Un policía noqueó a un preso en el primer round, en la inédita pelea central de una velada de boxeo

La inédita pelea entre Julián Gómez, miembro de la Policía Bonaerense, y Martín Jara, sentenciado por robo con arma de fuego, duró lo que un suspiro. Fueron poco más de dos minutos de un dominio absoluto para el efectivo policial, quien se impuso con un inapelable nocaut técnico, en el primer round, ante un rival que…

un-policia-noqueo-a-un-preso-en-el-primer-round,-en-la-inedita-pelea-central-de-una-velada-de-boxeo

La inédita pelea entre Julián Gómez, miembro de la Policía Bonaerense, y Martín Jara, sentenciado por robo con arma de fuego, duró lo que un suspiro. Fueron poco más de dos minutos de un dominio absoluto para el efectivo policial, quien se impuso con un inapelable nocaut técnico, en el primer round, ante un rival que cumple una condena de diez años y que logró salir transitoriamente de prisión para esta velada llevada a cabo en el gimnasio del Club Morón.

“Diamante” Gómez, quien registraba cuatro peleas como profesional, con tres victorias y una derrota, se mostró firme desde el inicio, y no le dio ningún tipo de chance a un rival que pasó encerrado los últimos tres años de su vida.

La pelea estuvo enmarcada dentro de la categoría medianos (69,8 a 72,5 kg), en un evento deportivo que fue promocionado por Chino Maidana Promotions, la productora del ex campeón del mundo Marcos Maidana.

El policía fue ampliamente superior al preso y lo dominó boxísticamente de principio a fin. Foto: Captura TV.

Jara besó la lona de movida, cuando el policía acertó un intento con facilidad. “El Renacido” se levantó y esperó la cuenta de ocho para tomar oxígeno y recuperar piernas, pero su suerte ya estaba echada.

Gómez lo midió con tres jabs, lo punteó con dos derechas y lo hizo zapatear sobre el ring con otras dos manos similares. A menos de un minuto del cierre del primer asalto, el policía liquidó el pleito: una nueva andanada al rostro dejó a Jara detrás de las cuerdas y vencido. La árbitra de la pelea, correctamente, decretó el final de la contienda.

Cuando todo terminó, quedó en claro que la rivalidad no se reducía a una especie de juego de poliladron. La contienda había tenido un aperitivo en el pesaje, cuando desde el fondo de la sala donde se cumplimentó ese paso alguien gritó “¡vamos los bandidos!”. Jara no se inmutó, pero Gómez respondió “nosotros somos gente”.

Un segundo después, a Jara le dieron un empujoncito y el movimiento hizo que empuje a su rival. Las cerca de cincuenta personas agitaron las aguas, pero el altercado no pasó a mayores.

Mano a mano durante el pesaje, con el “Chino” Maidana, el promotor de la velada, de fondo. Foto: Fernando de la Orden

Al parecer, esta noche existió algún condimento más, porque Gómez, con su rival en el suelo, ya derrotado, amagó con celebrar pero lo fue a buscar. Y le dijo cosas de las que más tarde, después de lanzar un “viva la policía, viva la fuerza” por todos los aires, se arrepintió.

“Fue un momento de calentura. Había tenido un gesto que no me gustó. Soy un caballero y pido disculpas”, manifestó el policía de San Miguel, ante los micrófonos de El Nueve.

Con las pulsaciones en descenso, Gómez fue a buscar a su rival nuevamente pero esta vez para interiorizarse de su estado. Más tarde se abrazaron, dejando de lado las historias y rencillas personales. El Chino Maidana terminó de firmar la paz, levantando los brazos de ambos en el centro del ring.

El duelo menos esperado

Martín Jara tiene firme una condena de 10 años por reiterados robos a mano armada. Hasta el momento ha cumplido tres de esos años y le dieron permiso para salir del penal este fin de semana, desplazarse hasta la zona Oeste del conurbano y participar de la pelea.

El Ministerio de Justicia de la Nación, a cargo de Julio Alak,  garantizó la salida del convicto, que retornó a las instalaciones carcelarias una vez finalizada la pelea.

Martín Jara tiene un largo historial de peleas como amateur y algunas como profesional. Foto: Fernando de la Orden

El boxeador de Bahía Blanca, que acumuló 56 peleas como amateur, había protagonizado hasta este sábado tres combates rentados, con dos victorias y un empate. 

Su contrincante. Julián “Diamante” Gómez, es miembro de la Policía Bonaerense y registraba cuatro peleas como boxeador profesional: las primeras tres las ganó por nocaut técnico y venía de perder la última en decisión dividida frente a Felix Fernando Vargas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA