El exorcista: invierten US$ 400 millones para una nueva trilogía

Se viene una nueva trilogía de El exorcista, por la que Universal gastará 400 millones de dólares. No sólo eso: en un giro inesperado, Ellen Burstyn (88 años), quien en el clásico de 1973 interpretó a Chris MacNeil, la mamá de la endemoniada Regan, vuelve para el mismo papel. Universal tiene pensado estrenar la primera…

el-exorcista:-invierten-us$-400-millones-para-una-nueva-trilogia

Se viene una nueva trilogía de El exorcista, por la que Universal gastará 400 millones de dólares. No sólo eso: en un giro inesperado, Ellen Burstyn (88 años), quien en el clásico de 1973 interpretó a Chris MacNeil, la mamá de la endemoniada Regan, vuelve para el mismo papel.

Universal tiene pensado estrenar la primera de las tres películas el 13 de octubre de 2023. La fecha tiene su lógica: octubre es el mes de Halloween, y no es la primera compañía que lanza sus filmes de horror cerca de la Noche de brujas.

No está claro si las otras dos películas tendrán o no salida en los cines, porque el plan del sello major de Hollywood es proyectar algunas de sus producciones en Peacock, su nuevo servicio de streaming.

Linda Blair: tenía13 años y debieron ponerle guardaespaldas por seis meses después del estreno. Foto Archivo Clarín

Se viene una nueva trilogía de El exorcista, decíamos. OK, originalmente, cuando se estrenó la película de William Friedkin (1973) nadie había pensado en una saga -la palabra saga no estaba de moda por entonces- y las películas que siguieron a la de la niña poseída (Linda Blair, hoy de 62 años) y su madre (Ellen Burstyn) fueron decididamente malas. De 1977 es El exorcista: El hereje, con Richard Burton y Linda Blair, y en 1990 le deben haber pagado una fortuna a George C. Scott para que encabezara el elenco de El exorcista: Legión.

Si la cifra suena descabellada (400 millones de dólares por tres películas), hay antecedentes recientes que avalan semejante locura, antes de que alguien lo denomine despilfarro.

Una de las imágenes más icónicas del filme. La nueva secuela estrena en 2023. Foto Archivo Clarín

Netflix puso sobre la mesa o en la cuenta bancaria de los productores U$S 450 millones por los derechos de dos secuelas de Knives Out (Entre navajas y secretos). Amazon abonó US$ 125 millones por Coming 2 America, secuela de Un príncipe en Nueva York, que no son nada al lado de los US$ 200 millones que gastó en La guerra del mañana, reciente estreno por streaming con Chris Pratt.

Oficialmente, lo que se sabía de la nueva El exorcista, que dirige David Gordon Green (el que también reinició la Halloween de John Carpenter) es que es una “secuela de la película de 1973 sobre una niña de 12 años que está poseída por una misteriosa entidad demoníaca, lo que obliga a su madre a buscar la ayuda de dos sacerdotes para salvarla”. Es producida por Blumhouse, un estudio que tiene entre sus estrenos Actividad paranormal y ¡Huye!.

La imagen que fue afiche. Max von Sydow, como el padre Merrin, iluminado por la luz del dormitorio de Regan. Foto Archivo Clarín

Bien, ahora se sabe que al elenco se une Leslie Odom Jr., aclamado por Hamilton y Una noche en Miami, y que su personaje rastrea al de Burstyn después de que su hijo es poseído.

O sea que esta nueva El exorcista no tiene por qué transcurrir ni días, ni meses, ni años, ni décadas cerca de los eventos del filme de 1973, que cosechó 10 candidaturas al Oscar, incluidas director (William Friedkin) actriz protagónica (Burstyn) actores de reparto (Linda Blair y Jason Miller, el sacerdote Karras que asiste al padre Merrin -Max von Sydow- en el exorcismo) y película. Fue el primer filme del género de terror que obtuvo tal nominación.

Linda Blair, junto a un muñeco de cera. Linda es la de la derecha. Foto Archivo Clarín

Y ganó dos estatuillas, al mejor guion basado en otro medio (para William Peter Blatty, que había escrito la novela original) y el sonido. No había premios a los efectos especiales o visuales, porque si no, la levitación de Regan y el vómito verde de arvejas cocidas le hubiera dado una tercera estatuilla a la película de la Warner Bros.

Qué es Blumhouse

El estudio cinematográfico estadounidense Blumhouse Productions, que tiene un acuerdo de producción de diez años con Universal, fue fundado por Jason Blum. Suele producir películas de terror, de bajo presupuesto y altas ganancias. La ecuación perfecta.

Ellen Burstyn vuelve, al menos para la primera de las tres películas que se filmarán. Foto Archivo Clarín

A los títulos ya nombrados como Actividad paranormal y ¡Huye! se les pueden agregar La noche del demonio (US$ 1,5 millones de costo, US$ 99,5 millones de recaudación en todo el mundo), de James Wan, creador de El juego del miedo y El conjuro, Sinister, con Ethan Hawke (US$ 3 millones y US$ 82 millones), La noche de la expiación, o The Purge, otra con Hawke (US$ 3 millones, y US$ 89 millones).

La propia El exorcista, producida en su momento por Warner Brothers, tuvo un costo de producción de once millones de dólares y recaudó 441 millones. De ese mismo año es, por ejemplo, El golpe, con Paul Newman y Robert Redford, y que terminó ganando el Oscar a la mejor película, que con su vestuario y ambientación de época, costó la mitad, pero recaudó 151 millones.

Linda Blair, quien hoy tine 62 años. Foto Archivo Clarín

Tres películas en las que participó la productora Blumhouse fueron candidatas al Oscar: Whiplash (2014), ¡Huye! (2017) y El infiltrado del KKKlan (2018).

Diez cosas que tal vez no sabías de El exorcista

1) La famosa escena del vómito se filmó una sola vez. Pero por un motivo. El vómito de Regan no estaba destinado a la cara del padre Karras, sino a su pecho. Pero el tubo de plástico falló y le dio en el rostro. La reacción de conmoción y disgusto mientras se limpiaba el vómito de Jason Miller es genuina, y el actor admitió que estaba furioso por el error. La sustancia que Regan le vomitaba era una sopa espesa de arvejas.

No todas fueron sonrisas en el set. Linda Blair y el director, William Friedkin. Foto Archivo Clarín

2) Linda Blair tenía 13 años cuando se estrenó la película. Debido a las amenazas de muerte que recibió de fanáticos religiosos que sostenían que la película “glorificaba a Satanás”, Warner Bros. le puso guardaespaldas durante seis meses desde el estreno en los Estados Unidos.

3) Ellen Burstyn accedió a hacer la película solo si su personaje no tenía que decir una línea de diálogo que estaba en el guion original: “¡Creo en el diablo!” Los productores acordaron eliminarlo, y Burstyn obtuvo su segunda nominación al Oscar de su carrera, la primera como actriz protagónica.

Jason Miller (el padre Karras) no tenía que recibir el vómito en el rostro… Foto Archivo Clarín

4) Hay historias sobre eventos siniestros que rodearon el rodaje, que duró casi un año, incluida la muerte de nueve personas asociadas con la producción e historias sobre un misterioso incendio que destruyó el set un fin de semana. Los actores Jack MacGowran y Vasiliki Maliaros murieron antes de que se estrenara la película.

5) El dormitorio tuvo que ser refrigerado con cuatro aires acondicionados para llevar la temperatura bajo cero y capturar el auténtico aliento helado de los actores en las escenas de exorcismo.

“El exorcista” fue la primera película de terror en ser candidata al Oscar. Ganó dos estatuillas. Foto Archivo Clarín

6) La voz del demonio es de una mujer. La actriz Mercedes McCambridge tragó huevos crudos, fumó y bebió whisky para poder distorsionar más aún sus vocalizaciones.

7) Por orden del director, McCambridge también fue atada a una silla con pedazos de sábana rota en su cuello, brazos, muñecas, piernas y pies, para obtener un sonido más realista del demonio luchando contra sus ataduras.

Tres para triunfar. En 2010, cuando se estrenó una versión remasterizada.: William P. Blatty, Linda Blair y William Friedkin. Foto AP

8) Jason Miller (el padre Karras) tuvo una gran discusión con el director William Friedkin después de que Friedkin disparara un arma cerca de su oído para obtener una reacción auténtica del actor.

9) El director le pidió al asesor técnico Thomas Bermingham que exorcizara el set. El reverendo se negó, diciendo que un exorcismo podría aumentar la ansiedad. Pero terminó visitando el set, dio una bendición y dio una charla para tranquilizar al elenco y al equipo.

10) Según el autor William Peter Blatty, Warner Bros. quería cambiar el título de la película después de realizar un testeo y ninguno de los participantes sabía lo que era un exorcista.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA