leiva, Mariana Genesio Peña, Flor Vigna, Julieta Nair Calvo, Ulises Bueno, Débora Plager, Rocío Marengo, Luciana Salazar, El Polaco, Chucho Parisi, Pachu Peña, Lizardo Ponce, Julieta Puente, Barby Franco, Candela Ruggeri, Romina Ricci, Mario Guerci y Charlotte Caniggia.

-¿Cómo ves esta tele pandémica?

-Es una tele diferente, nosotros vamos a tratar de meterle nuestra impronta como para acompañar y dar entretenimiento a la noche y ver si eso garpa o no, que ojalá que sí. Reconozcamos que los programas de la competencia están haciendo cifras que hacía tiempo no había. Ya están instalados y uno entra en ese lugar. No es que largamos todos de cero y a correr. Es como que largaste y el otro va por el kilómetro 22 de la maratón”.

-Pero esos desafíos a vos te motivan, ¿o no?

-Me motivan, claro. Ya me ha pasado alguna vez estando en Telefe, cuando el gran éxito era Son amores, con Mariano Martínez y Nico Cabré por El Trece: estuvimos seis meses en los que no la podíamos embocar ni locos. Perdimos casi todo el año y, sobre el final, medio que le encontramos la vuelta. Hemos cambiado el formato para que pueda haber otras cosas dentro de un mismo reality de participantes, hemos hecho cámaras sorpresa, humor, tenemos máscaras que realmente son impresionantes.

-Como ¿cuál?

-Cuando vean la de Alberto Fernández van a decir ‘Ah, es Alberto’. Es igual. Y Freddy (Villarreal) lo hace increíble. Hay que ver cómo sale todo eso. Vos me decís ‘¿Tenés comida en la heladera?’. ‘Sí, bueno, después vamos a ver cómo la cocinamos’. Hay que ver si sale rico y, cuando le llevemos el plato a la mesa, hay que ver si a la gente le gusta y lo come.

-Antes el rating estaba más repartido y ahora está monopolizado por MasterChef Celebrity…

-Sí, también hay que ver cómo es cada uno… Ojo, lejos estoy de bajarle precio al programa líder. También hay que tener en cuenta qué tenés enfrente. Esto es como un partido de fútbol: podés ser muy bueno, pero, si además tenés una competencia floja, capaz metés seis o siete goles que no significa que estés seis o siete goles por encima de todos los rivales. Igual, creo que no llegaré a enfrentar a MasterChef ni media hora, porque después va a seguir Guido (Kaczka, con Bienvenidos a bordo) y la tira de Adrián (La 1-5/18).

-Con respecto a la tira de Suar, vas a estar medio solo al principio, porque todavía no tiene fecha.

-Un principio bastante largo.

-Como famoso, ¿participarías en “MasterChef”?

-No, no iría, no es mi perfil.

De la TV pandémica, Tinelli eligió el late night show de Jey Mammon, que será parte de la apertura. Foto Jorge Luengo

-De la tele de la pandemia, ¿hubo algo que te sorprendió?

-Me gusta mucho Los Mammones (América), y lo veo desde el primer día, no es que me subí ahora porque está haciendo más rating. Mirá, cuando me dijo ‘Me voy a ir del Cantando porque me salió este proyecto’ le dije ‘Metele para adelante’. Y el día que lo vi por primera vez le mandé un mensaje diciéndole que me encantaba. Me parece un tipo muy talentoso, muy cálido, muy contenedor. No necesita hacerse el ácido. Es lindo irse a dormir con su programa. Es muy buen anfitrión y sabe darle lugar al otro. Lo anima a cantar, genera climas hermosos.

-El dice que vas a ir. ¿Vas a ir?

-Me invitó, sí, y algún día voy a ir, me tiene que autorizar el canal. Yo quiero ir. No a cantar, porque soy un perro, pero quiero ir porque lo respeto mucho.

-Y será como volver a tu primer amor, la franja de la medianoche.

-Nosotros arrancamos a las 12 de la noche cuando no existía ese horario, y un día metimos un puntito, otro día 1,8, otro día 2, después 3, y un día terminamos armando todo esto.

-Gustavo Yankelevich ha dicho más de una vez que, tal vez, porque creías que había poca gente, te fuiste soltando. Algo así como ‘¿Quién nos va a ver a esta hora?’.

-Seguro, y mirá de lo que me acordé. Hace muchísimos años yo estaba en el turno de las 12 de la noche, en Radio Rivadavia, cubriendo deportes, y el locutor sentía que no nos escuchaba nadie y decía ‘Para el oyente que queda’. El flaco metía esa frase y entonces tirábamos cualquier batata.

-¿Extrañás la radio?

-Se extraña, sí, pero como soy oyente hago de cuenta que la extraño menos. Yo crecí escuchando radio, trabajando en radio, pero hoy tengo una productora con mucha gente, estoy muy metido en la tele, con contenidos para las aplicaciones y me cuesta pensar en hacer radio. Es hermosa, pero muy demandante.

-¿Qué escuchás?

-AM, FM, de todo. Para música elijo Aspen, y en AM escucho Mitre, Rivadavia, paso por La Red, paso por Continental. Te hago toda la línea 590, 630, 710, 790, 910… Soy muy abierto. Y la radio me permite también soltar un poco el teléfono, porque, con esa formación periodística que uno tiene, quiere estar en todo. Y entonces termino pendiente de las redes, a ver qué novedades hay con las cepas, con todo.

Para no quedar enredado

Entiende que “la radio te hace trabajar la imaginación. Y, además, Twitter se puso bravo, violento. Hoy me dijeron ‘Che, ¿te contagiaste de coronavirus?’. ‘No’. ‘Ah, lo leí en Twitter’. No te pido que vayas a cortar los cables, como hacíamos nosotros, con France-Presse, ANSA, DyN, NA, pero no tomes como cierto todo lo que sale en las redes.

-¿Hablás de violencia en general o en particular?

-De las dos. La semana pasada sufrí amenazas por Twitter, por Instagram, en el whatsapp, todo por perder un partido de fútbol. ¿Estamos todos locos? ‘Te vamos a meter balas, sabemos dónde vivís’. Amenazas a mis hijas y mí. Y si denunciás te dicen ‘Eh, vigilante’. Es una locura.

-¿Las amenazas te llegaron a doler o a preocupar?

-Más que doler, me preocuparon mucho, mi familia está muy movilizada con ese tema y me ha pedido que, si puedo, me corra del fútbol. Se ha producido un click a partir de eso. ‘Sé dónde viven tus hijos’ mete miedo. Estamos en estado deliberativo a ver cómo seguimos.

Entre los muchos roles que tiene, Tinelli es presidente de San Lorenzo de Almagro, vicepresidente de la Liga profesional y vicepresidente de la AFA. E hincha emblemático del Ciclón.

-¿Te estás planteando dejar tu lugar en el fútbol?

-Estoy planteándome qué hacer con el tema fútbol, no sé si retirarme exactamente. Aparte, imaginate, que con un programa diario, y en esta nueva situación, voy a tener que estar con absoluta disponibilidad. A veces no se podrá ir en vivo, sino en un falso vivo, alguno puede quedar aislado, hay cambios sobre la marcha.

La clásica foto grupal, con ayuda de la tecnología, para garantizar la distancia social. Foto Jorge Luengo

-¿Cómo convivís con la pandemia?

-Soy respetuoso y soy provacuna. Ahora vamos a un estudio que tiene 8 metros más de ancho que el anterior (La Academia saldrá desde los estudios de Polka, en Don Torcuato). Está totalmente sanitizado, con hisopado obligatorio para todos los que entren. Yo no voy a trabajar con barbijo, le quita la frescura a la TV. Entiendo que alguien lo haga, a mí no me va. Y no usarlo en cámara no significa no cuidarse. Dos PCR negativos antes de salir al aire te da cobertura. Si no, le quitás al espectador mucho de la gestualidad.

-¿Y cómo te cayó lo del vacunatorio VIP?

-No me gustó, primero se tienen que vacunar las personas que están en el frente de batalla, los de edad de riesgo. Ahora nos tocó a los de más de 60 (se vacunó el jueves)…

-Al principio habías aparecido en una de las listas Vip…

-Y ¿cómo no?, si yo aparezco en todas las listas. Me compré todos los boletos de todo, en todas las rifas me tenés a mí. Parece que ya me vacuné en Miami y todo, poneme en todo lo que quieras.

El cierre de la entrevista vuelve a desempolvar la primera nota conjunta, en el ‘92. Después hubo otras, claro. Pero aquella quedó en la memoria compartida. Y entonces hace cuentas, suma 29 años y, caballero, invita: “Te espero a mis 90”.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA