Physical: la serie que saca los trapitos sucios del mundo de los aerobics y las amas de casa de los ’80

Quien haya formado parte del final de los ‘70 y el inicio de los ‘80 recordará con facilidad el furor por el mundo de los aerobics, los particulares peinados y la ropa ajustada que cientos de mujeres utilizaban para entrenar en una gimnasia que rápidamente se convirtió en moda. Sobre eso profundiza Physical, la nueva…

physical:-la-serie-que-saca-los-trapitos-sucios-del-mundo-de-los-aerobics-y-las-amas-de-casa-de-los-’80

Quien haya formado parte del final de los ‘70 y el inicio de los ‘80 recordará con facilidad el furor por el mundo de los aerobics, los particulares peinados y la ropa ajustada que cientos de mujeres utilizaban para entrenar en una gimnasia que rápidamente se convirtió en moda. Sobre eso profundiza Physical, la nueva miniserie de Apple TV+  que recrea este furor y refleja esa sociedad.

Esa sociedad, precisamente, indicaba silenciosamente que la mujer emprendedora no podía existir y los cuerpos perfectos comenzaban a mostrar las primeras grietas a causa de los trastornos alimenticios.

Compuesta por diez episodios –los primeros 3 ya están disponibles en la plataforma de streaming y los siguientes se estrenarán de a uno cada viernes–, trae como protagonista a Rose Byrne (a quien hemos visto en varias películas, como Troya, Buenos vecinos, Damas en guerra y La noche del demonio) encarnando a Sheila Rubin, una ama de casa del sur de California que, puertas afuera, muestra una vida perfecta.

Pero que, en la intimidad, es oprimida. Su liberación llegará por medio de los aerobics, logrando convertirse en una gurú para muchas mujeres que pasan por lo mismo que ella.

En aquel momento, esas vidas idealizadas comenzaron a cobrar fuerza gracias a figuras como Jane Fonda, hija del actor Henry Fonda, quien fue la principal promotora de esas nuevas rutinas de entrenamiento. Ahora el programa invita a viajar a esa época con un tono de comedia negra. Hoy, las podemos encontrar en Instagram y en cualquier otra red social.

“Encontrar la voz de Sheila como entrenadora de aerobics, con su convicción y su fuerza, fue un gran desafío. Comencé a entrenar la parte física desde el principio. Sin embargo, lo realmente complejo fue poder sacar esa voz interior, como la de cualquier entrenador legendario o mentor, que tiene capacidad de capturarte y motivarte”, cuenta Byrne a Clarín desde Australia.

Entre risas, la actriz bromea también por su vestuario: “¿Sabés lo que es hacer ejercicio con ese atuendo de aerobics? Fue algo complejo. ¡Son muy ajustados!”.

Y es que el vestuario, el peinado y la conducta social juegan un rol clave en la historia. “Investigar sobre esa época fue realmente fascinante, porque la mayoría de la gente recuerda que cuando comenzó la moda de los aerobics se sentía como una secta. Todas estas mujeres en Los Ángeles con el pelo enorme comentándole a la gente: ‘¿Has oído hablar de esto? Hay un lugar al que vas y es algo increíble’. Y realmente queríamos capturar eso. Visualmente fue realmente interesante mostrarlo, porque ella está en este matrimonio disfuncional y aburrido, y luego el mundo de los aeróbicos es como la libertad y la emancipación. Fue genial ser tan específico y auténtico sin burlarse de ello”, sostiene la actriz.

Los ‘80 y los aerobics: el inicio de un cambio de época

Según Byrne, la serie ofrece una mirada excelente que sirve para recordar “lo lejos que hemos llegado desde los años ’80”.

Antes el ejercicio se consideraba un lujo, ahora todas podemos ser emprendedoras, innovadoras e influyentes. Y el show muestra eso, a una mujer con una adicción y una enfermedad que encuentra una salida a través de los aeróbicos, algo que suena poco convencional porque es retro y divertido para nosotros, pero, en ese entonces, para ella era una forma de salir de un matrimonio bastante disfuncional y en el que se encuentra en un punto de ruptura en su vida”, señala.

A la charla se suma Annie Weisman, quien creó, escribió y produjo la serie, y quien, además, se desempeña como showrunner. “Me interesó explorar la época de los ‘80, porque todavía era un tabú que las mujeres tuvieran sus propias ambiciones empresariales. Y allí es interesante explorar este espacio de fitness, porque era uno de los que estaba disponible para mujeres”, agrega Weismann, quien su mirada sobre la mujer y su lugar en la sociedad ya fue reflejado en varios de los ciclos donde tuvo a cargo, como Suburgatory, Almost Family y Desperate Housewives (Amas de casa desesperadas como se conoció en Latinoamérica).

Rose Byrne interpreta a Sheila Rubin en la nueva ficción sobre el mundo de los aerobics

Incluso, la productora explica que su experiencia personal por sufrir trastornos alimentarios la llevó a abordar esta temática: “Traté de expresar la vida como la vivo, un baile constante entre lo doloroso, lo gracioso, lo trágico y lo ridículo. Una idea central del programa para mí fue expresar con precisión la desconexión entre lo que muchos de nosotros proyectamos al mundo y cómo nos sentimos por dentro“.

“No había lugar en los ’80 para hablar de una enfermedad como ésa. No había ningún lenguaje del tema en ese momento y siempre se lo trató como algo de los adolescentes, al igual que ocurrió con muchas cosas con la condición femenina. Acá, Sheila no tenía ese espacio para ir a buscar ayuda y, como todo buen adicto, cada vez que esto pasaba, decía ‘Es la última vez’, y eso es muy peligroso”, cierra Weisman.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA