Élite volvió fiel a su esencia, pero con los límites más corridos que antes

El colegio es el mismo, las autoridades no, los alumnos más o menos, los tópicos son los de siempre, pero la apuesta ha subido. La cuarta temporada de Élite, que caba de estrenar Netflix, transita por el viejo carril conocido por el que comenzó a andar el 5 de octubre del 2018, empujado ahora por…

elite-volvio-fiel-a-su-esencia,-pero-con-los-limites-mas-corridos-que-antes

El colegio es el mismo, las autoridades no, los alumnos más o menos, los tópicos son los de siempre, pero la apuesta ha subido. La cuarta temporada de Élite, que caba de estrenar Netflix, transita por el viejo carril conocido por el que comenzó a andar el 5 de octubre del 2018, empujado ahora por una sobredosis de velocidad en todos sus frentes.

De movida hay sensación de mucho, cosa que como televidente se agradece. Y al ratito ya hay sensación de demasiado.

¿Eso es malo, acaso? Depende el caso: en éste, sobre el paño de ruleta temático están coronados muy pocos números. Y casi que no queda espacio para seguir apilando fichas.

Si la trama fuera un casino, podría decirse que los números más jugados por los guionistas son los de siempre, pero con apuestas vertiginosas: sexo, alcohol, descontrol, misterio, traiciones y todas las formas posibles del amor.

Omar y Ánder siguen con su amor, ahora en riesgo ante la llegada de Patrick, uno de los nuevos.

Eso está en el ADN de Élite. Y debe celebrarse, entonces, que en su cuarta temporada, estrenada el viernes 18 -a más de un año del arranque de la tercera, que está disponible desde el 13 de marzo del 2020-, siga siendo fiel a su esencia. Lo que sucede es que para respetar esa fidelidad y, al mismo tiempo, disimular el recambio de nombres en el elenco, lo que se buscó fue potenciar su espíritu de libertad, provocación y rebeldía. Y por momentos genera agobio.

Algo más les debería pasar a estos chicos que van por todo. Algo de serenidad, en algunas postales bucólicas, no hubiera venido mal.

Lo cierto es que con Carlos Montero a la cabeza del proyecto, el equipo de Élite jugó fuerte en este regreso que ya no cuenta con Ester Expósito (Carla), Alvaro Rico (Polo) y la mexicana Danna Paola (Lucrecia) en su formación. Tres de los alumnos más picantes del prestigioso colegio español se fueron para darle lugar a los hermanos Blanco: Mencía (Martina Cariddi), Ari (Carla Díaz) y Patrick (Manu Ríos), hijos de Benjamín (Diego Martín), el nuevo director, que llegó a la institución para desgranar su varita rigoreadora en el alumnado.

Guzmán, Ánder y Rebeka, tres de la vieja guardia que quedaron. Ella es “el personaje” de la serie.

Mencía es la única de los cuatro Blanco que fue recibida con simpatía. Por fuera de ese grupo familiar, el otro nuevo que entró al aula es Phillipe, un príncipe heredero interpretado por Pol Granch. No fue sorpresa que uno de los vínculos de esta temporada lo encuentre con Cayetana (Georgina Amorós), que se ocupa de la limpieza del colegio.

El cruce de clases sociales y otros lugares comunes de la tira juveniles también encuentran espacio en Élite, cuya etiqueta más potente es la de la ficción que le abre el juego al deseo sexual de sus personajes.

Y para que eso no decaiga, que venía en alza desde la segunda temporada, los nuevos ofician de trampolín para poder saltar más alto: Patrick se mete en la relación entre Ánder (Arón Piper) y Omar (Omar Ayuso), Ari tiene chance de colarse en el vínculo a distancia de Guzmán (Miguel Bernardeau) y Nadia (Mina El Hammani), y Mencía avanza sin mandatos y hacia donde ve lugar. Un buen sitio parece haber encontrado de entrada en los brazos de Rebeka (Claudia Salas), el personaje más logrado y atractivo de toda la serie. Libertad sexual garantizada.

Como viene sucediendo desde el vamos, con el asesinato de Marina (María Pedraza) en la primera temporada, aquí también hubo un crimen. Y también hay saltos de tiempo para poder salpimentar la intriga y las sospechas, pero el registro policial quedó reducido esta vez a algunos rasgos opacados por las escenas hot y el descontrol. ¿Pintura de época o vuelta de tuerca para no pasar desapercibidos en medio del aluvión del streaming?

Ficha

Serie juvenil Protagonistas: Arón Piper, Miguel Bernardeau, Itzan Escamilla, Claudia Salas, Martina Cariddi y Diego Martín Creador: Carlos Montero Emisión: Cuarta temporada de 8 episodios, disponible en Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA