Segunda dosis: a cuántas personas de grupos de riesgo les falta para estar “tranquilos” frente a la variante Delta

Las autoridades coinciden en que la variante Delta se va a instalar pronto. Su impacto, impredecible, depende del alcance de la vacunación contra el Covid con dos dosis. ¿Cuántas personas de los grupos de riesgo falta inmunizar (y cuántos días llevará hacerlo) para estar más o menos tranquilos frente a Delta? “Tranquilos” quiere decir que -sin…

segunda-dosis:-a-cuantas-personas-de-grupos-de-riesgo-les-falta-para-estar-“tranquilos”-frente-a-la-variante-delta

Las autoridades coinciden en que la variante Delta se va a instalar pronto. Su impacto, impredecible, depende del alcance de la vacunación contra el Covid con dos dosis. ¿Cuántas personas de los grupos de riesgo falta inmunizar (y cuántos días llevará hacerlo) para estar más o menos tranquilos frente a Delta?

Tranquilos” quiere decir que -sin aspirar a la inmunidad de rebaño- estén cubiertos quienes tienen mayor riesgo de hospitalización o muerte por Covid, sea porque tienen factores de riesgo como porque son mayores de 60 años.

Cubiertos” quiere decir con dos dosis, según distintos estudios científicos que profundizan en la enorme transmisibilidad de Delta. Volveremos sobre este punto, en alusión a unas declaraciones del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan.

Vacunación libre estaciones de trenes para mayores 35 años en la Provincia de Buenos Aires. Foto Juano Tesone

En la ciudad de Buenos Aires, el 47% de los mayores de 60 años tiene vacunación completa. En la Provincia de Buenos Aires, el 63%. A nivel nacional, el 45% recibió dos dosis.

Sin embargo, el restante 55% tiene sus ribetes: o recibieron una sola dosis contra el coronavirus o no tienen ninguna

La distribución de ese porcentaje no es una buena noticia. El 37% de los +60 (2.705.151 personas) recibió la mitad del esquema de vacunación. El 17,8%, aparentemente, ninguna dosis.

Los problemas relativos al alcance de la campaña de vacunación ya fueron informados por Clarín. Entonces, desde el ministerio que conduce Carla Vizzotti explicaron algo lógico: como no hubo censo 2020, faltan datos poblacionales elementales.

O sea que se sabe cuántas personas fueron vacunadas, pero no cuántas falta vacunar. Provisoriamente se usan las proyecciones del INDEC para 2021.

Médicos, en una Unidad de Cuidados Intensivos, con pacientes Covid. Foto EFE

Ese casi 18% (1.298.516 individuos) no vacunado podría “no existir“, como un “margen de incertidumbre” en la proyección. Pero una cifra de tal magnitud invita a pensar que una parte es error de cálculo y otra se debe a dificultades en la cobertura. Las campañas, en general, no llegan a muchas personas.

Por lo pronto, sin ese 18% “no vacunado”, faltarían aplicar, de mínima, 2.705.151 dosis a los +60.

Para Enrique Bassat, epidemiólogo e investigador del Instituto de Salud Global (IGLobal) de Barcelona, el umbral para estar menos preocupados por la ola que va a venir es “tener a un 70% de la población mayor de 60 años con esquema completo”.

Roberto Debbag, presidente electo de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, cree que es poco: “Debería ser 90%, por no decir que todas las personas con comorbilidades y mayores de 60 deberían tener ya las dos dosis”.

Según advirtió, “aunque haya algunas semanas antes de la intensidad continua, Delta podría venir pronto, en los próximos 15 días“.

Enfoques

Se habla mucho de la “falta de cultura del dato en Argentina“. Uno querría entender fácilmente qué cobertura falta para estar “tranquilos” frente a Delta, pero no es tan fácil. Los desgloses numéricos de los sitios oficiales son muchas veces escasos. Y a veces, confusos. 

Según las proyecciones del INDEC, en el país habría 7.279.394 personas de 60 años o más. El Monitor Público de Vacunación dice que ese segmentó recibió 9.256.605 dosis.

Vacunación contra el Covid en la provincia de Buenos Aires. Foto Xinhua

Como Salud asegura que el 45% (3.275.727 personas) tiene, ya, esquema completo, un par de cuentas sencillas permiten deducir que el 82% recibió al menos una dosis. Sin embargo, el Gobierno asegura que es el 90%. La diferencia tiene una explicación.

Desde que en marzo se decidió dilatar las dosis de los esquemas para inmunizar a más personas con media vacuna, los partes oficiales enfatizan los logros en ese sentido, algo objetivamente bueno, pero insuficiente frente a Delta.

En este caso, se traduce en que el 90% ​resaltado en los partes de prensa incluya (confirmaron en Salud) a los mayores de 60 años de otros grupos prioritarios.

O sea, personal de salud, fuerzas de seguridad, docentes… A contrapelo de cómo están vertidos los desgloses en el Monitor Público de Vacunación.

Tranquilos y cubiertos

El Plan Estratégico de Vacunación calcula unas 5.653.000 personas de 18 a 59 años con alguna comorbilidad.

Si bien al cierre de esta nota no se había obtenido el dato nacional de cobertura con dos dosis a esas personas, el Ministerio de Salud bonaerense confirmó una referencia útil para orientarse: solo el 15% completó el esquema. El 66,4% tiene al menos una dosis.

En cualquier caso, el Monitor Público de Vacunación asegura que aplicaron 5.041.368 dosis en ese segmento. Para lograr el esquema completo faltarían 6.264.632 dosis más

Sumando las “de mínima” de los mayores de 60 detalladas arriba, las vacunas para cumplir con el objetivo que planteaba Debbag (todos los de riesgo con esquema full) son 8.969.783 dosis. Bajando la exigencia de cobertura al 70% (planteo de Bassat), se requerirían 3.807.378​ dosis.

A un ritmo de 330.000 aplicaciones diarias (promedio de los últimos 15 días), llevaría 11,5 días lograrlo. Para la cobertura al 100%, 27 días.  

Vacunas en la mira

Este martes, en una entrevista en la que el periodista Ernesto Tenembaum (Radio con vos) ahondaba en el impacto de la variante Delta, el ministro Daniel Gollan relativizó la importancia de las dos dosis en quienes recibieron AstraZeneca y Sputnik, en comparación a Sinopharm.

De cara a Delta, los fundamentos de esos dichos son difíciles de entender.

Si bien alientan los datos de inmunidad con una dosis de Sputnik en un paper reciente liderado por la investigadora Superior del Conicet Andrea Gamarnik y publicado en revista Cell, ese estudio (por las fechas del trabajo) no contempló la variante originada en India.

En cuanto a AstraZeneca, basta leer en The Lancet el reciente artículo “Spike-antibody waning after second dose of BNT162b2 or ChAdOx1”.

No solo se reafirma el rol de las dos dosis sino que analiza la caída de los anticuerpos anti spike en Pfizer y AstraZeneca cuando se estira el espacio entre las inyecciones a 70 días o más.

Pero no caen igual. Sin quitarle mérito a las restantes formas de la inmunidad humana (anticuerpos neutralizantes, memoria celular…), la pérdida de anticuerpos anti-S con Pfizer, al dilatar las dosis, es de dos veces. Con AstraZeneca, de cinco veces.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA