Entrevista exclusiva al nuevo talento de Pixar, el director de Luca

El italiano Enrico Casarosa dejó su Génova natal para estudiar animación en los Estados Unidos. Trabajó en La Era de hielo y alguien en Pixar vio un cómic suyo. El resto es esta historia: hace 21 años trabaja en Pixar, dirigió el corto La luna, candidato al Oscar, trabajó en Ratatouille, Up y Coco y debuta…

entrevista-exclusiva-al-nuevo-talento-de-pixar,-el-director-de-luca

El italiano Enrico Casarosa dejó su Génova natal para estudiar animación en los Estados Unidos. Trabajó en La Era de hielo y alguien en Pixar vio un cómic suyo. El resto es esta historia: hace 21 años trabaja en Pixar, dirigió el corto La luna, candidato al Oscar, trabajó en Ratatouille, Up y Coco y debuta en el largometraje con Luca, que estrena este viernes 18 en Disney+, sin costo adicional.

El artista le contó a Clarín en exclusiva, también, cómo es el brainstorming recurrente entre directores, productores y guionistas para armar cada guion de la empresa. Y cómo imaginó a chicos que se transforman en monstruos marinos al entrar en contacto con el agua, los protagonistas de Luca, el primer estreno de Pixar de 2021.

Casarosa ambientó Luca en una ciudad costera ficticia, a la que llamó Portorosso. Y las acciones transcurren a principios de los ‘60, para darle una “sensación atemporal”.

Alberto y Luca toman gelato, pero si se mojan se convierten en monstruos marinos… Foto Pixar/Disney+

Luca es un monstruo marino cuando está bajo el agua, pero cuando sale a la superficie se transforma en un niño.

O al revés.

El director genovés, el nuevo talento de Pixar, lo explicó así en diálogo con Clarín.

Niños y monstruos marinos: el director cuenta por qué eligió esa metáfora. Foto Pixar/Disney+

-¿Sabés algo acerca de la Argentina? ¿Has venido, o tenés parientes en la Argentina o en Sudamérica?

-No, no la he visitado, pero tengo algunos compañeros de trabajo argentinos. Y también he escuchado mucho acerca de la inmensa inmigración italiana. Todavía recuerdo que hay un libro maravilloso, Three Thousand Leagues in Search of Mother (se refiere a Marco, de los Apeninos a los Andes), que en realidad es la historia de alguien, un niño pequeño que desde Génova viaja para buscar a su madre en la Argentina. Así que ésa fue la historia de muchos italianos que se fueron a América del Sur.

Enrico Casarosa, de Génova a Nueva York, y de allí a California, desde donde habló con “Clarín”. Foto Reuters

-Vos estás trabajando en Pixar desde 2002. ¿Cómo llegaste a Pixar?

-Vine a los Estados Unidos desde Italia cuando tenía 20 años para estudiar animación, y luego comencé a hacer muchos pequeños trabajos en la ciudad de Nueva York en series de televisión. Yo como que metí el pie en la puerta, y allí aprendí, mientras estudiaba también, y luego me fui para trabajar para Blue Sky Studios, trabajé en La Era de hielo, y después hice un cómic, que alguien notable vio en Pixar. Así que, como siempre me gusta decir, en realidad a veces un proyecto paralelo, de tu propia pequeña pasión, ese pequeño proyecto se convierte en algo que te ayuda en tu carrera. Entonces alguien vio mi cómic, le gustó, y me dijo “Ey, deberías enviar tu portfolio”. Y así fue como me mudé a California para Pixar. Y agregaron un nuevo proyecto justo en el momento en que yo estaba empezando, y entonces comencé a hacer un storyboard con ese team, ese equipo.

Alberto es el nombre de un viejo amigo del director. En su amistad de chico en su pueblo natal basó gran parte de la película. Foto Pixar/Disney+

Tú eres mi amigo fiel

-“Luca” se basa en tu propia infancia, ¿no es así?

-Sí, mucho. Mi mejor amigo se llama realmente Alberto, y yo era un niño tímido y protegido por mi familia. Nos divertimos mucho por la Riviera, la hermosa Riviera alrededor de Génova donde crecimos, y tuvimos nuestros pequeños scooters y motocicletas. Entonces, sí, hay bastante de esa historia. Y eso es realmente de lo que quería hablar, cómo estas importantes amistades, con las personas que son muy diferentes a nosotros, nos ayudan a crecer. Y ésa fue ciertamente mi experiencia. Y luego, sí, notamos que mucha gente tenía un recuerdo similar, de un mejor amigo que era muy diferente, que los desafiaba a que tuvieran divertidas aventuras.

Casarosa explicó a “Clarín” por qué la animación en “Luca” no es hiperrealista como en otros filmes de Pixar. Foto Pixar/Disney+

-¿Y seguís manteniendo el contacto con Alberto?

-Sí, especialmente ahora que nos perdimos unos a otros años, aquí y allá. Ya sabés, todos tenemos vidas ocupadas, pero estamos a punto de ir a Italia y ver la película juntos, porque vamos a tener una pequeña premiere en Génova, en mi ciudad natal. Así que espero con ansias verlo. Pero, sí, tratamos… Es del tipo de amigos que, lamentablemente, a menudo estás yendo por caminos separados con tu mejor amigo, y seguís desde lejos esta maravillosa conexión.

Luca y Alberto arman su propio scooter. El realizador amaba andar en las motocicletas Vespa… Foto Pixar/Disney+

Bajo el mar

-¿De dónde surge la idea de los monstruos marinos?

Enrico tuvo una familia sobreprotectora, como son los padres de Luca. Foto Pixar/Disney+

-Creo que yo estaba realmente fascinado con estos mapas antiguos y esa hermosa carta marina, que en las orillas del mar siempre había avistamientos de monstruos, que obviamente tenían mucho que ver con el miedo a lo desconocido. El mar es tan interesante. Y habiendo crecido junto al mar, yo de niño era un poco “pescado”. Viste que tienen que arrastrar a los niños fuera del agua al final del día. Entonces, cuando pongo esas dos cosas juntos, pensé, ¿y no sería interesante si un niño tuviera que ocultar el hecho de que él podría verse verdaderamente como un monstruo marino? Vino un poco del sentido de que, a veces, en el folclore hay cosas cambiantes que pueden verse de dos maneras diferentes, ¿no? Como tal vez en el folclore japonés, un zorro puede parecer un humano por arte de magia. O los selkies en Irlanda, estas maravillosas leyendas de las focas que parecen mujeres. Así que eso es lo que junté. Y amo la idea de que, cuando era niño, miraba a mi alrededor en este pequeño pueblo y era como, bueno, ese viejo hombre que está de pie junto al mar, ¿cuál será su historia? Entonces esas son las cosas que vinieron juntas. Lo que me encantó de eso es que también pude hablar de cómo me sentía como un niño, como un animal pequeño y extraño, como si no encajara. Así que eso es lo que me hizo querer armarlo. Como ¿y si un niño tiene que esconder este lado de sí mismo?

El realizador preparó una premiere en su pueblo natal, para reencontrarse con su amigo de la infancia Alberto. Foto Pixar/Disney+

-La animación de “Luca” no es tan realista como la de otras producciones de Pixar, supongo que eso fue premeditado. ¿Por qué?

-Realmente se sintió divertido entrar en el mundo de los niños, con una búsqueda más expresionista. Estábamos hablando de cómo cuando se es niño las cosas se sienten tan diferentes, como si todo se sintiera gigantesco y aventurero, ¿no? Como si ahora de adulto vas a la plaza de juegos de cuando eras un niño, y decís, wow, ¡esto es tan pequeño! Lo recordás como desde este otro punto de vista. Y eso nos atrapó, hay cierta alegría y hay un sentimiento que queremos transmitir. Entonces con los animadores empezamos a pensar en cómo podíamos transmitir eso, junto con ese sentimiento. También, aquí está la animación que me encanta, y que tomé de la animación de los dibujos animados con los que crecí. Algunos son japoneses, algunos son dibujos animados de la Warner Bros., algunos son stop motion, como el maravilloso trabajo de Aardman con Wallace y Gromit. Miramos todas estas cosas y pensamos ¿cómo podemos traerlas, un poquito de la forma en que eran? Y fue una maravillosa colaboración, y así se volvió un poco más ágil, más divertido, más caricaturesco. Creo se sintió muy divertido porque estamos en este mundo de niños, y por eso es que queríamos algo diferente para transmitir este momento tan especial de nuestra vida como es la niñez.

La animación combina u homenajea dibujos de la Warner Bros., stop motion de Aardman y hasta animé. Foto Pixar/Disney+

Reuniones de cerebros en Pixar

-¿Podrías contarme cómo se trabaja en la producción y el armado del guion de las películas de Pixar? Entiendo que hay un team de talentos, escritores y productores, entre ellos, Pete Docter, a los que se acude y se llevan las ideas, como en una “brainstorming”.

Pete Docter, director de “Up”, “Intensa mente” y “Soul”, es productor de “Luca” e integra el team de talentos con quienes se discuten las ideas en Pixar. Foto Reuters

-Sí, sí. Hablando creativamente, proponés una idea en una especie de borrador seco, rápido. Querés mostrarles el potencial y lo que te interesa. Entonces, tu primer speech es lo que quiero que esté, hay niños, hay monstruos marinos y tienen que irse a la superficie, a la ciudad italiana, y tener un poco de aventura. Pero ellos también quieren saber qué hay en el corazón de la historia, y esto es lo que me interesa: mi mejor amigo y yo teníamos “esto”. Siempre vos les dirás cosas, y ellos eligen tres ideas y allí te ayudan, te dicen qué les gusta: 

Pete Docter y Enrico Casarosa habían trabajado juntos en “Up”. Y juntos estuvieron este jueves 17 en la premiere de “Luca”, en el cine El Capitán, en Hollywood. Foto Reuters

“Esto realmente tiene mucho potencial. Empecemos el proceso”

Entonces, lo que sucede es que buscás un escritor y comenzás a desarrollar todo junto con ese guionista. Y así es como pasás el proceso. En el primer par de años, se trata de desarrollar el guion. Y una vez que esté listo, comenzás a hacer un guion gráfico, un storyboard, con los dibujos. Y cada tres meses, más o menos, lo compartís con el increíble equipo de otros directores, como Pete Docter, y te ayudan a darte algunas nuevas ideas. “Esto es genial”, “No sé si esto es tan bueno”, y vos seguís abriendo la historia. “Tirá lo que no necesitás, mantené lo que se siente emocional, lo que se siente gracioso”.

Y así es este proceso maravillosamente colaborativo, y trabajamos realmente duro para hacer la mejor historia que podamos, principalmente con un equipo pequeño, y luego lo verificamos con nuestros otros directores. “¿Qué te parece? Esto es lo último”. Y luego tomás lo que te dicen y lo rehacés de nuevo. Así que es muy parecido a un pop art, “esto va, mantené eso, ahora sacá esto, vamos a rehacerlo para que…”. Ese es el proceso. Hasta que obtenés una historia sólida, y luego comenzás a producir realmente las tomas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA