El kirchnerismo convirtió en ley un proyecto que condiciona la distribución de la pauta oficial

El kirchnerismo consiguió este viernes a la madrugada, en la Cámara de Diputados, aprobar un controvertido proyecto de Equidad en la Representación de los Géneros en los Servicios de Comunicación, que impulsa “preferencia” en la distribución de la pauta oficial. El proyecto, que fue creado por la senadora Norma Durango e impulsado por las diputadas Gisella Marziotta…

el-kirchnerismo-convirtio-en-ley-un-proyecto-que-condiciona-la-distribucion-de-la-pauta-oficial

El kirchnerismo consiguió este viernes a la madrugada, en la Cámara de Diputados, aprobar un controvertido proyecto de Equidad en la Representación de los Géneros en los Servicios de Comunicación, que impulsa “preferencia” en la distribución de la pauta oficial.

El proyecto, que fue creado por la senadora Norma Durango e impulsado por las diputadas Gisella Marziotta y Mónica Macha (Frente de Todos), obtuvo 134 votos afirmativos  y nueve en contra, en la votación en general.

Uno de los puntos más conflictivos del proyecto de ley es su artículo octavo, que vincula la “preferencia” en la distribución de la publicidad oficial a los medios de comunicación con la obtención de un certificado del Gobierno que acredite el cumplimiento de cuatro variables, sobre siete propuestas, entre las que figuran la promoción del uso del lenguaje inclusivo, la implementación de capacitaciones permanentes en temáticas de género y la disposición de salas de lactancia o de centros de cuidado infantil, entre otras.

Sobre este punto, la macrista Silvia Lospennato señaló que la iniciativa “tiene buenas intenciones” pero advirtió que “está mal escrita esta ley”. “Por supuesto que quiero más voces de mujeres y diversidades en los medios y también quiero un lenguaje no sexista, algo que lamentablemente la ley no habla”, aseveró.

La legisladora comentó que desde Juntos por el Cambio iban a acompañar la propuesta si había el compromiso de un veto parcial del artículo octavo, ya que desde su interpretación impone “una restricción indirecta” a ese derecho de pluralidad de voces que “hace rica a una democracia”. “Establecer un sistema de preferencia para la distribución de la pauta oficial está mal, eso es lo que colisiona con el derecho a la libertad de expresión“, remató Lospennato.

Por su parte, la diputada radical Karina Banfi, también de Juntos por el Cambio, afirmó que si la intención es sacar una ley que impulse el empoderamiento de las mujeres en los medios de comunicación es necesario dar el espacio para la concertación”. “Este proyecto que vino con media sanción impulsa una preferencia sobre los medios de gestión privada en donde interviene directamente en la asignación de pauta oficial”, advirtió.

“¿Es un proyecto para promover el lugar de las mujeres en los medios de comunicación o también aprovechamos para regular la pauta oficial?” se preguntó la diputada durante la maratónica sesión en la Cámara baja. Según su lectura del caso, “lo que hoy se vota es una censura indirecta porque nos estamos metiendo a regular la pauta oficial donde le ponemos condicionamientos para poder adquirirla”.

Mónica Macha defendió el espíritu de la propuesta al sostener que “si la información es machista, el poder que construye también será machista a la hora de establecer la equidad en representación de los géneros, desde una perspectiva de diversidad sexual e igual de derechos”.

También por el frente oficialista, Gisella Marziotta enfatizó que se necesita “llegar a los medios de comunicación para deconstruir el discurso patriarcal”. “Es desde ahí donde vamos a seguir avanzando en esta construcción que la sociedad necesita”, indicó la diputada y periodista, quien consideró que “los medios de comunicación hoy no están a la altura de las demandas de la sociedad”.

Gabriela Cerruti, también del Frente de Todos, señaló que “los medios de comunicación tienen hoy el mismo formato que a comienzos del siglo XX” y, según su lectura, “perduran en su manera de construir comunicación porque están conducidos por grupos de hombres que lo que quieren hacer es perdurar sus privilegios”.

La polémica está centrada en que uno de los 15 artículos que tiene el proyecto de ley establece un criterio de preferencia para distribuir la pauta oficial: “Los servicios de comunicación operados por prestadores de gestión privada a los que se otorgue el certificado de equidad en la representación de los géneros tienen preferencia en la asignación de publicidad oficial efectuada por el sector público nacional, sin perjuicio de los criterios objetivos y requisitos establecidos por la normativa vigente en la materia”.

Ese certificado será entregado a los medios por un organismo que creará el Gobierno, donde deberán registrarse todos los medios de comunicación y acreditar al menos el cumplimiento de cuatro de los siguientes requisitos: promoción del uso de lenguaje inclusivo en cuanto al género en la producción y difusión de contenidos de comunicación; implementación de capacitaciones permanentes en temáticas de género y de comunicación igualitaria y no discriminatoria; disposición de salas de lactancia y/o de centros de cuidado infantil.

También se plantean como requisitos los procesos de selección de personal basados en la equidad de género; políticas de inclusión laboral con perspectiva de género y de diversidad sexual; la implementación de protocolos para la prevención de la violencia laboral y de género; y acciones para apoyar la distribución equitativa de las tareas de cuidado de las personas trabajadoras.

Más allá de ese aspecto, sobre la distribución de la publicidad oficial, la normaestablece que todos los medios tendrán que promover la equidad en la representación de los géneros entre su personal, contratar “personas travestis, transexuales, transgéneros e intersex en una proporción no inferior al uno por ciento (1 %) de la totalidad de su personal”.

Además, a partir de esta norma, el Gobierno de Alberto Fernández creará una Autoridad de Aplicación que controlará la distribución equitativa de tareas y funciones en todos los medios de comunicación, promoverá el uso del lenguaje inclusivo, impulsará acciones para prevenir la violencia simbólica y mediática y aplicará un régimen de sanciones para los medios que incumplan con lo establecido en este proyecto.

La diputada radical Karina Banfi.

“Se hacen los Sai Baba y lo único que hacen es destilar odio”, le dijo una diputada al bloque kirchnerista

Uno de los momentos más tensos de la maratónica sesión de Diputados se vivió durante la madrugada de este viernes, cuando durante la votación del proyecto de Equidad en la Representación de los Géneros en los Servicios de Comunicación, una diputada de Juntos por el Cambio increpó a los legisladores de la bancada oficialista por una serie de gesto despectivos dirigidos a la oposición.

“Hacer gestos como que nosotros estamos comprados… Ustedes que se hacen los Sai Baba y que están todo el día en la paz, lo único que hacen es destilar odio. Esta es una casa de la república”, intimó la radical Karina Banfi ante los gestos de los diputados oficialistas.

Eran más de las tres de la madrugada y la legisladora le señaló a los representantes oficialista: “Nadie de este lado está entongado con nadie; así lo entienden, y sino empiecen a demostrar ustedes con transparencia y voten la ley que regula el lobby, que no la quisieron votar si tanto les preocupa la influencia”.

Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, quiso interrumpir y la legisladora le cuestionó la inacción para controlar a los legisladores que hacían gestos. “Lo que nosotros estamos haciendo es defender la Constitución”, retrucó Banfi.

Finalmente la sesión se levantó pasadas las 4 de la madrugada de este viernes por falta de quórum luego de que el diputado macrista Omar Marchi pidió que se traten las cuestiones de privilegio.

GRB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA