Aniversario de Walt Disney Company: ¿Por qué se celebra cada 16 de octubre el cumpleaños de la compañía y cómo salió de la bancarrota?

Cuando se escucha la palabra “Disney”, no hay nada más que aclarar, está en nuestro ADN. Este universo infantil del entretenimiento atravesó a generaciones y generaciones y se expandió por el mundo convirtiéndose en un sello indiscutido para grandes y chicos. Una compañía creada bajo el nombre y el talento de su fundador, Walt Disney.Películas,…

aniversario-de-walt-disney-company:-¿por-que-se-celebra-cada-16-de-octubre-el-cumpleanos-de-la-compania-y-como-salio-de-la-bancarrota?

Cuando se escucha la palabra “Disney”, no hay nada más que aclarar, está en nuestro ADN. Este universo infantil del entretenimiento atravesó a generaciones y generaciones y se expandió por el mundo convirtiéndose en un sello indiscutido para grandes y chicos. Una compañía creada bajo el nombre y el talento de su fundador, Walt Disney.

Películas, cortometrajes, merchandising de todo tipo y parques temáticos son el resultado de una franquicia bien pensada que se forjó a prueba y error y supo reconfigurarse más de una vez ante las adversidades.

Dicen que detrás de toda gran idea siempre hay un gran hombre. Y en este caso hay que remitirse al inquieto Walt Disney, que dándole su nombre y su vida a este imperio, supo catalizar el cambio de los tiempos y convertir sus caricaturas de papel en exitosos dibujos animados para la pantalla grande.

Considerado el caso de mayor éxito en la historia de la animación y el entretenimiento infantil, en el Aniversario de Walt Disney Company te contamos por qué se celebra cada 16 de octubre el cumpleaños de la compañía y cómo salió de la bancarrota.

Emma Stone en “Cruella”, de 2021. Uno de los últimos tanques de Disney.

Walt Disney Company: ¿Por qué se celebra cada 16 de octubre su aniversario?

Eran los comienzos de los años 20 y Hollywood, la cuna de la industria cinematográfica, atravesaba un momento de gran esplendor. Hasta ahí llegó, desde Chicago y con apenas 22 años, el joven Walt Disney.

Tenía solo 40 dólares en el bolsillo, su único capital luego de la quiebra que había sufrido “Laugh-O-Gram Films Inc.”, su pequeña compañía de cortos animados basados en cuentos de hadas populares, elogiados por el público pero cuyos costos de realización sobrepasaba considerablemente las posibles ganancias.

Pero Walt no pensaba darse por vencido y apostaba al éxito de su gran tesoro: Alicia en el País de las Maravillas, su última producción. Las puertas del prometedor Hollywood, sin embargo, no se abrieron para él. Y el dibujante, animador y guionista decidió enviar “Alicia…” a una distribuidora neoyorkina que, para su sorpresa, no solo compró la idea sino que le encomendó producir más cortos que combinaran animación con acción real.

Así, el 16 de octubre de 1923, fundó junto a su hermano Roy “Disney Brother’s Studio”, la piedra basal de la que luego sería Walt Disney Company. Y esa fecha, el 16 de octubre, se convirtió para siempre en el Aniversario de Walt Disney Company.

Walt Disney en una foto de 1964. Creador de parques temáticos únicos./Foto Disneyland.

Un largo camino

Las “Comedias de Alicia” -donde una niña real se sumergía en el mundo de los personajes animados e interactuaba con ellos-, tuvieron relativo éxito. Pero en 1927, por problemas internos de la empresa y con la tendencia del mercado apuntando casi exclusivamente a la animación, es decir, sin combinar dibujos con acción real, las series dejaron de producirse.

Ese mismo año, sin embargo, los hermanos Disney recibieron la propuesta de Universal Pictures para crear una nueva serie de cortometrajes. Del ingenio y el talento del caricaturista Ubbe Ert Iwwerks (Ub Iwerks) –viejo amigo de Walt y que ya había sido su socio en los comienzos- nació “Oswald el conejo afortunado”.

Oswald fue bien recibido por el público, pero al poco tiempo Disney Brother´s Studio sufrió un nuevo traspié: tras fuertes negociaciones con el distribuidor, la compañía Disney perdió los derechos de su personaje estrella, que sin la mano mágica de Disney al poco tiempo quedó en el olvido.

Para salir de la bancarrota: nace Mickey Mouse

Pese al golpe y dispuestos a redoblar la apuesta, Walt Disney y Ub Iwerks trabajaron sobre un nuevo personaje, un ratón al que bautizaron Mickey Mouse y que cambiaría la historia del cine animado para siempre.

El genial Mickey Mouse nace en 1928 y trasciende cualquier época.

El adorable ratón no podía estar solo y crearon también a Minnie Mouse, vestida con una pollera blanca -con el tiempo mutaría a rojo y lunares blancos- apelando a la moda de las adolescentes de la época.

La primera aparición del archifamoso ratón y su novia fue el 15 de mayo de 1928 en “Plane crazy”, un cortometraje mudo, error que los llevo a no encontrar distribuidoras interesadas ya que el boom del cine sonoro había desplazado esa vieja idea.

Levantándose una vez más, estos titanes crearon una nueva película llamada “Steamboat Willie”, ya con banda sonora y con Mickey convertido en icono del cine de animación. El resultado fue el gran éxito que la compañía necesitaba. El propio Walt se ocupaba tanto de los efectos sonoros de cada film como de doblar la voz de Mickey, tarea que realizaría hasta entrada la década del 40.

Mickey y Minnie, en la recepción de Magic Kingdom./Foto: Walt Disney World Resort

En 1930 Mickey Mouse amplía la franquicia de Disney convirtiéndose en comic en papel como puntapié inicial para una cantidad de productos derivados: relojes, juguetes e incluso joyas de Cartier contaban con la cara del ratón, lo que produjo ganancias incalculables para la empresa.

Con este nuevo equipo de trabajo, en 1932 nació “Flowers and trees”, la primera película en colores de la empresa, que le valió un Óscar a Mejor cortometraje de animación y el Óscar honorifico a Walt Disney por la creación de Mickey Mouse.

En simultáneo producían “Silly symphonies”, una serie de películas animadas a cargo de Iwerks, pero que fueron el detonante para separar a estos dos grandes amigos. Iwerks –co-creador de Mickey- era el socio creativo y estrella, pero sentía que su trabajo no era valorado lo suficiente, por lo cual decidió abandonar su puesto en la compañía.

“Blancanieves”. 1937. Fue el primer largometraje animado de Walt Disney Company.

“Blancanieves y los siete enanitos”, un nuevo filme cuya producción se volvió eterna (entre 1934 y 1937), se llevó todos los fondos financieros de la empresa y casi pone a Disney en la quiebra una vez más. El experimentado empresario hasta tuvo que convencer a sus empleados de hacer la gran apuesta con él para ver los resultados.

Deudas, la guerra y un hombre de genio

La película, que en sus inicios iba a costar 250.000 dólares, demandó 1.488.000 dólares y el empresario debió tomar un préstamo del Bank of América. Su visión era acertada: “Blanca Nieves” recaudó 8 millones de dólares, se saldó la deuda, se salvó la compañía y se comenzaron a producir los films “Pinocho” y “Fantasía”.

Los cortos del ratón, ya un clásico, seguían su exitoso camino. Pero un conflicto gremial pondría a Walt en la obligación de mejorar los salarios de sus empleados e incluir en los créditos de sus películas a todos los que habían participado.

Walt Disney lanzó Bambi en 1942. Otra obra que se convertiría en clásico.

La llegada de la Segunda Guerra Mundial frenó la maquinaria de producción animada y, para subsistir, el hábil empresario comenzó a producir cortos épicos, educativos y de formación militar para el gobierno de los Estados Unidos.

Aburrido de estos films que apenas permitían mantener a flote la empresa, en 1942 nació “Bambi”, un largometraje destinado con el tiempo a ser un éxito, pero que en su estreno paso desapercibido por la lógica del humor mundial en tiempos de guerra.

Con la compañía nuevamente al borde del cierre por una deuda de cuatro millones de dólares, y su hermano Roy totalmente desanimado, Walt Disney logró convencerlo de apostar a un último desafío, un largometraje basado en un cuento de hadas: La Cenicienta, que fue proyectada por primera vez en la ciudad de Boston, el 15 de febrero de 1950.

La producción costó tres millones de dólares pero la recaudación de la película –distribuida en muchos países del mundo- llegó a los 85 millones, salvando por fin a la compañía de la bancarrota. El chico nacido en Chicago, hombre de un empuje inigualable, moriría joven, en 1966 y cuando estaba lleno de proyectos, con solo 65 años.

Lily James y Cate Blanchett, en La Cenicienta de 2015./Disney

Pero lo que la enfermedad en los pulmones que se lo llevó no pudo tocar era la leyenda que ya había quedado para toda la humanidad. Walt Disney vive en esa compañía bien norteamericana que nos deleita desde niños con sus parques infantiles inigualables y sus estrenos en cine y plataformas de streaming con personajes siempre sorprendentes e inolvidables.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA