Tatuador condenado por “pornovenganza”: las provocaciones que influyeron en el fallo

En un caso inédito en el país, la riojana Paula Sánchez Frega (31) se convirtió en la primera mujer que logró llevar a juicio a su ex pareja, Patricio Pioli (38), quien viralizó videos y fotos sexuales luego de separarse. El fallo del Tribunal de la Cámara tercera en lo Criminal y Correccional de La Rioja…

tatuador-condenado-por-“pornovenganza”:-las-provocaciones-que-influyeron-en-el-fallo

En un caso inédito en el país, la riojana Paula Sánchez Frega (31) se convirtió en la primera mujer que logró llevar a juicio a su ex pareja, Patricio Pioli (38), quien viralizó videos y fotos sexuales luego de separarse. El fallo del Tribunal de la Cámara tercera en lo Criminal y Correccional de La Rioja sentenció a 5 años de prisión efectiva al acusado, por “coacción y lesiones leves calificadas“.

El caso cobró relevancia nacional y se lo conoció como “pornovenganza”. En julio de 2020 el Senado de la Nación dio media sanción al proyecto que modifica el Código Penal para incorporar esta figura, que es el delito “de la difusión no consentida de contenidos sexuales íntimos“.

La defensa del tatuador Patricio Pioli apeló el fallo, mientras que la querella presentará este viernes la revocación de la prisión domiciliaria, situación en la que Pioli se encuentra desde 2019.

Paula Sánchez Frega, en tiempos en los que la relación con Patricio Pioli estaba en un buen momento. Aquí mostrando tatuajes que le hizo su entonces pareja.

“Estoy muy conmovida y conforme. Terminó este calvario, fueron cuatro años de mentiras y hostigamiento. Denunciar es muy agotador”, fueron las palabras de Sánchez Frega, que dejó que su abogado, Sebastián Andrada, atienda a los medios.

Frega y Pioli se conocieron en 2016, cuando ella entró al local donde él hacía tatuajes. A los dos meses de relación, Pioli se fue a vivir a casa de ella, a los cuatro el vínculo empezó a resquebrajarse por continuas escenas de celos de ambos lados.

A los ocho meses ella pudo echarlo, no sin antes recibir un sinfín de insultos, amenazas (como “te voy a destruir“) en torno a la publicación de videos y fotos sexuales.

“Con mi consentimiento, él grababa nuestras relaciones íntimas. Yo no le preguntaba para qué, pero suponía que era para mostrárselas a sus amigos. A mí no molestaba, confiaba en él y pensaba que no pasaría de ese círculo”, le había contado a Clarín Sánchez Frega. “Pero todo cambió cuando mi intimidad cruzó la frontera llegando a lugares inimaginados y ahí fue que decidí denunciarlo y llevarlo a la Justicia”, añadió.

El juicio, que empezó en abril de 2021, se extendió durante siete debates y sólo en el primero estuvo presente la víctima. “Estaba muy nerviosa, con mucho miedo, porque temía agresiones verbales o burlas de su ex pareja, que también se encontraba en el recinto. Después de algunas complicaciones, Paula pudo declarar sin mirar al acusado, que se encontraba tapado por un cordón policial”, describe Andrada.

Patricio Pioli, sanjuanino, conoció a Paula Sánchez Frega en 2016, cuando ella fue a su local en La Rioja para realizarse tatuajes.

“Creo que las pruebas presentadas en el juicio fueron contundentes para el tribunal compuesto por Edith Agüero, María Petrillo y Fernando Romero. Pero no quiero pasar por alto que también influyó en el fallo la actitud provocadora y desafiante del acusado, no sólo durante el juicio, que dibujó de manera burlona a los fiscales y a los jueces sino que, además, escribió en un papel la palabra ‘corruptos y lo subió a sus redes”.

Estando en prisión domiciliaria, en noviembre de 2019, posteó otro video en el que se reía a carcajadas pronunciando “Libre, preso, libre, preso. Así, durante 7 segundos, con la imagen de su mano que atravesaba la ventana de su casa y se veía la proximidad de la calle. Y teniendo restricciones de referirse a Sánchez Frega, las transgredió brindando entrevistas radiales en las que no sólo la hostigaba y catalogaba de “inestable emocional”. Además, reveló que fue abusada sexualmente por un familiar, “generando otro gran perjuicio”.

Nadie esperaba un fallo semejante desde aquel maltrecho primer juicio en 2019, cuando la defensa pidió la recusación del por entonces juez Jorge Chamía, señalado de “parcial”, lo que suscitó la suspensión del proceso.

“Cuando arrancó en abril esta nueva etapa, uno siempre espera lo mejor, pero no imaginábamos esta pena que, sin ninguna duda nos parece justa. Y también creemos que será un fallo que sentará jurisprudencia“, afirma Andrada.

Paula Sánchez Frega, junto a su abogado Sebastián Andrada, en la mañana del jueves en el Tribunal. “Ella sólo asistió a la declaración que hizo en la primera jornada del juicio y hoy en el veredicto”, dijo el letrado.

Un precedente a nivel nacional

También coincide en la repercusión de la sentencia Soledad Varas, ex abogada de Sánchez Frega. “Era una oportunidad impresionante para que la Justicia riojana siente precedente a nivel nacional, porque se trata del primer caso a nivel nacional en el que la publicación de videos íntimos es juzgada y condenada. Si bien aún no tiene tipicidad legal, la conducta fue juzgada y condenada con lo que tenemos en el Código Penal. Se recorrieron muchos pasillos y se golpearon infinidad de puertas para que, finalmente tomaran la denuncia”, recuerda con profunda satisfacción.

Entiende Andrada que Pioli “siempre tuvo una actitud como displicente, nunca fue consciente de los elementos concluyentes (audios con amenazas, textos intimidantes, testigos que lo contradecían) que pesaban en su contra”.

“De alguna manera él siempre apostó a la impunidad y a una Justicia riojana que nunca tomó el toro por las astas y creo que este fallo de alguna manera no sólo la reivindica, sino que la coloca en un lugar de vanguardia“, señala la abogada.

Gabriela Fernandez también vivió una situación similar que Sánchez Frega. “Ella me ayudó, me aconsejó y me contuvo. Me alegra mucho este fallo a favor, se lo merece por tanta lucha”, dijo.

“Alivio y vuelta de página, a intentar rehacer la vida“, le dijo Sánchez Frega a su abogado después de conocido el veredicto. ¿El futuro? No será sencillo, “pero si bien lo tenemos que hablar con mi clienta, está la posibilidad de pedir una reparación por daños y perjuicios, porque Paula fue muy afectada en lo psicológico y en lo social y laboral durante cuatro años“.

Durante este período, Sánchez Frega estuvo con tratamiento psiquiátrico, debido a ataques de pánico, depresión y estrés postraumático. “No me resulta sencillo salir a la calle porque la mirada del otro siempre es acusadora“, había confesado. Sobre este punto, habló Gabriela Fernández Aberastain, que vivió una situación similar reciente en San Luis y su caso se encuentra en instancia judicial.

“Es demoledora la mirada del otro, siempre desconfiada, interpeladora -se quiebra Fernández Aberastain- porque ya están instalados en la sociedad el juicio y la condena a la mujer: ‘¿por qué te filmaste? ¿por qué lo permitiste? ahora jodete’. Esos odiadores seriales que ni siquiera te conocen hacen tanto daño como la persona que viralizó las imágenes”.

“Yo pasé momentos espantosos, en los que pensaba en lo peor, y Paula (Sánchez Frega) insistentemente se acercó, me ayudó y me contuvo como pudo. Por eso estoy tanto contenta por ella y ojalá que su caso siente precedente a nivel nacional y me ayude a mí y a tantas otras mujeres que como yo sufrimos esta violación a nuestra intimidad”, concluye.

EMJ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA