Tres meses después de salir de la cárcel participó del robo al general Milani

Pocas horas después de sufrir un violento robo en su casa de La Horqueta, en San Isidro, el exjefe del Ejército Argentino César Milani sostuvo que detrás del hecho había exintegrantes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y “mano de obra desocupada” de fuerzas de seguridad. Pero tres meses después, todo indica que los…

tres-meses-despues-de-salir-de-la-carcel-participo-del-robo-al-general-milani

Pocas horas después de sufrir un violento robo en su casa de La Horqueta, en San Isidro, el exjefe del Ejército Argentino César Milani sostuvo que detrás del hecho había exintegrantes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y “mano de obra desocupada” de fuerzas de seguridad. Pero tres meses después, todo indica que los protagonistas del asalto no fueron ni espías ni exuniformados, sino delincuentes con experiencia en el delitos contra la propiedad.

Las detenciones de los sospechosos del robo en la casa del general Milani

En las últimas horas, una investigación de la fiscal de Boulogne Paula Hertrig y de detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro de la policía bonaerense derivó en la detención de dos de los supuestos autores del atraco en la casa del teniente general (R) Milani. Uno de ellos, había salido de prisión en diciembre pasado, después de cumplir una condena por robo.

“Los sospechosos detenidos son hermanos. Se trata de Sebastián y Víctor Ariel Vivas. Ambos tienen antecedentes penales por robo. Uno había estado preso en la cárcel de Campana y el otro en una unidad penitenciaria de San Martín. Uno de los ladrones, en diciembre pasado, es decir tres meses antes del robo a Milani recuperó la libertad después de haber cumplido una condena impuesta por la Justicia”, explicó a LA NACION una calificada fuente judicial.

Una de las armas secuestradas a los sospechosos

El robo ocurrió el 2 de marzo pasado en O’Higgins al 3600. los ladrones, que circulaban en un VW Gol gris, sorprendieron a Milani cuando el exjefe del Ejército conversaba en la vereda de su casa con un contratista encargado de los trabajos de refacción en el imponente inmueble.

Según Milani, los delincuentes estuvieron en su casa entre 15 y 20 minutos. El exjefe del Ejército dijo que los ladrones tenían armas calibres 40, 45 y 9 milímetros, que tenían entre 30 y 35 años y pelo más bien corto, y que actuaron “con mucha naturalidad”, sin parecer drogados, alcoholizado o que estuviesen fuera de sus cabales. “Estaban totalmente tranquilos, con armas afuera, pero siempre apuntando hacia abajo. Les dije que las guardaran y que les iba a dar lo que quisieran”, recordó el militar, que en noviembre de 2019 fue absuelto por la desaparición del soldado riojano Alberto Agapito Ledo, ocurrida en 1976 en Tucumán.

Operativo para detener a los sospechosos por el robo al general Milano

Milani, su esposa, una empleada doméstica, el contratista y seis albañiles fueron llevados por los asaltantes a la planta alta de la casona, donde fueron encerrados en un vestidor.

Según el exjefe del Ejército, los ladrones se apoderaron de dos armas suyas -una pistola Browning calibre 9 milímetros y otra semiautomática calibre 40-; dinero que estaba en un bolso, dos teléfonos celulares, dos relojes y otros objetos de valor.

El vehículo utilizado por los delincuentes tenía colocada una chapa patente que correspondía a otro auto de la misma marca y modelo, pero de cinco puertas.

Según fuentes policiales consultadas por LA NACION, los ladrones se hicieron un botín de 300.000 pesos.

Tras una serie pistas y pruebas, la fiscal Hertrig y detectives policiales lograron identificar a los hermanos Vivas y a otros dos sospechosos que tienen órdenes de captura.

“Hubo un primer allanamiento, en marzo pasado, que dio resultado negativo. Se continuó trabajando”, explicó una fuente judicial.

Detectives policiales afirmaron a LA NACION que se tenía evidencia que los sospechosos estaban por protagonizar un golpe en Pilar o en Villa Adelina, en San Isidro, por lo que se hicieron patrullajes en la zona.

Los investigadores lograron obtener las líneas telefónicas utilizadas por los sospechosos y se ordenaron las intervenciones correspondientes.

“Por escuchas directa, anteayer, se determinó que uno de los ladrones estaba por la zona de Tigre y se hizo un seguimiento. Poco después ese sospechoso se juntó con su hermano y ambos fueron detenidos en la vía pública”, dijo una fuente del caso.

Los elementos secuestrados en el operativo

Después, la Justicia ordenó los allanamientos en su domicilios y se secuestraron elementos de importancia para la investigación como pistola calibre 11.25 con silenciador y numeración limada, otra pistola calibre .380, pasamontañas, municiones, 23.000 pesos, 1000 dólares y una chapa patente que había sido robada de un auto el mes pasado.

Los hermanos Vivas fueron indagados por los delitos de robo doblemente calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada y por ser cometido en poblado y en banda; privación ilegítima de la libertad y tenencia ilegal de arma de guerra.

Ambos se negaron a declarar. Los investigadores ahora buscan a los otros dos sospechosos.

Conocé The Trust Project