El Leeds de Bielsa ganó con un penal sobre la hora y se aleja de los puestos de descenso

En un momento de la carrera de Marcelo Bielsa, cuando dirigía al Athletic de Bilbao en la Liga de España, llamó la atención entre los periodistas vascos que el entrenador rosarino no festejaba los goles. Y cuando le preguntaron, Bielsa respondió que solo celebraba los que resolvían el partido. En este presente en el Leeds…

el-leeds-de-bielsa-gano-con-un-penal-sobre-la-hora-y-se-aleja-de-los-puestos-de-descenso

En un momento de la carrera de Marcelo Bielsa, cuando dirigía al Athletic de Bilbao en la Liga de España, llamó la atención entre los periodistas vascos que el entrenador rosarino no festejaba los goles. Y cuando le preguntaron, Bielsa respondió que solo celebraba los que resolvían el partido. En este presente en el Leeds United, el Loco Marcelo grita todos los goles. Porque cada gol es un desahogo.

Este miércoles, el equipo del rosarino se impuso por 1-0 sobre Crystal Palace por la fecha 14 de la Premier League. Es apenas el tercer triunfo del Leeds en el campeonato, donde acumula 15 puntos, cinco más que el Norwich (igualó 1-1 ante Newcastle) que está en el puesto 18, el primero de los tres que descienden. Algo de aire para los de Yorkshire, que llevaban tres sin ganar.

Le falta un nueve al Leeds, está claro. Suma apenas 13 goles en la Premier y la ausencia de Patrick Bamford se hace sentir. Bielsa probó con Rodrigo Moreno, con Daniel James y hoy puso a Tyler Roberts en el centro del ataque. Y no hay caso. Leeds no tiene gol.

Raphinha marcó de penal el único gol para el triunfo del Leeds. (AP)

Pero además, cada vez le cuesta más llegar con peligro al arco rival. En el primer tiempo, casi no se lastimaron. Y en el complemento, Bielsa cambió piezas en busca del triunfo: quitó a Struijk y Klich en lugar de Firpo y Moreno. Y con el ingreso del brasileño naturalizado español el equipo mejoró.

Leeds United está diseñado para presionar y recuperar rápido la pelota en campo rival. Pero cuando eso no ocurre, sufre los contraataques del rival. Y si tiene la pelota lejos del arco contrario se nota el desgaste y el cansancio de sus futbolistas. En el segundo tiempo fue prolijo para manejar la pelota, pero necesita muchas etapas para poner a un futbolista en posición de ataque.

Forshaw, Phillips, Moreno, Raphinha, James; las proyecciones de Dallas y Firpo. La pelota se mueve de un lado al otro, pero en el área no pasa nada. Y Crystal Palace, con dos o tres toques, ponía a uno de sus tres delanteros rápido en el área rival. Lo que le falta a Leeds, le sobraba a los de azul y rojo: Zaha, Ayew y Benteke eran una amenaza permanente. Y sobre el cierre, un pelotazo cruzado que encontró al belga en el área casi rompe el cero: Meslier reaccionó a tiempo y salvó a su equipo.

El quiebre del partido llegó en tiempo adicionado. Un córner desde la izquierda encontró la cabeza de Liam Cooper, que Marc Guehi bloqueó torpemente con su brazo izquierdo. El árbitro Kevin Friend recibió el llamado del VAR, se acercó al monitor y le dio el penal al Leeds. Raphinha no falló desde los doce pasos y Bielsa pegó un grito de gol que se fundió con el festejo de todo Elland Road.

Leeds recibirá el domingo a Brentford en otro partido clave en su lucha por la permanencia. Después, tendrá que visitar a Chelsea y Manchester City. Y cada punto, cada gol, será fundamental en el camino del equipo del Loco.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA