Quién es la primera mujer directora del Mundial de Tango de Buenos Aires

Desde este jueves 16  y hasta el domingo 26 de septiembre se desarrollará una nueva edición del Tango BA Festival y Mundial, organizado por el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad y que tiene ya veinte años de una historia sin interrupciones, aunque por supuesto en 2020 se presentó sólo bajo un formato virtual,…

quien-es-la-primera-mujer-directora-del-mundial-de-tango-de-buenos-aires

Desde este jueves 16  y hasta el domingo 26 de septiembre se desarrollará una nueva edición del Tango BA Festival y Mundial, organizado por el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad y que tiene ya veinte años de una historia sin interrupciones, aunque por supuesto en 2020 se presentó sólo bajo un formato virtual, debido a la pandemia.

Una de las novedades de esta edición es que por primera vez su directora es una mujer: Natacha Poberaj, bailarina profesional de gran trayectoria en todos los planos y que ha elaborado para Tango BA 2021 –con la colaboración de un equipo que pertenece al mundo del 2×4- una programación nutrida, con más de cien actividades diferentes, clases y exhibiciones de baile, talleres, charlas y homenajes.

Entre estos últimos habrá uno especialmente dedicado a Juan Carlos Copes, que falleció en enero de este año; otro a Astor Piazzolla en el centenario de su nacimiento y que será transmitido desde la ciudad italiana de Avellino; también a Diego Maradona -muy amante del género- con, entre otras cosas, canciones escritas para el futbolista y un tema inédito del poeta Horacio Ferrer.

Y también un homenaje al legendario espectáculo Tango Argentino, de Claudio Segovia y Héctor Orezzoli, que a mediados de la década del ’80 fue el impulsor del renacimiento del baile de tango.

Se juega un mundial

Por otro lado, sigue en pie el Campeonato Mundial en sus dos modalidades: Tango escenario y Tango de pista con participantes de 24 países que en muchos casos estarán presentes en forma virtual.

A Natacha Poberaj, directora del Mundial de Tango, le gusta la definición de “mamita del tango”.

Y en cuanto a la propia Natacha Poberaj, ¿cuándo, cómo y por qué se acercó al tango? Ella cuenta:

“Desde muy chiquita y gracias a mi abuela; ella escuchaba tangos en la radio todo el día; la guardaba en el bolsillo de su delantal de cocina y a la noche se la llevaba a la cama.

También veíamos juntas muchas películas argentinas con Tita Merello, Gardel, Alberto Castillo. Y estando yo en la escuela primaria se cumplía un aniversario de la muerte de Gardel y no sé por qué me eligieron a mí para que armara la cartelera. Fue la primera vez que me hice responsable de mi… “tanguitud”, no sé cuál sería la palabra correcta”.

Natacha Poberaj, directora del Mundial de Tango, cuenta que habrá homenajes a Piazzolla, Maradona y María Nieves..

-¿Y con la danza en particular?

-Empecé a estudiar en la Escuela Nacional de Danzas y después pasé a la Escuela de Danzas de Morón, donde mi mamá era profesora de folclore. Así que el folclore también es una parte fundamental de mi vida.

A los 15 años me presenté a una audición del Ballet Folklórico Nacional, que entonces dirigían El Chúcaro y Norma Viola. Fui seleccionada pero no pude entrar porque era menor de edad. Pero descubrí que era eso lo que yo quería hacer. Dos años más tarde me llamó Norma Viola para que me presentara nuevamente; después de seis meses como oyente y ya con 18 años, pasé a ser integrante de la compañía.

Y continúa con su currículum: “Un tiempo después hice mi primera gira internacional, a Japón, bailando tango con la orquesta de Julián Plaza. Norma me dijo dos cosas en ese momento: “Ahora que estás bailando bien, nos dejás”; y “todos los bailarines me abandonan por el tango y me quedo sin elenco”. Pero nunca se quedó sin elenco porque hasta hoy el Ballet Folklórico Nacional es una gran compañía.

“Es cierto que muchos bailarines que vienen de allí pasaron a ser figuras relevantes del tango -sigue-. No puedo nombrar a todos pero me gustaría mencionar a Roberto Herrera, que ahora no vive en el país y que hizo muchísimo por nuestro tango y nuestro folclore. Creo que hay tres parejas paradigmáticas en el tango: Copes y Nieves, Milena Plebs y Miguel Zotto y Roberto Herrera y Vanina Bilous.

De un baile a otro

-Tu pasaje del folclore al tango, ¿se debió a que el tango te daba muchas más posibilidades de trabajo? Porque como bien decía Norma Viola, durante mucho tiempo hubo una gran emigración de bailarines de folclore hacia el tango; movidos, aunque seguramente no todos, quizás por ese motivo.

-No fue un pasaje para mí, porque nunca dejé ninguna de las dos cosas. En todos los festivales, escenarios y milongas en las que trabajé incluyo la danza folclórica.

Natacha trabajó como bailarina con muchas grandes orquestas de tango, desde la de Mariano Mores hasta la de Osvaldo Piro; perteneció a las compañías Tango x 2 y Tango Metrópolis y también, desde su ángulo milonguero, compartió exhibiciones con veteranos de ese universo como el Chino Perico, el Flaco Dany, Puppy Castello, Julio Dupláa, el Gallego Manolo.

“El tango es un saber popular que se gesta en las milongas. Para sostener un ‘estar en escena’ que esté nutrido del tango auténtico hay que tener horas de baile en la pista. Un aviador tiene que cumplir horas de vuelo; un médico, años de residencia en el hospital; ¿cómo no se le va a pedir a un bailarín profesional que tenga buena experiencia en la milonga, por muy excelsa que sea su formación?

“La transmisión oral es fundamental -continúa-. Desde que empezó la pandemia, acompañé mucho a María Nieves yendo a su casa. Hablamos durante horas y horas cada vez. Ya la conocía, ¡pero lo que aprendí de ella con estas charlas! Fueron dosis intravenosas de tango”.

Natacha Poberaj, directora del Mundial de Tango, también siente pasión por el folclore.

-Es la primera vez que una mujer dirige el festival de Tango de Buenos Aires. ¿Te parece que le agrega algo diferente a la manera de encararlo?

Sí, como mujer “alojo”, del verbo alojar. Creo que es un matiz distinto que da la condición femenina. Hay algo que nace del hecho de que soy madre de tres hijos. Una vez Omar Viola, antes de una exhibición en el Parakultural, me presentó como “la mamita del tango”. Creo que me identifico con eso.

-¿Si tuvieras que elegir algo para destacar del Festival, qué sería?

Primero algo personal: la alegría que me acompañe en esta transición Gabriel Soria, que fue su anterior director. Lo conozco desde la época del canal Solo tango, en el que trabajé hace muchos años; y si no hubiera sido por él no sé qué habría sido de mi carrera.

Por otra parte, sabés que la programación es muy grande pero me gustaría destacar que muchas de las actividades se organizaron a través de convocatorias y que el 26 de septiembre será el cierre al aire libre en Diagonal Norte, con el Obelisco al fondo, números artísticos, el homenaje a Copes y las dos finales juntas del Campeonato: la de Tango de pista y la de Tango escenario. Una verdadera fiesta que incluye una sorpresa para los que fueron integrantes del elenco de Tango Argentino.

Y como frutilla de la torta, un reconocimiento a María Nieves, aunque no le gusten las frutillas: a ella le gusta el bizcochuelo, el cigarrillo y el mate. Para mí Nieves, una mujer tan íntegra, es lo más lindo que le ocurre al tango.

Información

Toda la programación, la reserva de entradas, todas gratuitas, y las funciones virtuales, pueden encontrarse en la página de Vivamos Cultura.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA