“Hay un giro hacia la izquierda”

Viviendas, empleo y salario es la tríada en la que sustentan las propuestas de la lista “Obrera y Popular”, del Partido Obrero, que compite en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que se celebrarán el 12 de septiembre próximo. La nómina que integran entre otros Emanuel Berardo y Silvina Vivas, es una de las…

“hay-un-giro-hacia-la-izquierda”

Viviendas, empleo y salario es la tríada en la que sustentan las propuestas de la lista “Obrera y Popular”, del Partido Obrero, que compite en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que se celebrarán el 12 de septiembre próximo.

La nómina que integran entre otros Emanuel Berardo y Silvina Vivas, es una de las tres listas del Frente de Izquierda y dos de sus referentes, estuvieron dialogando sobre las propuestas.

Indicaron que su base son las 117 asambleas que funcionan de manera permanente en Córdoba capital donde se discute “la situación que atraviesan en los barrios y se analiza un plan de salida”. “Esta desocupación de hoy no la generó la pandemia, sino que la sacó a la luz cuando se perdió la venta ambulante, la changa, el empleo de las trabajadoras de casas particulares y de muchos trabajadores en negro”, dijeron.

“Por eso, nuestra principal propuesta es un plan de viviendas populares. Cuando hablamos de viviendas populares, a mucha gente se le viene a la cabeza las viviendas sociales, que no son las que dan respuesta a las necesidades de la gente, porque son todas iguales y no distinguen si la familia que la ocupa es de tres o siete miembros o si el poder adquisitivo de un grupo familiar es de subsistencia o si tiene ingresos”, señalaron.

Ofreciendo datos de la cátedra de Viviendas Populares de la Universidad Nacional de Córdoba, indicaron que por cada casa que se hace, se generan 10 puestos de trabajo directos y 10 indirectos. “Si se hace un plan de viviendas populares serio, se generaría un círculo virtuoso con más trabajo”, aseveraron.

Entienden que el punto de partida es un relevamiento. Antes de la pandemia, había cuatro millones de familias sin techo propio. “El número debe ser mayor ahora”, aseveraron.

En lo que hace al salario, afirman que es indispensable subir el mínimo, vital y móvil “para que ningún trabajador gane menos que lo que necesita para comer. El actual está por debajo de eso”, indicaron.

“Esto que proponemos no es nada nuevo, se ha hecho en distintos lugares del mundo, pero hace falta una decisión política y acá no se ha dado porque hemos tenido gobiernos que trabajan para otros intereses, como los de los grupos de inmobiliarios que ganan plata sin invertir un solo peso”, señalaron.

Asambleas

En las asambleas de la Capital hay una puja constante con los punteros de partidos tradicionales. “Los trabajadores no se quedan por una colcha y un par de zapatillas, prefieren afrontar esto organizados”, puntualizaron.

“Con organización se sostuvieron los comedores, porque han llegado a tal punto que durante la pandemia cerraron el Paicor y lo cambiaron por una caja donde no hay ni verduras, ni carne ni lácteos”, agregaron.

Entienden que hay mucho descontento social lo que provoca “que en las elecciones, tal como hemos visto en las realizadas en otras provincias, la gente vota menos. Un poco puede ser por la pandemia, y otro por la desconfianza hacia los partidos tradicionales. También fue en aumento el voto en blanco”. “Vemos que hay un giro hacia la izquierda, todavía no pronunciado, pero entendemos que el electorado va en ese sentido”, concluyeron.