Preocupan los reiterados robos de cables de semáforos en la ciudad

El reiterado robo de cables preocupa a las autoridades municipales. Foto: gentileza Municipalidad de Córdoba. La Municipalidad de Córdoba denunció diversos hechos de vandalismo que afectaron a la red semafórica de la ciudad, un ilícito que preocupa a las autoridades y que impacta directamente en el dispositivo. En la mayoría de los casos se trata…

preocupan-los-reiterados-robos-de-cables-de-semaforos-en-la-ciudad

El reiterado robo de cables preocupa a las autoridades municipales. Foto: gentileza Municipalidad de Córdoba.

La Municipalidad de Córdoba denunció diversos hechos de vandalismo que afectaron a la red semafórica de la ciudad, un ilícito que preocupa a las autoridades y que impacta directamente en el dispositivo. En la mayoría de los casos se trata del robo de cables de alimentación eléctrica, tanto aéreos como subterráneos.   

Uno de los últimos episodios tuvo lugar durante la madrugada del 9 de septiembre en la vereda de calles Armenia y Garibaldi, en barrio Pueyrredón. Allí, personal policial detuvo a dos hombres de 24 y 43 años que se encontraban manipulando el cableado subterráneo del semáforo ubicado en dicha esquina.   

Desde fines de julio a la fecha, la Subdirección de Semáforos y Señalamiento, perteneciente a la Secretaría de Movilidad Urbana realizó diez denuncias en las Unidades Judiciales 11 y 13 por hechos vandálicos que afectaron severamente el normal funcionamiento de la red semafórica de la ciudad.  

Algunas de las esquinas en las que se registraron los hechos son las intersecciones de Marcelo T. de Alvear y Arturo M. Bas; Urquiza y Mariano Fragueiro; Av. Del Trabajo y Cura Brochero; Yadarola y Punta del Sauce; y Roma y Armenia.  

Un caso particular es el cruce de Bv. Bulnes y calle Garibaldi, en barrio Pueyrredón. El semáforo de esa esquina fue vandalizado tres veces en dos semanas, constatándose el robo de más de 350 metros de cable. A pocas cuadras de allí, la red del semáforo de Armenia y Gavilán sufrió el robo de 60 metros de cable.   

Desde la Municipalidad subrayaron que “cada hecho vandálico implica engrosar los costos de mantenimiento del sistema, mediante la compra de elementos específicos, reparaciones y obra civil que contempla la rotura de calles y veredas para la colocación de nuevos caños, cables subterráneos y cámaras de interconexión”.