Tercera dosis de la vacuna Covid: qué está haciendo el mundo y qué recomiendan los expertos

“Estamos evaluando un refuerzo para todas las vacunas en 2022”. La frase de la ministra de Salud de la Nación no es menor en una Argentina en la que, por la baja de casos y las flexibilizaciones post PASO, la pandemia parece “diluida”.La campaña de vacunación en la Argentina, siempre polémica y dispar según la…

tercera-dosis-de-la-vacuna-covid:-que-esta-haciendo-el-mundo-y-que-recomiendan-los-expertos

“Estamos evaluando un refuerzo para todas las vacunas en 2022”. La frase de la ministra de Salud de la Nación no es menor en una Argentina en la que, por la baja de casos y las flexibilizaciones post PASO, la pandemia parece “diluida”.

La campaña de vacunación en la Argentina, siempre polémica y dispar según la jurisdicción, comenzó en diciembre de 2020, con grupos prioritarios y algunos “colados” en la fila.  

“Hay personas que van a cumplir un año desde la primera aplicación dentro de poco. Y en febrero van a cumplir 12 meses desde que completaron esquema. Seguramente vamos a empezar con ellos y continuará escalonadamente como hicimos durante este año”, explicó Carla Vizzotti este martes. El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, había hablado días atrás de una dosis de refuerzo “antes del otoño”.

¿Qué dicen los laboratorios sobre el momento conveniente para aplicar la tercera dosis? ¿Y qué están haciendo otros países al respecto?

Qué dicen los laboratorios y la OMS

Un comité de expertos de la organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó este lunes que se administre una dosis adicional de cualquiera de las vacunas contra el covid aprobadas por esta agencia de la ONU a personas “moderada o gravemente inmunodeprimidas”. Eso excluye a Sputnik, que aún no tiene el visto bueno de la OMS.  

Además, la OMS indicó que sería necesario administrar una tercera dosis a personas mayores de 60 años vacunadas con Sinopharm y Sinovac, ambas vacunas chinas, pero de las cuales sólo la primera se aplica en nuestro país.

Esa tercera dosis puede ser de otra vacuna contra el Covid-19, precisó el Grupo Estratégico Consultivo de Expertos (SAGE) de la OMS, en una conferencia de prensa. No obstante, aclararon que no se trata de una recomendación general de una tercera dosis, ante la existencia de países donde los niveles de vacunación son aún bajos.

Entonces, Sinopharm sería la primera señalada para ese refuerzo en nuestro país. Pero a la vez, las primeras personas vacunadas a quienes se refirió Vizzotti (personal de salud y adultos mayores) no recibieron la vacuna china sino la rusa. Los principales destinatarios de la vacuna china fueron los docentes y adultos jóvenes. Y este martes comenzó la inmunización pediátrica para niños de entre 3 y 11 años.

Sobre la tercera dosis del resto de las vacunas -o segunda en el caso de la única vacuna monodosis aprobada por la OMS, la de Johnson & Johnson, que no se aplica acá- tendrá que ser inyectada “de uno a tres meses” después de la segunda, marcaron. Siempre según indicaciones de Kate O’Brien, directora del servicio de Vacunación de la agencia de la ONU.  

En resumen: Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Sinopharm y también Sputnik, si se considera la frase de Vizzotti, necesitarán una dosis más.

¿Qué dice Sputnik? Kirill Dmitriev, CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa, anticipó que esta miércoles se presentará un estudio que demuestra que Sputnik Light (la vacuna en sí misma que sólo es el primer componente de Sputnik V) “produce una mejor protección que la mayoría de las vacunas de dos dosis contra la variante Delta”.

Destacó que tiene una efectividad mayor al 80% y puede ser una dosis de refuerzo para otras vacunas. Agregó que es importante tener una comparación más directa entre diferentes marcas y en esa línea se refirió a la combinación de pruebas con AstraZeneca, Moderna y Sinopharm que se realizan en Argentina.  

¿Qué pasa con Pfizer? Vizzotti recordó la llegada progresiva de al menos 3 millones de dosis de Pfizer para avanzar en la inoculación de los adolescentes.

Un estudio presentado por ese laboratorio concluye que los niveles de anticuerpos se multiplican por cuatro después de la tercera dosis, en comparación con los niveles existentes seis meses después de recibir la pauta completa, cuando bajan al 47%. También reafirma que la protección contra el contagio se eleva de nuevo hasta el 95%. La tercera dosis es necesaria, no accesoria, según esa marca.

En cuanto a AstraZeneca, un estudio de la Universidad de Oxford, publicado en la revista científica The Lancet, reveló que una tercera dosis de la vacuna continúa reforzando los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 frente a sus variantes.

“No se sabe si se necesitarán inyecciones de refuerzo debido a la disminución de la inmunidad o para aumentar la inmunidad contra variantes de preocupación”, dijo la profesora asociada Teresa Lambe Obe, autora principal principal de estos estudios.

“Aquí mostramos que una tercera dosis de ChAdOx1 nCoV-19 se tolera bien y aumenta significativamente la respuesta de anticuerpos. Esta es una noticia muy alentadora, si descubrimos que se necesita una tercera dosis “.

Qué están haciendo en otros países

Uruguay, Estados Unidos, Israel, el Reino Unido o Francia, entre otros países, ya aplican un refuerzo a las vacunas de dos dosis, una disposición principalmente dirigida a los grupos de riesgo.

La agencia reguladora del medicamento en Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó a fines de septiembre la tercera dosis solo para mayores de 65 años y personas en riesgo por comorbilidades o por alta exposición al virus. La decisión es para la vacuna de Pfizer.

Todos deben recibirla al menos seis meses después de su segunda inyección. La administración de Joe Biden esperaba que la FDA diera el visto bueno a que la población general recibiera una tercera dosis, pero la gran mayoría de científicos que asesora a la agencia rechazó la propuesta.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), en tanto, recomendó una tercera dosis de refuerzo de Pfizer para todos los mayores de 18 años sanos, la cual podría darse a partir de los 6 meses de la segunda.

Además, sugirió también que los individuos inmunodeprimidos vacunados tanto con Pfizer como con Moderna se verían beneficiados con un tercer refuerzo 28 días después de haber completado su esquema vacunatorio con cualquiera de estos sueros.

En Francia, mayores de 80 años, enfermos de cáncer, personas inmunodeprimidas o susceptibles de desarrollar una forma grave de la enfermedad también pueden desde septiembre recibir el refuerzo.

En Reino Unido ya se dieron 2 millones de terceras dosis a mayores de 50 años y trabajadores de cuidados con ancianos. Italia también comenzó a fines de septiembre a aplicar el refuerzo a inmunodeficiencia y otros grupos de riesgo, unos tres millones de personas.

Y el país modelo en estrategia de vacunación, Israel, reivindica el éxito de su campaña con la tercera vacuna de Pfizer para toda la población, con la que se anticipó al resto del mundo y que le ayudó a frenar su cuarta ola de la pandemia, actualmente cerca de su fin.

A fines de julio, aprobó inocular con una tercera inyección a los mayores de 60 años, una medida ampliada de forma progresiva al resto de franjas de edad que contribuyó a reducir la tasa de morbilidad en el país. Los casos pasaron de 11.000 diarios a 2.300.

Más cerca, en Chile, este martes comenzó la vacunación con dosis de refuerzo para aquellas personas inoculadas con esquema completo de Sinovac (por el momento no incluyen a los vacunados con Pfizer, AstraZeneca y CanSino). Como dosis de refuerzo para esta población, según anunció autoridad de Salud chileno, se utilizará la vacuna de Pfizer.

Uruguay también está aplicando desde mediados de agosto la misma combinación: la vacuna estadounidense para quienes habían recibido Coronavac, la del laboratorio Sinovac.

La opinión de los expertos

“La tercera dosis es un tema del que se tiene que hablar en Argentina desde ahora porque a los seis meses la cantidad de anticuerpos cae significativamente. Y en los adultos mayores la caída es todavía más significativa”, señala la infectóloga Elena Obieta, jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles y Emergentes de la Municipalidad de San Isidro y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología.

La experta destaca dos puntos relevantes. Uno, que los pacientes con inmunodeficiencias responden con menos cantidad de anticuerpos. Y el otro, que en cuanto la población mundial no esté vacunada completamente, siempre habrá riesgo de que surjan nuevas variantes que evadan a las vacunas.

“Está bien que quienes nos vacunamos en enero o febrero recibamos una tercera dosis”, dice, aunque concede que está presente “la dicotomía de que la OMS dice que se espere y se vacune a los que no tienen ninguna dosis que a quienes ya están protegidos“.

El infectólogo y asesor del Gobierno Eduardo López señala que hay distintas estrategias según los países. “Los Emiratos Arabes ya están vacunando con tres dosis con Sinopharm. Pero otros están vacunando con terceras dosis de Pfizer y Moderna: en el caso de Israel, a toda la población mayor de 11 años despues de los cinco meses de completar el esquema. En el caso de los países europeos, se enfocan en adultos mayores e inmunosuprimidos, como pasa en Inglaterra, Francia y Alemania”, describe.

¿Qué debería hacer nuestro país? Para el experto, aplicar una tercera dosis heteróloga, combinando vacunas. “En Argentina, en teoría debería vacunarse a los primeros vacunados con Pfizer o Moderna porque los estudios demostraron que aumentan muchísimo los anticuerpos”, recomienda López.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA