Alberto Fernández fue a fondo con el nuevo manual de la campaña: las 18 veces que dijo que sí y que no

“A la deuda le decimos que no, al desendeudamiento le decimos que sí”, gritó Alberto Fernández este lunes durante un acto de campaña en Tucumán, dando inicio a un discurso que se destacó por su ola de frases hechas, reiterativas y a medida del nuevo manual de la campaña oficialista.En este sentido, durante los 17…

alberto-fernandez-fue-a-fondo-con-el-nuevo-manual-de-la-campana:-las-18-veces-que-dijo-que-si-y-que-no

“A la deuda le decimos que no, al desendeudamiento le decimos que sí“, gritó Alberto Fernández este lunes durante un acto de campaña en Tucumán, dando inicio a un discurso que se destacó por su ola de frases hechas, reiterativas y a medida del nuevo manual de la campaña oficialista.

En este sentido, durante los 17 minutos que habló, Alberto Fernández implementó 18 veces la fórmula de su nuevo guía para comparar aspectos negativos y positivos, en frases sencillas. Con repeticiones, el Presidente detalló 10 cosas a las que le dijo sí y 8, a las que le dijo no.

Acompañado de funcionarios y gobernadores en el hipódromo tucumano donde se plasmó el acto del Frente de Todos, con previos oradores que tomaron la palabra sólo para alentar al mandatario a que “no afloje” y “se enfoque en las elecciones de noviembre”, el Presidente quedó expuesto al abusar del nuevo recurso de proselitismo oficial, indicado por el gurú de turno para recuperar votos en las elecciones de noviembre.

Fue especialmente por la manera en la que utilizó, sin dosificar, un recurso sencillo para diferenciarse de la oposición y resaltar sus propuestas sin cesar: la estrategia del sí y el no, aconsejada por el consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí.

Fue casi a los seis minutos de su discurso cuando Fernández elevó la voz para entonar firmemente la primera de sus frases: “A la deuda le decimos que no”, dijo y repitió mientras lo aplaudían.

Tras el feedback positivo de los presentes, Fernández repitió la estrategia -aunque sin cambiar la temática- tres minutos después: “La disyuntiva del presente es muy fácil de resolver: a la deuda le decimos que no, al desendeudamiento le decimos que sí. Le decimos que sí, siempre y cuando no sea a costa del hambre y de la miseria de nuestro pueblo”.

Fue en ese caso un sí, con condicionantes.

Profundizando la grieta y con la mira sobre la oposición, continuó con la fórmula tan sólo segundos después: “A los especuladores financieros le decimos que no y a los que quieren sembrar una patria con producción, desarrollo, al pequeño y mediano empresario, al comerciante que necesita del apoyo del Estado… a ese le decimos que sí“.

Alberto Fernández en Tucumán. Foto Captura

Luego de cada una de las frases con formato de fórmula recomendadas por el asesor de comunicación política, el mandatario se aseguraba de hacer una pausa y escuchar los aplausos y gritos de apoyo de los allí presentes. Como un intento de corroborar que efectivamente el mecanismo del flamante relato funcionara.

A la mitad de su discurso, llegó el séptimo uso: “Si queremos o no queremos la educación pública”, dijo. Y remató. “A la educación le decimos que sí, definitivamente. También al desarrollo de nuestros científicos”.

Fue “definitivamente” la palabra elegida para el énfasis en el discurso del Presidente. La reiteró en varias oportunidades.

Además, Fernández aseguró que, a diferencia de Mauricio Macri, su Gobierno “no le bajó el rango de ministerio a la ciencia y tecnología por -dijo – “le decimos que sí” y apuesta al área. Tanto que lo reiteró.

Para contrastar, el Presidente no habló de “oposición” ni mencionó a Macri. Sólo atinó a llamarlo “ellos”, como entelequia rivalizante.

Cuando ya el uso de este recurso era evidente, Alberto Fernández -lejos de dosificarlo- continuó: “La salud pública es central. Por eso nosotros a la salud pública le decimos que sí“, señaló. Y añadió: “Que ‘no’ lo digan ellos, nosotros le decimos que sí”.

Alberto Fernández en el acto del Frente de Todos en el hipódromo de Tucumán, Con un “sí” de fondo.

Quedaban sólo dos minutos para el fin del discurso, cuando el Presidente reiteró el “sí y no”, al menos dos veces más.

“Entre los bancos y los jubilados, yo elijo a los jubilados”,gritó en un claro ataque a la gestión anterior. Y siguió en la misma línea: “Que ellos, con su lógica de ajuste, le digan que no a los jubilados, nosotros a nuestros jubilados les decimos que sí, definitivamente que sí“.

Finalmente, para cerrar, concluyó: “Gritemos fuerte sí a la vida y dejemos que el ‘no’ se lo lleven los otros”.

El escenario reafirmaba -si cabe- la idea fuerza del discurso oficialista. Detrás del Presidente se leía un enorme “Sí”.

El catalán detrás de la estrategia

Antoni Gutiérrez-Rubí, el consultor y analista catalán que trabajó en la campaña electoral de Cristina Kirchner en 2017, es la cabeza detrás del sí y del no que el Presidente repite sin cesar.

A pesar de los resultados de la campaña electoral de hace cuatro años, en la que la actual vicepresidenta no obtuvo los resultados esperados, en el oficialismo volvieron a confiar en el español.

Antoni Gutiérrez-Rubí, consultor catalán que trabajó con CFK y que ahora contrató Massa

En este sentido, ya se ha reunido varias veces con Alberto Fernández para darle sus ideas de cómo afrontar la campaña que queda ahora, de camino a las elecciones generales del 14 de noviembre.

Sus ideas para intentar revertir la derrota de las PASO han sido avaladas por Cristina, por Sergio Massa, por el Presidente y también, por el gobernador bonaerense Axel Kicillof.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA