El accastellismo salió a defender a Gustavo Vilches

Tras la puesta en funcionamiento de una Comisión Normalizadora de la CTA-A Regional Villa María, encabezado ayer por el secretario general de la CTA Autónoma de la provincia de Córdoba, Federico Giuliani, hoy el accastellismo salió a defender al ex titular, Gustavo Vilches.  La nueva Comisión asumió tras la renuncia masiva de sus integrantes, quienes reprocharon…

el-accastellismo-salio-a-defender-a-gustavo-vilches

Tras la puesta en funcionamiento de una Comisión Normalizadora de la CTA-A Regional Villa María, encabezado ayer por el secretario general de la CTA Autónoma de la provincia de Córdoba, Federico Giuliani, hoy el accastellismo salió a defender al ex titular, Gustavo Vilches. 

La nueva Comisión asumió tras la renuncia masiva de sus integrantes, quienes reprocharon las actitudes de quien estaba al frente de la Central, Vilches, al que endilgaron haber vulnerado en reiteradas ocasiones los principios fundacionales y estatutarios de la CTA respecto a la autonomía de los patrones, los gobiernos y los partidos políticos.

Hoy, firmado por el concejal y secretario Político de las 62 Organizaciones Peronistas de Villa María, Juan Carlos Cladera, difundió un comunicado que titula “basta de autoritarismo sindical”.

“Desde la Comisión Directiva de las 62 Organizaciones Peronistas de Villa María, repudiamos el ataque ilegal e ilegitimo sufrido por nuestro Secretario General Gustavo Vilches”, inicia.

“Todas estas manipulaciones responden a los intereses centralistas de Buenos Aires y desvirtúan la construcción de la organización de los trabajadores y las trabajadoras que luchan desde abajo por una sociedad igualitaria  y emancipada, generando crisis en los espacios de representación popular”, afirmó y fue duro con Jesús Chirino, Fernando Mercado y Jorge Heredia.

El comunicado completo

Es llamativo que a escasas horas de un proceso electoral, dos de los sindicatos que integran esta Organización hayan recibido ataques en sus vidas democráticas e institucionales, un intento por la fuerza (UOCRA) y el otro de hecho (CTAA), auto constituyendo un grupo de afiliados una seudo “comisión normalizadora”, sin seguir los procedimientos legales establecidos en la ley de Asociaciones Sindicales para tal fin.

Es llamativo que quienes dicen no tener contacto con la política partidaria como el señor Fernando Mercado, sea hoy concejal suplente de Villa María por Hacemos por Córdoba o el caso del señor Jorge Heredia quien fue concejal titular de la ciudad de Villa Nueva por el Frente para la Victoria mientras integraba la Comisión Directiva de la nombrada CTA A. demostrando de esta manera los argumentos falaces para impedir de esta manera, la participación de las y los compañeros.

Lo que realmente molesta, y mucho, es que seamos las organizaciones Sindicales y Sociales las que hayamos incurrido como tales en la política partidaria. Les molesta que seamos Peronistas (debemos advertir que ninguno de los que se autoproclamó conducción de la CTA A Villa María viene de esa extracción, es más, el señor Heredia fue acérrimo militante de Luis Juez hoy devenido en kirchnerista). Como así también el Sr. Jesús Chirino que nunca ganó una elección en el SUOEM ni en la CTA A y hoy para poder conducir tiene que emplear estos métodos anti democráticos. Todas estas manipulaciones responden a los intereses centralistas de Buenos Aires y desvirtúan la construcción de la organización de los trabajadores y las trabajadoras que luchan desde abajo por una sociedad igualitaria  y emancipada, generando crisis en los espacios de representación popular.

Debemos advertirles a quienes están detrás de estas maniobras, que estos ataques no hacen más que demostrar la debilidad de quienes los impulsan, y nos ayudan a unirnos, sabiendo que tocamos intereses de los poderosos y que hoy más que nunca vamos a defender a nuestra Organización. Respaldamos incondicionalmente a nuestro compañero Gustavo Vilches como secretario general de las 62 Organizaciones peronistas de Villa María y repudiamos todo hecho de interrupción ilegal e ilegítima en la vida de las organizaciones sindicales, avalando solamente las elecciones democráticas en procesos claros y transparentes.